Análisis de Diablo 3

Análisis de Diablo 3
 

El infierno reabre sus puertas 12 años después…

“Saludos viajero, mi nombre es Khalid. Soy escriba de una lejana corte y en mis pergaminos he recopilado todo lo que necesitas saber sobre el mundo humano llamado “Santuario”, una mezcolanza de culturas, tradiciones y ciudadanos adaptados a las distintas geografías:

Las llanuras de Tristán y Nuevo Tristán; las áridas tierras de Kehjistan con sus dunas eternas; las tierras heladas colindantes de la Fortaleza de Bastión, el último punto de defensa ante las Tierras del Terror y el Reino de los Cielos. Obviamente, poco sabemos del último reino por encontrarse fuera del alcance de ningún mortal siendo custodiado por ángeles. Pero se puede aventurar que siempre ha sido objetivo prioritario para los señores del inframundo.

Dice la profecía que del cielo caerá una estrella portando dolor y sufrimiento. Que la penumbra se cernirá sobre estas tierras corrompiendo a los muertos y haciendo que se levanten de las tumbas. Los animales se envilecerán y algunas razas antaño pacíficas se armarán contra los habitantes de las provincias. Una oscura organización empezará a martirizar a los pobres aldeanos que se encuentren fuera de los bastiones y esclavizará a todos aquellos que no puedan defenderse. Los recuerdos y leyendas casi olvidadas sobre los héroes que antaño derrotaron a los demonios mayores han vuelto con fuerza.

Los rumores sobre Belial, señor de la mentira y Azmodan, señor del pecado cobran fuerza en los cónclaves y tímidamente empiezan a aflorar los recuerdos sobre una inminente nueva guerra contra las fuerzas del mal. Sin olvidar la influencia de los otros demonios, atrapados en una extraña piedra, siendo especialmente recordada la imagen de Diablo. Entre los sabios es sabido que todos estos sucesos son inminentes.

Dicen los antiguos escritos que cuando caiga la estrella surgirán 5 nuevos héroes, hombres y mujeres nacidos para salvar el mundo (pues dicen los mismos escritos que pueden resultar ser hombres o mujeres por igual): El Bárbaro, con su envidiable fortaleza y capacidad para blandir enormes armas cuerpo a cuerpo; El Monje, con su terrible velocidad de ataque y sus protecciones; el Cazador de Demonios, con su dominio de las sombras y el uso de las ballestas a distancia; el Médico Brujo y su uso de la naturaleza e invocaciones además del Mago con sus devastadores poderes utilizando los elementos. Todos ellos con objetos únicos tanto ofensivos como defensivos con una gran variedad de potenciadores de las extraordinarias habilidades que éstos poseerán.

Habrá otros personajes importantes, sin duda. Deckard Cain, cuya inspiración sirvió para iniciar mis propias investigaciones es una de las piedras angulares pero no la única. Deberás aceptar la ayuda de uno de los tres guerreros: el templario; el canalla y la hechicera. Cada uno te acompañará fielmente en tus aventuras si prefireres vivirlas individualmente. Si por el contrario prefieres compartir tus batallas con otros héroes venidos de lejos y con tus mismas posibilidades, estos fieles acompañantes te esperarán pacientemente en el punto de partida. Todos evolucionarán y podrán esgrimir aquellas armas que puedan usar dependiendo de sus propias habilidades y naturaleza.

Disculpa, querido lector, que escriba a prisa este epílogo pues he quedado atrapado en esta cueva y temo que no pueda sobrevivir mucho tiempo. Antes de entrar observé en el cielo una luz potente que caía sin remedio sobre la tierra…

…siento no poder ser testigo de los acontecimientos venideros, pero ahora el destino de Santuario está en tus manos. Toma tus armas, mejora tu equipo y tus habilidades y únete a esta aventura.

Se apaga la vela y pronto ya no podré escribir: Sigue tu instinto, lucha contra el destino y derrota el mal que acecha este lugar. Eres mi última esperanza, héroe.

La sombra se cierne sobre mí…”

Diablo 3 es un videojuego que se divide en 4 actos llenos de acción frenética en los que nos enfrentaremos a hordas de enemigos, enemigos especiales, jefes y jefes finales armados con teclado y ratón como si de escudo y espada se tratase. Estos enemigos soltarán al morir objetos de diferente importancia: pociones; esferas de vida de consumo automático; piedras preciosas; armaduras y armas. Tendremos armas, escudos u objetos mágicos y armaduras grises, blancas, azules, naranjas y verdes que representarán la rareza de dichos objetos. Todo objeto mágico aportará habilidades o características especiales al héroe. Vamos, nada nuevo para los que ya estáis familiarizados con este género.

Objeto azul: Mágico.
Objeto amarillo: Raro.
Objeto naranja: Legendario.
Objeto verde: Legendario de equipo
(si se une un objeto verde con otros del mismo equipo añade habilidades adicionales)

Tras tantos años, el juego ha evolucionado bien y ha simplificado muchas acciones para hacerlo accesible a un público más general. Las subidas de nivel son automáticas pero desbloquean nuevas habilidades progresivamente; las runas se van habilitando con la subida de nivel y aportan mejoras a los poderes que seleccionemos cambiando su radio de acción o efecto u otros aspectos; la movilidad del personaje y todo el apartado técnico es de una gran calidad y ofrecerá en cualquier ordenador reciente de gama media un rendimiento óptimo.

Otras novedades del juego (que sigue con su jugabilidad de siempre haciendo moverse y atacar al personaje con los clicks del ratón) son: Unos seguidores mejorados que serán vitales para poder moverse con éxito por las tierras llenas de enemigos; la posibilidad de mejorar a los artesanos para crear armas, armaduras y joyas engarzables cada vez más potentes y eficaces; la opción de compartir los objetos entre TODOS tus personajes a través del alijo compartiendo al mismo tiempo el mismo dinero con todos los héroes independientemente de su nivel y una simplificación del uso de habilidades para poder disfrutar de toda la experiencia con mayor y mejor ritmo.

El juego conserva todo el carisma que los juegos de Blizzard saben transmitir. Una banda sonora excelente y un completo y muy cuidado doblaje a nuestro idioma con unas voces profesionales que nos harán vivir casi en primera persona las aventuras de Santuario.

Definiría Diablo III como un videojuego nuevo con alma de antiguo con los retoques justos para adaptarlo a la nueva era. Gráficamente podría haberse realizado un cambio mayor, pero hubiese sido criticado duramente y se hubiese convertido en una arriesgada apuesta. Blizzard ha jugado sobre seguro pero se ha asegurado de ofrecer satisfacción, acción, entretenimiento y un argumento al más puro estilo cinematográfico.

No es muy largo, uno puede pasarse el nivel normal en unas 15 horas si no se entretiene engarzando objetos o realizando misiones opcionales. Obviamente esto desbloqueará un nuevo nivel de dificultad y toda la “pesadilla” volverá a comenzar.

Todos los personajes se complementan, siendo bueno para el cooperativo, con diferentes distancias y rangos de ataque. Obviamente, los objetos y las habilidades con los que editemos esos personajes harán que no nos encontremos dos iguales y podremos adaptarlos a nuestras preferencias y estilo de juego.

¿Podría haber evolucionado Diablo en otra dirección y ofrecer más cambios? Sí, obviamente era algo improbable porque se rompería una de las señas de identidad del juego que es su jugabilidad. Esto mismo hace pensar en la dificultad de adaptarlo a consola, algo de lo que se ha hablado mucho y que personalmente veo complicado pero no imposible.

Hay que celebrar que el juego no pida cuota para jugar online a pesar de que no se pueda jugar sin conexión incluso si queremos jugar solos. Eso es un engorro si queremos jugar fuera de casa, ya que nos obliga a estar conectados para poder disfrutarlo y a pesar de ser un buen método contra la piratería es un fastidio para aquellos que pretendan jugar en vacaciones sin un punto de acceso a la red.

¿Las caídas de servicio pudieron ser evitables? Obviamente sí, pero si algo consiguieron es generar más ansia y expectación. Es algo así como una antipublicidad muy efectiva. El resultado son las altísimas ventas que el juego ha generado.

Gráficamente notable con un diseño a la altura de las expectativas; técnica y jugablemente excelente ofreciendo automatismos que ayudarán a los principiantes a acostumbrarse y facilitarán la subida de niveles a los veteranos del género; en el apartado sonoro fantástico, con doblaje íntegro al español y una banda sonora épica e intensa; buena implementación de la casa de subastas y a nivel de sensaciones altamente adictivo y totalmente rejugable en todos sus capítulos y misiones.

Eso sí, cuidado con jugar con algún amigo de nivel inferior en la misma dificultad. Si desconectas y vuelves a tu partida, lo harás en su nivel y tendrás que rejugar todos los capítulos perdidos. Si, al contrario, te unes a una partida de un personaje de mucho más nivel podrás seguir el juego desde esa dificultad (no podrás pasar a pesadilla, pero sí llegar al acto IV con nivel 1). Algo poco recomendable ya que el personaje no será capaz de acabar ni con un mosquito y podrá morir de una mala mirada por su bajo nivel. Lo recomendable es evolucionar coherentemente y disfrutar de la experiencia que el título nos brinda.

Diablo III es un “mata mata” que sigue la línea que lo hizo grande con horas y horas de aventuras, tramas y subtramas individuales, con seguidor o partidas cooperativas machacando demonios sin parar. ¡Al ataque! Ups, un objeto único…


Contenido relacionado