Analisis Shadows of the Damned

Analisis Shadows of the Damned
 
 

Shadows of the Damned, aquí empieza el análisis de un juego que llevo bastantes tardes calurosas de verano pegado a el. Un juego que según hoy puedo leer, no está convenciendo al público y está obteniendo pocas ventas. Pero recordemos que a veces las pocas ventas de un juego no es sinónimo de que este sea malo, veamos el claro ejemplo de Mirror Edge o Dead Space, juegos de la misma compañia, los cuales por ser nueva franquicia, poca publicidad y otra serie de caractarísticas, obtuvieron también ventas muy bajas. Porque visto desde la perspectiva de un jugón Shadows of the Damned es un juego que no destacará por ser una maravilla, pero con el podremos pasar buenos ratos, y mas ahora en verano, donde el catalogo para elegir, no es que esté muy lleno.

Empezaremos por nuestro personaje, García Hotspur, un tío bastante peculiar, un mejicano con muy mala ostia, que suelta tacos por doquier. Sin duda este personaje, es la clave del juego, ya que me ha ganado con sus frases y su humor negro, un personaje que podría ser un simil de Duke Nukem, pero metido en una chupa de cuero y con unos kilitos menos, Duke perdóname por esto. Aparte al ser mejicano, durante todo el juego podremos observar un mezcla de castellano e ingles en sus frases, cosa que nos  recuerda a Aznar hablando inglés en sus tiempos. En resumen, un personaje, grotesco, bizarro, mal hablado, y con toques de chulería a los Rafa Mora.

Pues bien con este señor, nos veremos envueltos en una trama bastante típica, nuestra amada Paula, será secuestrada por el demonio mas malote de todos, y para salvarla tendremos que ir al inframundo y cargarnos a todo demonio viviente que veamos por el camino. Como veis la historia no es algo que no hayáis podido ver en infinidad de juegos. Por lo menos la querida Paula, tiene un buen ver, y continuamente aparece en ropa interior, así que mejor motivo para salvarla no tenemos. ¿Why not?

Para salvarla tendremos que ir al inframundo, un lugar terrorífico repleto de demonios a los que volarles la cabeza, todo ello acompañados de Johnson, un demonio que se transforma en todo lo que podamos necesitar, desde vehículos, a una antorcha o a cualquiera de nuestras armas, de forma que cada vez que seleccionamos un arma distinta, esta cambiará como si de la evolución de un Pokemón se tratara. Encima el diseño de las armas no podía estar peor hecho, pretenden que nos cargemos a medio infierno con un revolver del Ikea.

Ahora entraremos un poco en los aspectos jugables del juego. El juego en aspecto jugable es clavado a lo que hemos visto en los Resident Evil, es decir, a la hora de disparar, la cámara se situará en nuestro hombro, y nuestra arma proyectará una láser rojo, que nos ayudará a apuntar, todo ello pudiendo andar a medida que disparamos. Este sistema de control, la verdad es que a mi siempre me ha atraído bastante, pero pienso que viniendo este juego del creador de Vanquish, podría haber sido todo mucho mas fluido, ya que el control aveces peca de tosco, y sin hablar ya de la cámara, la cual nos hace sudar mas de la cuenta en alguna ocasión y nos dejara vendidos a garras de los zombies.




La ambientación a pesar de que nos encontramos en un inframundo bastante peculiar, con sus ciudades bien formadas, parece que ahora los demonios viven en sus casitas, con todas las comodidades y tv de plasma de 32″ pulgadas. El hecho es que la ambientación cumple a la perfección con paisaje oscuros, algún que otro susto, y un clima bastante adaptado, todo esto sumado a una calidad gráfica bastante aceptable, mas teniendo en cuenta que todo está diseñado con el Unreal Engine 3, así que como dije, gráficos aceptables sin ser una maravilla, y una buena ambientación.

Pero que la ambientación sea un punto fuerte, no quita que el juego sea muy pasillero y repetitivo, con estructuras constantes, de desbloquear un lugar, llegar, se cierran las salidas, salen demonios, los matas, se desbloquean las salidas, pasas al siguiente lugar, se vuelven a cerrar las salidas, etc.. y así practicamente hasta el final del juego, porque además en ningún momento podremos elegir camino o táctica a usar, ya que todo esta marcado y peca de ser muy muy pasillero, a pesar de todo esta sensación de pesadez no se da casi o se puede dar al final del juego, ya que mas o menos nos vamos entreteniendo con las tonterías que dice nuestro protagonista, y no hacemos mucho caso a la resolución del juego. Durante la aventura también tendremos la misión de ir recogiendo gemmas para mejorar nuestras armas, ¿esto tampoco se había visto antes verdad?

El aspecto sonoro, está bastante tratado, toda ella compuesta por el genial músico Justin Bieber, que no hombre no todo iva a ser malo, la banda sonora, a pesar de que no tengo ni idea de quien la ha realizado, realmente encaja bastante bien con la trama y nos hace mantener la tensión en casi todo momento.

Así que finalmente, en resumen diré, que el juego a pesar de flojear en bastantes aspectos, es un juego que se deja hacer, con sangre, desmembramientos, headshots, un tío mas bestia que su padre y demonios a los que patearles las pelotas por doquier. Un título que nos será divertido, no durará muchas horas por desgracia de muchos, pero que nos ayudará a pasar un verano con poco catálogo de juegos a los que acceder.





Contenido relacionado