Area Retro: Alex Kidd In Miracle World

Area Retro: Alex Kidd In Miracle World
 

 

Seguimos con esta nueva sección en donde analizaremos aquellos títulos retro con los que lo pasábamos tan bien. Obtuve algunas sugerencias (más de las esperadas y que tendré muy en cuenta) para este siguiente artículo, y leyéndolos me acordé de un juego que para mucha gente no se le valoró como debía.  Hoy hablaremos de un gran clásico de Sega, Alex Kidd in Miracle World.

Para hablar de esto nos tenemos que remontar hasta mediados de los ochenta. En Japón ya se estaba cociendo una revolución que al final acabaría siendo una de las mayores industrias del mundo en el que vivimos, los videojuegos.  Por este tiempo ya estaba empezando una lucha que duraría unos cuantos años más: Sega contra Nintendo. Nintendo, con Miyamoto a la cabeza y su NES asentada en el mercado le llevaba la delantera a Sega, que trataba de responder con su consola Master System. Nintendo ya tenía a Mario arrasando con sus juegos, con lo que sega decidió competir por ese mismo camino, crear un personaje insignia para la compañía que le hiciera frente al alegre fontanero. Todos sabemos que al final el elegido fue el erizo azul Sonic, pero en un principio se pensó en alguien diferente, y este era Alex Kidd.

Así se hizo un juego en el que la historia no se le ha tenido mucho en cuenta. Alex Kidd cuenta las aventuras de un niño que tendrá que  salvar al mundo del malvado Janken El Grande, que a su vez ha secuestrado a los príncipes de Radaxian, con lo que también tocará salvarlos. Con este argumento empezamos un juego en donde tendremos que recorrer 17 escenarios llenos de obstáculos a sortear y de varios tipos de enemigos con los que luchar.

Pero ahí no acaba la cosa. Como todo buen juego de aventuras, dispone de sus ya clásicos jefes finales. La curiosidad reside en que varios de estos enemigos de final de fase tienen un sistema de lucha peculiar. Para vencerlos o acceder a una batalla contra ellos, primero tendremos que jugar a piedra, papel, tijera. Si les vencemos, accederemos a luchar contra ellos, pero si no, pues perderemos una vida.

Aparte de esto también cuenta con varios elementos haciendo que este juego sea más completo. Tendremos tiendas en donde poder comprar artículos tales como vidas o polvos mágicos que te hacen invisible.  Si todavía quieres mas, decir que también existen varios niveles que se podrán completar con vehículos, como una moto, un helicóptero a pedales o una lancha motora, con lo que la variedad en completar una misma fase lo hace que no sea tan monótono, incitando a que nos lo volvamos a jugar varias veces más.

El apartado gráfico destaca por sus coloridos escenarios (excepto en algunas fases como en los castillos) lo hacen que sea muy vistoso. En cuanto al apartado sonoro, tendremos normalmente la misma canción (al principio pegadiza) midi de fondo, cambiando en algunas circunstancias como en fases de castillos o luchas contra jefes finales.

Una curiosidad final es que este juego se pre-instaló en la evolución de la Master System original, la Master System II, con lo que comprándote esta versión tendrías también el juego. Para finalizar decir que en algunos momentos se podía echar en falta algún tipo de sistema de guardado, aunque los aficionados a estos juegos ya sabéis que no era costumbre en la época incluir dicha característica.

Veredicto

Un gran juego muy equilibrado tanto en jugabilidad y opciones. Se creó para intentar hacerle sombra a la gran obra de Miyamoto, pero que claramente perdió.  Tampoco creo que siendo la mascota oficial de Sega hubiese alcanzado la categoría de grande, pero si se le podía haber tenido un poco más en cuenta y no haberlo dejado en el anonimato.

Y con esto me despido, que tengáis un buen fin de semana cargado de horas de videojuegos y no os olvidéis de hacer alguna que otra sugerencia. Hasta el siguiente Retro Análisis.


Contenido relacionado