La historia de Assassin’s Creed

La historia de Assassin’s Creed
 

Para “agilizar” la espera hasta el lanzamiento de Assassin’s Creed 3, desde Areajugones hemos pensado en ofreceros una serie de artículos relacionados con esta saga. Para comenzar, en este, vamos a hablaros de la historia general de la saga, de forma externa, que se explica a lo largo de las diversas entregas de forma poco homogénea y demasiado fragmentada, causando confusión en el entendimiento de la misma. Por ello vamos a intentar que queden claros algunos conceptos que os puedan faltar. En artículos posteriores analizaremos todos los juegos principales uno a uno.

La guerra secreta: asesinos y templarios

Emblema templario, el cual adoptaron en la vida real los antiguos templarios reales.

La base de Assassin’s Creed es una guerra secreta que se lleva dando desde hace más de 2.000 años, entre asesinos y templarios, dos bandos muy opuestos que luchan por distintos motivos, que pueden hacer cambiar por completo el curso de la historia de la humanidad.

Los templarios se formaron en la prehistoria, y buscan crear un mundo perfecto, pacífico, sin enfrentamiento entre las personas. Para ello pretenden someter a toda la humanidad a su dominio y control absolutos. Citados métodos fueron cuestionados en la época de la formulación templaria, por lo cual se crearon contradicciones a las intenciones templarias, y en el año 456 aC se creó la Orden de los Asesinos, que lucha por las creencias de la libre voluntad y de que los hombres no debían ser controlados por un poder mayor. Así, estas dos facciones se han enfrentado en una guerra secreta por el destino de la humanidad. Los templarios colaboraron, a lo largo de la historia, con grandes imperios, y en épocas más modernas, con dictaduras. Los asesinos colaboraron con los enemigos de los aliados de los templarios.

Logotipo de los Asesinos. No corresponde con los que existieron históricamente en la realidad; es una imagen comercial de la saga.

Los fragmentos del edén y la primera civilización

Los templarios, para cumplir sus objetivos de controlar de forma directa las mentes humanas, buscan unos artefactos antiguos, llamados Fragmentos del Edén. Son un conjunto de piezas, tecnológicamente avanzadas, que creó una civilización antigua que habitó la tierra antes que la humanidad actual. A estas gentes se les llama “Los Que Vinieron Antes”, o “Primera Civilización”.

Una “Manzana del Edén”, uno de los dispositivos básicos para dominar el control mental humano.

La complejidad de su tecnología fue tal que pudieron crear artificialmente a la actual humanidad (con el fin de actuar como sirvientes suyos). Se desconoce más a fondo quienes eran, de dónde vienen y cuando desaparecieron, pero probablemente su extinción fuese por algún tipo de conflicto entre ellos y los humanos. La humanidad quedó extinguida, al igual que algunos miembros de la Primera Civilización; pero unos pocos miembros sobrevivieron, se refugiaron en templos y recrearon a la humanidad. Algunos de los grandes personajes de la Primera Civilización son Minerva, Juno o Júpiter, los cuales pueden hablar con humanos más adelante, como si fuesen una especie de dioses del tiempo futuro; en diversos capítulos de la saga, hablan con los personajes principales (por ejemplo, en el combate entre Rodrigo Borgia y Ezio, o cuando Desmond busca una Manzana del Edén en AC La Hermandad).

Juno, una diosa de la Primera Civilización, entabla conversación con Ezio en el Castillo de San Ángelo (Roma).

Parece ser que también pueden “conocer” el futuro, pues cuando Ezio se encuentra por primera vez con uno de estos personajes, éste le cita al Mentor el nombre de Desmond (ante lo cual Ezio se extraña). Estos “dioses” se aparecen ante estos personajes para que, según ellos dicen, los Frutos del Edén no caigan en “malas manos”, es decir, en manos de los templarios.

Abstergo y su conspiración

Abstergo Industries es una multinacional (con sede en Philadelphia, EEUU, y con varias oficinas alrededor del mundo), que produce, de cara al público, soluciones farmacéuticas y biotecnológicas (medicamentos y similares), pero realmente sirve como frente mundial del bando de los Templarios actuales.

Logotipo de Abstergo, que representa a la compañía tanto de cara al público como de forma privada (aunque los templarios en sí continuan utilizando su propio emblema).

Se fundó en 1944, por Henry Ford y Ransom Eli Olds. Actualmente, se encuentra en el pico de las multinacionales mundiales más grandes y prominentes. Su objetivo principal es encontrar los Fragmentos del Edén, para lo cual intentan descubrir su ubicación exacta, investigando dónde los guardaron los ancestros de personas que capturan para utilizar en el Animus, del cual hablaremos en el siguiente punto (a pesar de que intentaron hacer una réplica de Fruto del Edén, con sus funcionalidades). Abstergo no cotiza en bolsa, pero mantiene colaboraciones con otras multinacionales actuales de gran importancia; también participa en la campaña política cuando son las elecciones estadounidenses (tanto los templarios como los asesinos tienen un partido vinculado, y el de los templarios está, de cara al público, patrocinado y financiado por Abstergo).

Al igual que los asesinos, tiene su propia “milicia”, “ejército”, “grupo armado”, o como se quiera llamar. Mientras los asesinos únicamente luchan cuerpo a cuerpo y con hojas ocultas, los templarios, además de los Agentes de Abstergo que luchan también cuerpo a cuerpo (son el departamento de seguridad de la Sede de Abstergo), tienen un grupo de élite armado (el cual realiza una gran ofensiva a múltiples cuarteles generales de los asesinos en el cómic Assassin’s Creed: The Fall). También poseen algunos satélites (incluyendo el de la llegada del hombre a la luna).

Ofensiva de las fuerzas armadas de Abstergo, realizada contra las guaridas de asesinos cuyas ubicaciones desveló Daniel Cross a Abstergo.

El Animus y la memoria genética

A la derecha, el Animus 1.28 de Abstergo (utilizado por Desmond en AC1). A la izquierda, el Animus 2.0 rediseñado por los Asesinos, que mejora fielmente la comodidad del usuario (al poder estar recostado en vez de tumbado en vertical) y que permite adquirir la información de forma más eficiente.

La memoria genética es un término científico (el cual existe en la vida real) que cita la “grabación” de rasgos comunes en el ADN, tales como la forma de cara, color de pelo, de ojos, etc. Pero se lleva realmente más allá y se vincula, además, con que se pueden transmitir, de padres a hijos, por medio de la memoria genética del ADN, aspectos más personales, como el carácter o la forma de ser (lo típico que se dice de “esta niña es igualita que su padre” en cuanto a rasgos psicológicos). Pero resulta que alguna gente lo lleva más adelante que todo esto, y cree en que la memoria genética también puede tener la cualidad de poder grabar en el ADN todas las vidas de toda la gente, sus recuerdos, vivencias y demás (por ejemplo, una persona llevaría en su ADN lo que vivieron sus padres, abuelos, tatarabuelos y demás ancestros). Hay gente que incluso llega a afirmar que sueña cosas relacionadas con sus antepasados, o gente que recibió un transplante y sueña como que es la persona donante. Tocante a la saga Assassin’s Creed, la memoria genética es exactamente lo descrito: todos los recuerdos de nuestros antepasados se encuentran grabados en nuestro ADN.

Imagen detallada del Animus 1.28, en la sede de Abstergo en Italia.

Es por ello que Abstergo diseñó un aparato que permite revivir estas memorias, el cual se llama Animus (aunque realmente el “funcionamiento” fue inventado por la Primera Civilización, y “redescubierto” por la empresa). Se trata de una máquina, en la cual se asienta un individuo. La máquina analiza, de forma externa, inalámbrica (aunque en las primeras versiones parece ser que se realizaba una especie de análisis de sangre), el ADN del individuo, y muestra las memorias de los antepasados deseados. Abstergo utiliza estas máquinas con gente que secuestra (llamados “sujetos”, de los cuales hubo un total de 17, el cual es Desmond) de forma secreta, de las cuales se sabe que son descendientes de los antepasados de los cuales quieren revivir las memorias.

El objetivo de todo esto es revivir la memoria que revela la ubicación de los Fragmentos del Edén, por medio del Animus (en el cual la empresa invirtió 960 millones de dólares, el 25% de su capital anual). Los Asesinos copiaron los planos de construcción del Animus de Abstergo y crearon el suyo propio, mejorado, que hizo aparición en Assassin’s Creed 2. Técnicamente, el

Primer sujeto utilizado por Abstergo para el Proyecto Animus. Al estar en una fase de prueba, la utilización del Animus casi mataba a los sujetos.

Daniel Cross en la versión del Animus del año 2000.

Animus permite una representación de mundo virtual de las vidas de los antepasados, pero parece que realmente, el usuario que se encuentra en el Animus, puede controlar al ancestro que visualiza (rigiéndose por lo que realmente vivió). Hablamos anteriormente de que el Animus fue originalmente creado por la Primera Civilización. De esto tenemos el dato de que, en Revelations, Ezio consigue las 6 Llaves de Masyaf, en las cuales Altaïr grabó diversos recuerdos suyos. De hecho, cuando se dice que en AC Revelations “se reviven los últimos recuerdos de Altaïr”, esto es falso, pues son técnicamente sus recuerdos revividos a su vez por Ezio en su época, por medio de dichas llaves; de hecho el último recuerdo de Altaïr posible, revivido por memoria genética -fruto del Animus-, lo revive Desmond en un sueño que tiene en Assassin’s Creed 2, a causa del Efecto Sangrado).

Interfaz gráfica del Animus 1.0, la primera versión existente de esta máquina.

El efecto sangrado del Animus

La exposición prolongada al Animus produce una dolencia (al usuario que está en la máquina) denominada “Efecto Sangrado”. Este efecto secundario es, por parte positivo y por parte negativo. En primer lugar, el Efecto Sangrado permite adquirir ciertas habilidades de los antepasados de los cuales se reviven recuerdos. Por ejemplo, Desmond adquiere de Ezio y Altaïr habilidades como trepar y caminar con soltura por lugares tortuosos, elevados y demás; también la Vista de Águila que tuvieron los dos Mentores asesinos.

Oficinas de Abstergo, mostradas en el vídeo multijugador de AC La Hermandad y también en AC2 cuando Desmond y Lucy escapan de la empresa.

Los templarios utilizan esta característica del Efecto Sangrado para entregar a sus agentes con habilidades de este tipo, para lo cual crearon un sistema de entrenamiento (similar a un videojuego) en el cual tienen que enfrentarse a otros agentes dentro del Animus. Las modalidades multijugador de AC La Hermandad y Revelations muestran en realidad este programa virtual, como si los jugadores fuesen los agentes de Abstergo que entrenan. Además, la primera vez que entramos en el multijugador, se nos muestra un vídeo con Warren Vidic (máximo responsable del Departamento Científico de Abstergo) explicando a los aspirantes a templarios el propósito de dicho entrenamiento. En cuanto a los efectos secundarios negativos, tenemos espasmos y desmayos, mareos ocasionales, y visiones de personajes visualizados con el Animus (por ejemplo, Desmond puede ver en ocasiones a “fantasmas” de Ezio, Altaïr, soldados templarios, caballos, civiles de la época…).

Daniel Cross antes de entrar en la Hermandad de Asesinos.

Otro efecto mucho más raro es el poder revivir memorias de antepasados sin estar en el Animus. Aunque en los videojuegos afirman que nadie pudo hacer ésto (Ezio ligeramente pero una secuencia muy corta), en el comic AC The Fall se muestra un sujeto al que si le pasa. Este sujeto es un joven ruso, al que Abstergo raptó (dada su descendencia de un Asesino ruso que tuvo acceso a un Fragmento del Edén, específicamente al Cetro del Zar Nicolás), rebautizó como Daniel Cross, y le aplicó un lavado de cerebro. Acto seguido, se le envió a Estados Unidos, con el objetivo en mente de infiltrarse en la Orden de los Asesinos, y mostrar interés en ella, hasta llegar a encontrarse con el Mentor, el cual asesina (a causa del lavado de cerebro, el joven se siente fuertemente conmovido por lo que hizo). Una vez realizado el asesinato, está programado para dirigirse a la sede de Abstergo y revelar las ubicaciones exactas de las Guaridas de Asesinos, a las cuales la multinacional envia unos equipos armados de limpieza (de los cuales hablamos anteriormente). Daniel Cross, como bien citamos, posee la capacidad de revivir los recuerdos de Nikolai Orelov (el Asesino ruso del que hablamos), de forma totalmente involuntaria, y con un gran sufrimiento cuando esto sucede (mareos, espasmos, convulsiones, náuseas, etc). Se puede tomar como realista lo que Lucy y Rebeca le dijeron a Ezio sobre que nadie pudo revivir memorias fuera del Animus, ya que la única persona que comprendió lo que le ocurría a Daniel Cross fue el Mentor asesinado por él.

Daniel Cross dirigiéndose a la sede de Abstergo (en Philadelphia) tras cumplir el objetivo de asesinar al Mentor de los Asesinos en Dubai.

Problemas técnicos con el Animus

La “Isla Animus” es un entorno digital creado para el Animus, que permite la emulación de un entorno que combina ambiente terrestre, acuático y aéreo, con distintos cambios en el entorno y la metereología, sirviendo de “Modo Seguro” dentro del sistema. En Revelations, Desmond lo utiliza para acceder a sus memorias, a las de Ezio y para hablar con la recreación artificial de Sujeto 16.

Para revivir ciertas memorias de antepasados, hay que sincronizar fragmentos de memoria de ADN anteriores. Es por lo que se alargan algunos juegos. El caso más notable está en Assassin’s Creed: La Hermandad. Técnicamente, en este capítulo, los Asesinos intentan acceder con el Animus a la memoria del juego número 9 (la última), en la cual se muestra cuando Ezio obtiene el Fragmento del Edén que poseía César Borgia. Pero el Animus es incapaz de mostrarlo, teniendo que sincronizar todas las anteriores memorias (que vienen siendo todas las secuencias -hasta la novena- que posee AC La Hermandad).

Además, al final de este juego (vinculado con el comienzo de Revelations) Desmond queda en coma, causado por una mezcla del Efecto Sangrado y el poder que ejerció la Manzana del Edén (específicamente la diosa Juno) que poseía Miles en el capítulo. Para despertarlo, tuvieron que meterle en el Animus, ya que su memoria estaba totalmente fragmentada por las memorias de Ezio, Altaïr y Desmond. Para ello accede a una “zona segura” del Animus y revive las últimas memorias de Ezio (con la ayuda de una posible recreación en forma de Inteligencia Artificial de Sujeto 16, cuya personalidad quedó grabada en el núcleo del sistema del Animus 2.0).

Realismo histórico

Para acabar este artículo, vamos a hablar de algunos aspectos históricos que posee el juego que, aunque pueda parecer que son un mero invento de la gente de Ubisoft, son reales o basados en la realidad.

Cuadro real de la fortaleza de los Asesinos de verdad de Alamut.

Como bien se sabe, el juego está ambientado en ciertas épocas realistas: la Tercera Cruzada del primer capítulo de Altaïr, y la Italia renacentista de los juegos de Ezio fueron dos épocas totalmente verídicas, y bastante bien enfocadas en el juego. También muchos eventos puntuales que ocurren en el juego son realmente históricos, así como la mayoría de personajes importantes (algunos son interpretados como asesinos o templarios por el juego, y en muchos otros casos se crean ciertas anécdotas no verídicas).

Pero hablemos de las dos facciones del juego. Los templarios, como mucha gente sabrá, sí que fue realmente una orden militar históricamente real (si bien los ideales de su lucha no son los mismos que muestra la saga). Pero los asesinos también existieron. Originalmente llamados Nizaríes, o hashshashiyyín (que en árabe significa “bebedores de hachís”), y cuya orden fue llamda “Secta de los Asesinos”. Se creó en el siglo X y se fragmentó en el XIII, tratándose de una comunidad de seguidores del ismaelismo en Irán. De hecho, la palabra actual “asesino” proviene de los Nizaríes.

Al igual que en el juego, este grupo organizaba la técnica del “asesinato selectivo” (organización de misiones de asesinato hacia un sólo objetivo concreto) hacia dirigentes políticos, militares y similares. Pero no se reconoce que pudiesen trepar grandes torres y edificios con salientes de un milímetro de anchura.

En cuanto a los personajes principales, podemos hablar de Ezio Auditore. Esta familia existe realmente, y de hecho Auditore en italiano significa “Auditor”, que se puede traducir, con su correspondiente contexto histórico, como una especie de banquero o similar. Aquí podemos encontrar cierta veracidad sobre el padre de Ezio, Giovanni Auditore, que era banquero.

Hay gente que afirma que existió también Ezio Auditore. Algunos hablan sobre un joven, padre de un banquero llamado Giovanni, que desapareció a la edad de 17 años (como que Ubisoft tomó a ese desaparecido para realizar la trama de Ezio). Otros hablan sobre que Ezio era una mujer pero que no desapareció. Aún así, Ubisoft no citó nada sobre esto.

La fortaleza real de Masyaf (en Siria). En la fortificación estuvieron muchos ejércitos; entre ellos, los Asesinos reales.

Conclusión personal de la saga

Quisiera terminar haciendo una reflexión de la saga con mi opinión personal.

Exceptuando aspectos de los videojuegos de la saga, la propia saga en sí (juegos, historias, cómics, películas…) me parece excepcional. Me gusta lo interesante que es su trama, el fuerte apoyo que tiene en eventos, organizaciones y personajes históricamente reales y también el aspecto de “memoria genética” que se da en el juego (el cual se explica mucho mejor en Assassin’s Creed 1, al principio).


Contenido relacionado