Análisis FIFA 13

Análisis FIFA 13
 
 

El deporte rey vuelve de la mano de EA Sports y FIFA 13, en un intento de mantener a la saga en la cima del género después de las mejoras sustanciales de la entrega de Pro Evolution de este año. ¿Conseguirá un año mas mantenerse en la cima la entrega de EA? Sigue leyendo, porque no driblarás la respuesta.

Puede que FIFA 13 sea en proporción uno de los juegos de la saga que a priori incorpora menos cambios de las últimas entregas. Se trata de una de las versiones mas conservadoras de los últimos años, y no por ello esto va a conllevar una denotación negativa. Pero hemos de tener en cuanto una cosa, FIFA como producto lleva muchos años rindiendo a un nivel estratosférico, por lo que introducir grandes mejoras no es nada fácil. El acierto de EA Sports radica en añadir cada año los puntos necesarios para convertilo en un juego todavía mejor, el don de añadir algo nuevo sin estropear lo anterior. Tener la precisión de añadir mejoras que no empañen lo conseguido durante tantos años.

Esas mejoras se encuentran a nivel jugable muy bien definidas, si se han añadido características que añaden todavía mas realismo al juego. Iremos por partes. Cogemos la pizarra del entrenador y de la compañía y lo primero que se nos promete es un sistema de ataque mejorado con desmarques inteligentes de los jugadores sin balón para abrir huecos y crear jugadas de peligro. Suena muy bien, pero se cumple? Si, estas acciones han revolucionado el esquema de juego de los jugadores habituales de FIFA, pudiendo crear multitud de jugadas que en anteriores entregas hubieran sido imposibles. Automáticamente los jugadores, crean jugadas y se mueven para facilitar un pase de gol o simplemente para liberarte de la presión del contrario. Se acabaron los jugadores “cono”. Si estas en el centro del campo en un contra-ataque los delanteros o en todo caso los extremos intentarán abrir el campo para facilitar la salida de balón y poder llegar en escasos segundos a portería contraría, en el caso de de tener la posesión de la pelota, la presión de los rivales nos cerrará espacios que nuestros compañeros se encargarán de volver a abrir con sus movimientos.

La primera de las mejoras funciona, es efectiva y mejora al juego, vayamos a la segunda. Los jugadores, ahora no son Messi ni CR7, aparte de los verdaderos Messi y CR7, a partir de ahora será imposible hacer una volea con Pepe de un centro de 50 metros o poder controlar el balón de forma correcta de un centro si nuestro jugador no tiene esa característica en la vida real. Tampoco es necesario acudir a la habilidad del jugador, porque el cansancio también será clave ya que propiciará perdidas de balón, dejarse el balón atrás u otras acciones que darán ventaja al rival. Ahora los controles han dado un nuevo punto de vista al juego, la presión será realmente efectiva, los defensas se pondrán nerviosos ante nuestra presencia, lo que puede desembocar un mal control que nos deje solos delante de la portería.

Hablando de portería, es el turno de hablar de la IA de la máquina y en especial de los porteros. Siempre he tenido muchas quejas acerca de la inteligencia de los porteros, ha sido algo que me ha desquiciado mucho toda la vida en este tipo de juegos. Este año el trabajo en ese campo está bien reflejado en el juego, los porteros han ganado en inteligencia a los disparos y han perdido en el 1 contra 1 (antes era casi imposible regatear a un portero, ahora no). Responden mejor ante todo tipo de situaciones, en mi primer partido me  sorprendió que mi portero saliera en un córner a despejar de puños, algo que no había visto antes. Sin embargo la IA de la máquina con el resto de jugadores de campo, no me acaba de convencer, los ataques suelen ser muy previsibles pero imposibles muchas veces de detener, ya que consiguen ganarte la posición muy fácil con quiebros o cambios de ritmo que no puedes evitar. Nota para mejorar en el futuro.

Cada día la saga FIFA es mas real, y así lo refleja con la tecnología EAS FC Match Day que nos actualiza las plantillas de los equipos con  las lesiones o sanciones reales, aparte de introducir mejoras en las estadísticas de los jugadores si han realizado un buen partido esa semana o disminuir sus estadísticas si están ofreciendo un mal rendimiento en la vida real. Ahora si CR7 está triste, también lo estará en el juego. Estas estadísticas vienen sucedidas además de la posibilidad de poder jugar los partidos reales que jugará nuestro equipo esa misma semana, es una especie de reto.

Seguimos con las novedades, pero nos vamos ya del terreno de la jugabilidad, para entrar en los nuevos mini-juegos de habilidad. Un añadido necesario y atractivo, pues nos ayudará a mejorar nuestro rendimiento posterior en el campo aparte de divertirnos y entretenernos. Estos mini-juegos se dividen por tipos, lanzamientos de falta, disparos, centros, penaltis, pases, etc… Pudiendo obtener en ellos diferentes medallas, dependiendo de como realicemos el ejercicio. Totalmente recomendados.

Vamos a continuar ahora con aspectos que no han sufrido alomejor un cambio tan grande o tan sustancial, como son por ejemplo los gráficos. Mejoras gráficas apenas las vamos a notar respecto a su antecesor, ya que al ser este un aspecto que ha estado muy alto en las últimas entregas, apenas se han ido introduciendo cambios. Si que se han introducido nuevas animaciones, cuando los jugadores se lesionan, son intercambiados o las nuevas celebraciones de los goles. Pero en líneas generales nos encontramos gráficamente algo muy parecido a lo ya visto, y muy parecido también entre consolas ya que hemos probado las versiones de PlayStation 3 y Xbox 360 y lucen exactamente igual.




Los modos online funcionaron bien en juegos anteriores y funcionan bien en FIFA 13, nos encontramos los mismos modos, los cuales funcionan de igual forma, pero con los añadidos de las estadísticas en tiempo real. A pesar de que el modo temporada online tiene varios errores, uno de ellos es que estás esperando al jugador en el campo de entrenamiento y se queda ahí toda la vida, nunca te entra en la partida y no puedes salir de ahí, si no es saliendo al menú de la consola, algo que supongo acabarán arreglando con el lanzamiento de un parche.

El aspecto sonoro, también se mantiene estable, con los comentaristas que ya todos conocemos. Aunque este año y gracias a las estadísticas reales, nos hablan de la posición en la tabla en al que estamos, nuestros últimos partidos o de los rendimientos de jugadores. Aparte de incluir aunque de forma muy comedida comentarios a pie de campo.

[box_dark]En conclusión FIFA 13 ha vuelto a dar un paso hacía adelante, ha sabido ser nuevamente un mejor simulador de fútbol, añadiendo mejoras que a simple visto alomejor no te venden el juego, pero que las descubres al estar enganchado a los mandos. EA ha sabido añadir sin estropear, algo muy importante en este tipo de juegos. Puede que el juego sea parecido al anterior, pero no se puede culpar a EA de rozar la perfección en sus juegos de esta saga cada año, por lo que se dejan ellos mismos poco margen de mejora para los próximos años. A mi realmente me costaría adivinar por ejemplo con que retocarán el año que viene, porque el nivel del juego es muy alto.[/box_dark]