Microsoft Xbox cumple una década triunfal

Microsoft Xbox cumple una década triunfal
 
 

Tal día como hoy, hace diez años, Microsoft se metía en serio en el mundo del videojuego con el lanzamiento de su primera consola: Xbox. Una década después, la compañía de Redmond sigue más que viva y le disputa a Sony y Nintendo el trono por el mejor sistema de entretenimiento casero.

Para celebrarlo, vamos a echar la vista atrás para recordar diez momentos que han definido esta década en la que Xbox se ha convertido para muchos, y permítanme la inclusión en el grupo, en la consola de referencia.

1. 15/11/01. Vale, su diseño era feo, el mando era un ladrillo digno de nuestra burbuja inmobiliaria y el catálogo de salida, a excepción de Halo, no era para tirar cohetes. Pero Microsoft lo había hecho, se había metido de lleno en el mundo de las consolas para darle empuje a los juegos basados en DirectX frente al imperio que Sony estaba construyendo con PS2.

2. Halo. Los shooter eran un género casi exclusivo de los ordenadores hasta la llegada de Halo. Si hoy echamos un vistazo a los juegos más vendidos del año encontraremos juegos por el estilo a patadas gracias a la revolución que supuso el título de Bungie.

3. La inclusión del disco duro. Puede parecer una tontería destacar este hecho en pleno 2011, pero no olvidemos que hace diez años las consolas no eran nada sin una tarjeta de memoria en la que grabar nuestras partidas. Y poco más. Aunque en 360 Microsoft se puso más restrictiva, con la primera Xbox se podían hacer auténticas virguerías gracias a la inclusión de un disco duro en la consola (y no hablamos ya de poder almacenar contenido extra para juegos).

 

4. Supera a Nintendo con su primera consola. Puede parecer un dato absurdo viendo lo que ha vendido Wii en esta generación, pero que Xbox vendiera 24 millones de unidades por las 22 de GameCube demuestra que en Redmond se hicieron bien las cosas desde el primer día. Con Sony arrasando pero sin un rival que pudiera plantarle cara de tú a tú, Microsoft apareció en el momento adecuado para erigirse en la alternativa a PlayStation.

5. Xbox Live. Apareció en 2002 pero no tuvo un impacto serio en el mercado hasta la llegada de 360. Si algo demostro Live es que jugar en red con un amigo en la otra punta del mundo sin que hubiera el más mínimo rastro de latencia era posible. El universo que se abría para los jugones no tenía límites.




6. 360. En su momento pareció un movimiento osado, pero el tiempo les ha dado la razón a pesar de costarles buenos quebraderos de cabeza. Microsoft se adelantó a Sony y Nintendo y lanzó su consola de nueva generación un año antes que la competencia. A pesar de los imperdonables fallos producidos por las prisas (el tristemente famoso círculo de la muerte), los de Redmond entregaron, con 365 de antelación, una consola que, en líneas generales, no tiene nada que envidiarle a PS3 en lo relativo al rendimiento de juegos.

7. Nuevo mando. Frente a la controversia generada por su primer mando, 360 traía consigo un controlador que se ha ganado el respeto de casi todos los jugones, cogiendo el concepto del Dual Shock y llevándolo un paso más allá. En este punto siguen sacando varios cuerpos de ventaja a sus competidores.

8. Gears of War. Si Halo fue el título que simbolizó el lanzamiento de la primera Xbox, Gears of War podría asociarse perfectamente con 360. El primer título de la franquicia de Epic fue un auténtico vendeconsolas no sólo por su calidad técnica, sino por una apabullante campaña de publicidad.

9. Forza Motorsport. Me van a permitir ponerme frívolo. O no. De entre el aluvión de géneros que 360 tiene en su catálogo first party, el de la conducción parecía una batalla perdida. Con Gran Turismo delante, pensar en superar al gigante de Polyphony era una quimera. Pero no. Por un lado, los nipones se han dormido en los laureles y por otro Turn 10 se ha puesto las pilas para entregar en Forza Motorsport 4 la mejor simulación de conducción que se puede encontrar ahora mismo en consolas.




10. Kinect. Era inevitable cerrar la década con el sensor de movimientos de 360. Como le ha sucedido a Nintendo con Wii, sigue sin encontrar su lugar entre los jugadores hardcore más allá de alguna que otra rareza (Child of Eden). Pero sin lugar a dudas, parte del futuro de las consolas pasa por Kinect. Quizá no dejemos de lado el mando, pero poder interactuar con la consola con nuestra voz, por poner un ejemplo, abre un interesante abanico de posibilidades, como podremos ver en Mass Effect 3.


Contenido relacionado