Análisis: Ninja Gaiden 3: Razor’s Edge (Wii U)

Análisis: Ninja Gaiden 3: Razor’s Edge (Wii U)
 
 

Enmendar es de sabios, no de ninjas

[box_info]Ninja Theory mejora bastante la base jugable de Ninja Gaiden 3 con una ajustada dificultad, más modos de juego, personajes, armas y un inédito multijugador recuperando la esencia de los dos primeros Ninja Gaiden pero lastrando ciertos problemas que ya tenía el original lanzado en su día en PlayStation 3 y Xbox 360. [/box_info]

El estudio Team Ninja de Tecmo pasará a la historia por haber renacido una de las sagas de acción más queridas de la época de NES, Ninja Gaiden. El primer reboot de la saga, lanzado en exclusiva en la primera Xbox tras el desarrollo de los más que notables Dead or Alive, fue uno de los hack’n slash más difíciles y desafiantes de la época sentando cátedra de como debería seguir la saga. Desde ahí la serie empezó a expandirse de nuevo y llegar a otras plataformas (PS3, Xbox 360, DS, PSVita) pero con la salida de Tomonobu Itagaki, Ninja Gaiden 3 para PS3 y Xbox 360 fue una entrega algo insípida y muy mejorable. Así, hasta la llegada de la versión “definitiva” o Sigma, como se le conoce, los usuarios de Wii U han recibido su primer juego de acción con pequeños cambios, mejoras y múltiples novedades, escuchando fielmente a todos los fans que criticaron el juego original, cuyo lanzamiento se efectúo en marzo del año pasado.

Ninja Gaiden 3: Razor’s Edge nos sitúa en un contexto argumental un tanto simple: Ryu Hayabusa, protagonista indiscutible de la saga, ha sido maldecido en una de sus misiones y deberá combatir con el virus que infecta su cuerpo mientras se enfrenta a un sanguinario grupo terrorista que pretende dominar el planeta. Así recorremos múltiples lugares y muy variados: Arabia Saudí, Londres, una mansión, un buque, una zona de experimentos, etc. pudiendo luchar con enemigos a cada cual más variado, desde soldados, otros ninjas, robots, demonios e incluso dinosaurios o gigantescos mechas. La intención de sus programadores es divertir sin ninguna pretensión y sin tomarse en serio el guión, al contrario que han hecho otras compañías como Capcom (Devil May Cry) o Platinum Games (Metal Gear Rising: Revengeance, Bayonetta).

NinjaGaiden3RazordEdgeAreajugones (18) NinjaGaiden3RazordEdgeAreajugones (15)

NinjaGaiden3RazordEdgeAreajugones (13) NinjaGaiden3RazordEdgeAreajugones (17)

No obstante Ryu no es el único protagonista del juego, las ocho fases que componen el juego, de media a una hora de duración cada una, pueden ser jugadas por Ayane, una de las más famosas luchadoras de la saga Dead or Alive, con sus propios movimientos y escenas, al igual que con Kasumi (también de DoA) y Mojimi, la aprendiz de Ryu, que están disponibles mediante sendos DLCs gratuitos desde su fecha de lanzamiento. La mencionada maldición que tiene Ryu solo le afecta a él por lo que es el único que protagoniza una serie de fases cortas en las que tiene que ir aniquilando al mayor número de enemigos para saciar la sed de sangre de su espalda maldita.

Por otra parte los tres niveles de dificultad presentes en el juego original siguen en esta nueva entrega pero se ha ajustado notablemente la inteligencia de los enemigos, siendo ahora un juego más difícil y parecido a las dos primeras entregas. Además los jefes finales son bastante complicados aunque dado el hecho de que hay nuevas y mejores armas el juego gana muchos enteros haciendo que cada aventura sea bastante diferente a la anterior, aún sufriendo de fases muy repetitivas y una jugabilidad muy sencilla y genérica.

NinjaGaiden3RazordEdgeAreajugones (5) NinjaGaiden3RazordEdgeAreajugones (16)
NinjaGaiden3RazordEdgeAreajugones (4) NinjaGaiden3RazordEdgeAreajugones (7)

El control con todas y cada una de las seis armas disponibles es muy sencillo y gracias al Wii U Gamepad podemos acceder a ellas con suma facilidad, pudiendo alternarlas más fácilmente que con el menú. Cada arma cuenta con un uso especifico y es mejor contra una serie de enemigos, como todo juego de acción. Disponemos de la típica katana, unas guadañas, garras, arcos, etc, junto con tres nuevos ninpos, que son magias especiales que vamos adquiriendo y mejorando con el karma obtenido al derrotar enemigos. Otro aspecto que criticaron bastante en el juego original fue la falta de crudeza y desmembramientos de los enemigos, una señal inequívoca de la saga, que vuelve a estar presente en toda su plenitud en Razor’s Edge.