Mesa Redonda: ¿Hay necesidad de tanta consola?

Mesa Redonda: ¿Hay necesidad de tanta consola?
 
 

No queremos hablar de las consolas de sobremesa como Durango, Orbis y Wii U, sino que esta mesa redonda va enfocada a todas las consolas basadas en Android (o en su propio SO) que se han anunciado recientemente. La más famosa, Ouya, tiene miles de pedidos encargados, y le siguen de cerca la nueva Nvidia Shield, Piston, Gamestick, eSfere… ¿Qué opina el staff de Areajugones de tanta consola Android y basada en Steam y Linux? ¿Habrá mercado para todas?

Noentiendero: ¿Se avecina el Crash del 2013?

Haciendo historia, me viene a la mente el célebre Crash del 84. Fue un momento que, teóricamente, estuvo a punto de extinguir a los videojuegos. Dio lugar en la Segunda Generación, entre el 1983 y 1984, debido a que en el mercado había muchas consolas, sobrando oferta y teniendo poca demanda en comparación, dando lugar a la bancarrota de muchas compañías y al fin de la Segunda Generación. ¿Se aproxima lo mismo en 2013? Bueno, sería decir mucho, porque estas consolas no tienen el mismo impacto que tendrían las consolas de Nintendo, Microsoft o Sony. Pero no se yo si acabarán de cuajar, sobre todo, por la ingente cantidad de sistemas que se avecinan. Si bien algunos sistemas ofrecen ciertas características especiales (por ejemplo, Piston y su relación con la plataforma Steam), muchos otros no tienen nada especial, similarizándose con otros sistemas “gemelos”. Algunos triunfarán, pero otros fracasarán. Si se ofrece un precio competitivo, y cierto márketing y futuro, al menos, hasta que salgan las nuevas consolas de Sony y Microsoft, podrían hacerse un hueco bastante interesante. La cuestión es si los jugadores preferirán alguno de estos extraños sistemas, o jugar en un rudimentario PC, que ofrece mayor compatibilidad, características y posibilidades. Los jugadores decidirán el destino de estas consolas, algo que vendría marcado por el catálogo de juegos (tanto en cantidad como en calidad) que se ofrezca.

Josep Carceller: Creo que no

Hace un tiempo que nos va llegando cada día más información sobre nuevas consolas Android. He de decir que yo personalmente estuve muy tentado de pagar los 99$ que pedían para reservar una Ouya en Kickstarter, pero debido a que ahora mismo el dinero es una necesidad al alcance de pocos, dejé pasar la oportunidad de ser uno de los primeros mortales en tener esta consola. El por qué, no lo sé, porque podía haberlo hecho en ese momento sin repercutir demasiado en mi economía. A medida que pasó el tiempo y se anunciaron nuevas consolas “de segunda linea” como Ouya, me di cuenta cuán bien había obrado en no reservar dicha consola. El por qué: Creo que habrá demasiadas consolas de este tipo y que incluso los chinos no tardarán en imitar y sacar alguna propia, como hacen con los smartphones, dejando de lado si son de calidad o no. Mis planes son los de comprarme una consola next-gen (no voy a rebelar si la de Sony o la de Microsoft), y si algúna compañía se anima a mandarnos alguna consola de estas para hacerle una review, estaré encantado, pero de momento no creo que me vaya a comprar una consola para, de momento, jugar a juegos de SuperNintendo.

Julio J. Pérez: La uniformidad es la muerte; la diversidad es la vida.

El anarquista Mijail A. Bakunin, predecesor de Karl Marx y todo el socialismo que vino después lo dejo claro en el Siglo XIX. Cuando contamos con muchas ofertas el público puede elegir mejor ajustándose a su economía y exigencias. Las nuevas consolas se van a dividir en esta generación en tres ramificaciones, dejando de lado la liga portátil en la que juegan 3DS y PSVita. En una Liga Inferior estarían las tres anunciadas basadas en Android hasta la fecha: Ouya, eSfere y Gamestick. De estas solo podrá triunfar una, la que tenga más marketing y mejores opciones. Dependiendo de su éxito el futuro dirá si esta idea de juegos arcade, emuladores de otras consolas hasta la quinta generación de consolas, y títulos específicos para tablets en el televisor puede llegar a buen puerto.

La Segunda Liga es en la que se han unido diferentes grandes compañías viendo el jugoso pastel en el que se ha convertido en los últimos años las consolas, dado que los videojuegos ya mueven más dinero que la industria cinematográfica. Comparación inevitable que por desgracia ya se está haciendo palpable que solo sobreviven los más fuertes, como una ley de la jungla. En esto tiene que estar muy atenta Nvidia con su apuesta de su consola Shield, que técnicamente es casi una Xbox 360 o PS3 portátil, dado que un alto precio puede llevarla pronto al olvido. Al igual está Valve al financiar Piston de Xi3, que no será más que un PC de gama muy alta con Steam y otras funciones corriendo bajo Linux. Valve igualmente debe saber lo que quieren sus seguidores con el rumoreado y muy esperado Steam Box, nombrado ahora como BigFoot. Un buen precio podría hacer que sea una gran competencia a las grandes.

Pero sin duda las máquinas más importantes de esta generación seguirán siendo las de Sony, Microsoft y Nintendo. Esta última ha sido muy espabilada al sacar su consola casi un año antes que las otras dos pero está pecando de ciertos fallos técnicos, no ofrecer una potencia gráfica acorde a lo esperado y pocos juegos de third party que no sean adaptaciones. Solo el tiempo dirá si podrá competir de igual manera con las rumoreadas PS4 y Xbox 720 (o como se llamen) que están observando detenidamente el mercado y exigencias de todos sus usuarios para no caer de nuevo en la falta de innovación tecnológica (que no de potencia técnica), dado que ambas van a ir muy parejas en cuanto a prestaciones.

 

Esteban García Marcos: Android es el futuro de los videojuegos gracias a su libertad

Creo que la diversidad no solo se basa en la cantidad de consolas que pueda haber en el mercado. Si no que la diversidad se haya cuando unas pocas consolas pueden cubrir las necesidades de grupos de personas muy variopintas.

De poco sirve tener cincuenta consolas si todas se dedican a lo mismo y se cierran puertas las unas a las otras con sistemas privativos y exclusividades que no hacen más que molestar a los jugadores.

Pero esto parece haber cambiado, la llegada de Android al ocio electrónico ha abierto las puertas del software libre y la apertura de sistemas a un mundo tan cerrado y decadente como lleva siendo, desde hace unos años, el mundo de los videojuegos.




¿Hay tanta necesidad de consola? Taxativamente no, la “selección artificial” hará que las mejores perduren y las peores caigan en el olvido. Mientras tanto yo seguiré apoyando sin duda, tanto a Android, que cada vez se hace un hueco más grande en los videojuegos. Tanto a los ordenadores que siguen permitiendo una libertad a la que las consolas no pueden seguirle el rastro.

Alejandro García: Va a costar adaptarse al cambio

Yo creo que va a costar muchísimo introducir estas consolas al mismo nivel que las consolas actuales. Pienso que está bien que haya un elevado número de consolas en el mercado y que así podamos elegir la que más nos convenga, pero las consolas venideras tienen un gran reto por delante si quiere hacerse un hueco en este mercado. Además, también tenemos que tener en cuenta el catálogo de estas consolas, ya que si no es competitivo, poco tienen que hacer en el mercado. Nuevas empresas pueden aprovechar esta oportunidad para lanzar nuevos juegos, géneros… puede que gracias a este boom de consolas, nuevas empresas se hagan eco y exploten al máximo las prestaciones que les ofrecen y saquen a relucir una consola que haga frente a las tres grandes, todo es posible. Pero como todos opinamos, que una de estas consolas se cuele en nuestras casas va a ser una tarea muy difícil. Algún día tendremos que apostar por la innovación, y Android está peleando por estar en el futuro en nuestros hogares, puede que lo consiga, pero nos costará adaptarnos al cambio.


Contenido relacionado