Análisis God of War Ascension, ahora los golpes llegan más lejos

 
 

[row_box class=”box_cols”]
[col type=”1_2″ class=””]

Lo Mejor

[arrow_list]

  • Mejorada la dinámica de combate
  • Un modo multijugador adictivo
  • Un reto para todos aquellos amantes de la dificultad

[/arrow_list]
[/col]
[col type=”1_2″ class=””]

Lo peor

[arrow_list]

  • La duración no supera las 10-12 en dificultad normal
  • Repetitivo en ciertas ocasiones

[/arrow_list]
[/col]
[clear]
[/row_box]

 

Kratos se despide de PlayStation 3 con God of War Ascension, una entrega que retoma los orígenes de la saga y que nos transporta justo 6 meses después de la muerte de la familia de Kratos y se sitúa también posterior en el tiempo a romper el pacto con Ares.

Cuando un pacto se rompe son las “Furias” las que se encargan de perseguir a aquel que ha roto el pacto de sangre y castigarlo por su falta de respeto a los dioses. La historia como ya veis se inserta con adhesivo a los que habíamos visto en las anteriores entregas. Con ese toque de mitología nos vuelven a situar delante de una historia digna de contar a pesar que no se la han jugado con grandes personajes. No veremos a los grandes dioses en esta ocasión y puedo afirmar sin duda que es una de las historias menos trascendentes en cuanto a la saga, aunque no por ello menos interesante a la hora de jugarla.

Nos dijeron los desarrolladores y es lo que han querido transmitir durante los meses previos al lanzamiento del juego, es que esta vez estamos ante un Kratos mucho más humano. La sensación la han conseguido, quizás sea en Ascension donde podemos entender un poco mas a Kratos y donde conseguimos ver un poco más de el.

Las líneas maestras del juego llevan mucho tiempo dibujadas y en ese sentido estamos delante de un juego que continúa muchas mecánicas que hemos vivido ya en el pasado. Los combates siguen la misma fórmula que tantas veces hemos probado. Pero esto no es para nada negativo ya que se trata de algo que ha convencido a millones de jugadores y que tendría difícil maniobra de mejora. Puede que si que nos encontremos antes un Kratos más bestia. Quizás la reciente muerte de su familia le ha hecho enfurecer hasta el punto que en esta entrega las mutilaciones de los enemigos dejan al descubierto tripas y cerebros por doquier. Incluso deja de abrir los cofres como antaño para romperlos de un par de puñetazos. No obstante en los combates no han querido dejar de innovar, ya que ahora con R1 nuestras queridas espadas del caos servirán para atraer hacia nosotros al enemigo que tengamos delante, lo que alargará la vida de los combos y aportará un toque de acción más frenética a las batallas.




Esos dioses que tan mal lo pasaron en la tercera entrega de la saga, esta vez nos serán de gran ayuda, ya que nos ofrecerán sus poderes para aplicarlos junto a nuestras espadas del Caos. Las míticas espadas podrán tener el poder del fuego, del hielo, del trueno y de las sombras. Pudiendo cambiar entre ellas con los distintos botones de la cruceta. Estos poderes servirán por si fuera poco de elemento estratégico ya que los combates requerirán hacer uso de una u otra dependiendo del enemigo que tengamos enfrente.

Todas las armas e incluso los poderes serán mejorables con orbes rojos como ha ocurrido siempre. La variedad de armas del juego la encontramos esta vez gracias a nuestros enemigos. Con su muerte, estos dejarán caer el arma que estén blandiendo y será entonces cuando nosotros podremos usarla por un periodo de tiempo. También podremos arrebatarles las armas por medio de R1. De todas formas estas armas no tendrán la profundidad que la nuestra, solo tendrán el botón O asignado y no podrán ser mejoradas más teniendo en cuenta que solo las podemos usar por tiempo limitado.
Tendremos otro tipo de armas que las llamaremos “secundarias”. Estas servirán tanto fuera como dentro del combate, como por ejemplo un amuleto que sirve para reconstruir y destruir elementos del mapa con el transcurso del tiempo. Tendrán efecto en los combates y también podrán ser mejoradas.

La ira ha sido ligeramente retocada, esta vez la acumulación irá mediante la realización de combos y se perderá apenas nos toquen los enemigos o estemos unos segundos fuera de combate, de forma que reservala no valdrá para nada y solo nuestra habilidad en combate servirá para activar esta “fuerza extra” que variará según el elemento al que estén vinculadas nuestras espadas del caos.11965GamesCom_Talos

Algo que no puede faltar a la cita son los clásicos QTE para dar muerte a los grandes enemigos y jefes. Esta vez además del típico “aprieta el botón en el momento exacto” se añade una mecánica en la que los enemigos intentan zafarse de nosotros y nos atacan a mitad del QTE. Para esquivar sus ataques no tendremos que apretar otro botón, sino intuir por que lado viene el ataque y esquivarlo apretando con el joystiq al lado contrario, todo mientras la pantalla se pone en cámara lenta.

Los enemigos volverán a ser de todas las clases y colores, la variedad que no falte. Encontraremos minotauros, aspectros, gigantes, hombres elefante, orcos y mucho mas. Todos con sus diferentes ataques, en esta ocasión mucho más difíciles de preveer. Por suerte aquí no han dejado de innovar y tenemos criaturas distintas respecto a otros juegos.

Dejado atrás todos estos puntos nos centramos ahora en la exploración y en los puzzles. A nivel de exploración el juego continúa contando una historia líneal en la que tenemos que movernos en los caminos que los desarrolladores han creado ahí para que nosotros avancemos. Eso si, a nadie se les escapa ya que en los puntos muertos de la cámara se esconde casi siempre un cofre blanco o rojo (nos las sabemos todas).

Lo que si hemos notado es que en esta entrega tendremos que usar mas el entorno y nos veremos con mucha frecuencia escalando y trepando edificios, muros o montañas con dinámicas que nos recuerdan un poco a otras sagas de PlayStation como Uncharted.

Puzzles, encontraremos muchos y variados por los distintos escenarios. La dificultad de los mismo no será muy elevada, pero en alguna ocasión si que te encuentras ante un problema que te empieza a calentar la cabeza, pues no tenemos ninguna pista que nos diga como poder resolver el enigma. Prohibido acudir a Youtube, que os salga humo del coco.analisis-god-of-war-ascension-art




Si tenemos que hablar del apartado gráfico, no vamos a entretenernos mucho. God of War 3 lució unos gráficos que fueron aplaudidos en su día y Ascension sigue el mismo camino. Cierto es que la paleta de colores de Ascension se acerca mas a los colores claros por encontrarnos mas con paisajes abiertos y coloridos, por contrar de la entrega anterior que nos ofrecía una ambientación mas oscura y tenebrosa.
El diseño de escenarios una vez mas vuelve a ser uno de los grandes fundamentos de este juego y sorprende tanto por la belleza de escenario como por sus detalles de recrear una Grecia de época. Una pena que solo podamos “caminar” por estos paisajes durante mas o menos unas 10-12 horas, que es la duración media para una partida en modo normal. Si sois expertos os aconsejo el modo difícil, no solo porque aumentará las horas de juego, sino poque realmente ofrece un verdadero reto solo superable por expertos en la materia.

El aspecto sonoro se lleva la palma tanto por su doblaje al castellano como por su banda sonora. Ambos aspectos han sido trabajados al máximo. Sin duda Tyler Bates ha sido capaz de dotar al juego de una ambientación sonora a la altura, como ya hizo en su día con la película 300.

Sin duda entramos a uno de los puntos más polémicos, el multijugador. Cuando este modo fue anunciado en el E3, una gran parte de este sector dio un paso atrás y empezó a coger con pinzas no solo los datos que pudieran ir saliendo de ese modo, sino del juego en general. Trabajar en ese modo hacía pensar que se pudieran olvidar de lo que ha hecho grande a God of War hasta el día de hoy.

Pero la historia es bien distinta. El multijugador se ha convertido en un punto muy positivo de Ascension. Sony Santa Monica llevaba años trabajando en esto y el resultado salta a la vista. Ha gustado tanto a público como a prensa y por Youtube abundan los vídeos del multijugador del juego.

En el multijugador encarnamos la piel de un Guerrero salvado por los dioses y que deberá elegir como “mentor” a uno de ellos. La elección aunque se puede cambiar en cualquier momento del juego no se trata de un mero trámite, ya que cada dios (Zeus, Ares, Hades y Poseidón) nos otorgará diferentes habilidades.

A medida que vayamos ganando partidas se nos otorgarán puntos que servirán para subir de nivel y mejorar nuestras habilidades y desbloquear todo tipo de armas, armaduras y objetos. Un sistema de progresión muy profundo. Cada dios incorpora además distintos retos que deberemos cumplir en las partidas para subir más rápido de nivel. En este sentido nos encontramos que para llevar al máximo a un jugador deberemos estar muchas horas en los mandos.

E3MP_004_SM

Nos sorprende también la variedad de modos que tiene el juego, desde el típico duelo por equipos o todos contra todos a un captura la bandera. Modos sacados del género FPS pero adaptados como anillo al dedo a esta entrega y con un resultado notorio.
Incluso contamos con un modo “horda” que nos permite jugar online con otro jugador y aguantar en el campo de batalla matando enemigos controlados por la IA hasta que uno de los dos resulta muerto.




Ahora las críticas que recibió en su día por la incorporación de modos multijugador se desvanecen en el aire. Porque este modo ha supuesto un incentivo enorme para todos aquellos que ya disfrutabamos con el modo historia y que ahora lo podemos hacer por partida doble.

[styled_box title=”Resumen” class=”sb_red”]En conclusión con God of War Ascension nos encontramos la despedida de Kratos de PlayStation 3 dejando el listón muy alto. Siguiendo las líneas generales de anteriores juegos, han sabido añadir lo justo y quitar lo mínimo para mejorar respecto a anteriores entregas y ofrecer unas 10-12 horas de diversión offline. Sumar también el gran añadido del multijugador, divertido, adictivo y profundo.[/styled_box]