Análisis Army of Two: The Devil’s Cartel: Mucha acción mal aprovechada

 
 

Aquí tenemos uno de los juegos más potentes que hemos visto últimamente. Acción trepidante, tiroteos desmadrados y épicos combates. Esto es Army of Two: The Devil’s Cartel.

 

En Devil’s Cartel, jugamos con dos personajes totalmente nuevos (en los otros 2 juegos jugamos como otros dos personajes que ahora son “veteranos” y participan en ciertas misiones: Salem y Rios). De estos dos personajes no se conocen sus nombres reales, pero se hacen llamar Alpha y Bravo. Ambos estaban en el Ejército, pero fueron reclutados por TWO (Trans-World Operations), una compañía privada militar. En este juego, el presidente mexicano Cordova contrata los servicios de escolta de TWO, y nuestra misión principal es luchar contra un gran cártel mexicano, La Guadaña, que tiene un gran ejército paramilitar. A lo largo del juego los enemigos van mejorando, llegando a encontrarnos con algunos soldados militares (contratados por el ćartel) y Brutos (Titanes o Juggernauts). Cada vez los enemigos son más difíciles y van mejor armados.

La duración de la historia dura unas 7 horas en dificultad intermedia. Hay bastantes misiones, y cada misión se divide en partes que pueden ser jugadas independientemente. Pero aquí tenemos lo malo de este juego: lo único que podemos jugar: la campaña. Nada más. Ni multijugador competitivo, ni misiones secundarias cooperativas, ni modos Asalto/Horda… Supondré que más adelante saldrá algún tipo de DLC que incluya esto, pues para un juego que tiene tanta cosa y está tan bien como es Devil’s Cartel, que sólo podamos jugar la campaña (que no es que tenga una duración extremadamente alta)… supone un gran juego con un potencial muy alto, pero todo ese potencial está desaprovechado. Como tener una GTX650 en un Pentium 3.

El juego puede ser jugado de forma cooperativa, con dos jugadores (uno para Alpha y otro para Bravo), en pantalla dividida y online (necesita pase online).

 

Army Of Two Devils Cartel

La cooperación es un punto fuerte en este juego.

 

Este juego está fuertemente basado, como no, en otros juegos de la saga Army of Two, que ya sacó otros 2 títulos y tiene unas bases bien asentadas. Resumimos que este juego, y la saga en general, consta de un Shooter en Tercera Persona con un sistema de coberturas.

En The Devil’s Cartel nos encontramos con un sistema de coberturas avanzado, con el que podemos movernos con facilidad entre las diferentes coberturas, además de que funciona especialmente bien gracias a la adición del sistema “apunta y cúbrete”, con el que podemos movernos de una cobertura a otra con sólo apuntar a ella (nos aparece una flecha en el lugar al que nos movemos, que puede ser seleccionado por el jugador con sólo mover la cámara).




Los combates son frenéticos y muy épicos. Además, hay una nueva función, denominada “Aniquilación“. A medida que vamos eliminando enemigos, vamos sumando “aniquilación”, y cuando la conseguimos, podemos activarla. El resultado es munición infinita, invencibilidad y daño drásticamente aumentado durante el tiempo que dura esta función. Cada jugador puede sumar su propia “aniquilación”, y cuando la de un jugador es activada, la de otro jugador puede ser también activada al mismo tiempo, consiguiendo el doble de poder, y disparos en cámara lenta.

 

En modo "Aniquilación", la pantalla se tonificará de color naranja.

En modo “Aniquilación”, la pantalla se tonificará de color naranja.

 

La personalización es un punto fuerte en Devil’s Cartel. Podemos realizar, entre puntos de la campaña, cualquier cambio de armamento y apariencia. En lo relativo al armamento, podemos seleccionar un arma principal y secundaria, y una pistola. Como armas tenemos fusiles de asalto, subfusiles, ametralladoras, escopetas y francotiradores. El arsenal es muy amplio, pero lo mejor de todo son las opciones de personalización que nos brinda el juego. Podemos cambiar desde la mira hasta el cañón pasando por el cargador y los anclajes, entre otros elementos. También se puede cambiar el skin del arma, en dos partes diferentes e independientes.

Por otra parte, otros cambios que se pueden realizar están relacionados con la apariencia del jugador. En primer lugar, se puede cambiar la vestimenta, pudiendo escoger entre varias vestimentas bastante interesantes; hay para gustos, vestimentas militares, paramilitares, de “bandas”, informales… En segundo lugar, podemos cambiarnos la máscara (algo característico en Army of Two). Podemos adquirir máscaras, algunas bastante interesantes (hay máscaras de Medal of Honor, Battlefield e incluso de Dead Space), o hacer nuestras propias máscaras personalizadas, algo bastante interesante: podemos añadir elementos gráficos predefinidos en el juego y componer nuestros propios diseños por capas. No hay muchos elementos predefinidos, pero la simple idea de personalizar la máscara está muy bien.

avance-armyoftwo3Cualquier cosa que se quiera modificar cuesta dinero. Por cada submisión que realizamos ganamos dinero, con el que podemos adquirir armas, accesorios, skins para armas y diversos elementos de apariencia personal; además, ganando dinero, se sube de nivel. Hay 25 niveles totales. El dinero ganado varía en cuantía de lo que realicemos durante la misión; en esencia, en las misiones, se ganan puntos por lo que hagamos. Por abatir a un enemigo se gana una cantidad fija de puntos, pero pueden verse aumentados si realizamos acciones como tiros en la cabeza, flanqueos, emboscadas, baja cuerpo a cuerpo, etc. También ganamos los puntos de las bajas y acciones que realice nuestro compañero.

 




Un detalle muy bueno: en las cutscenes (cinematográficas) los personajes llevan las armas, complementos, vestimentas y diseños de máscara que se le personalizaron. Si creo mi propia máscara, ésta se verá en las cutscenes y las verá alguien que esté jugando el el modo Cooperativo. Lo mismo se aplica con las armas: puedo llevar un subfusil lleno de accesorios que se verá así en las cutscenes. Normalmente las armas que llevan los personajes en estas cinematográficas son las que portamos antes de ello, aunque en ocasiones cambia a la principal. En algunas pocas cutscenes las armas cambian, pero muy pocas veces. El nivel de detalle en este aspecto es muy interesante.

Algún que otro detalle en las cutscenes es bastante extraño. Por ejemplo, una curiosidad: siempre que matan a alguien de un disparo en la cabeza, SIEMPRE comprueban pulsaciones para ver si sigue vivo. Y dirán “Vale, aunque suele pasar, no siempre que disparan a alguien en la cabeza muere”. Pero hasta en un personaje al que le disparan a quemarropa estilo ejecución con una pistola en la cabeza, y se le ve un buen boquete en la frente, y por la nuca (agujero de entrada-salida), le comprueban el pulso. Bien, esperemos que no se convierta en zombi.

 

Hablemos ahora de algunos fallos de este gran juego. Porque el juego en esencia es increíble, pero tiene ciertos fallos que fastidian la experiencia.

Primero contaré mi anécdota personal. Devil’s Cartel no es que tenga muchos bugs (o al menos en cantidad no vi muchos), pero los que hay… son un poco graves. El que me pasó fue así:

Estaba jugando la última misión. Enemigos de todas partes y modo “Esponja” activado. Tras eso, viene un “Jefe Final” típico, al que hay que hacerle mucho daño para que caiga. Tras 3 minutos seguidos disparando, termino con él. Sale la penúltima Cutscene final, acaba la cutscene y debería salir la siguiente cutscene. Pero en vez de eso, el juego me muestra un precioso: “BRAVO HA MUERTO”. Vaaale, lo único que puedo hacer es Reiniciar Punto de Control, desde el principio (cuando salen los enemigos de todas partes).

Y el juego tiene algunos otros bugs, como por ejemplo:

IMGP9649




Esperaré que se solucionen con algunos parches…

 

 

En segundo lugar (y recordando el problema de tener sólo campaña), podemos hablar del sistema de coberturas. Aunque tiene buenos elementos (destacando el sistema “apunta y muévete”), ¿por qué nunca vemos el shooter en tercera persona perfecto? ¿Por qué para disparar desde una cobertura nos descubrimos del todo? ¿Por qué no sacamos sólamente el arma, lo justo? Si hablásemos de un juego con modo competitivo, lo podría entender, pero siendo únicamente modo individual, no lo entiendo que se siga utilizando este viejo sistema, que no costaba nada renovarlo. Si en las cutscenes siempre lo hacen bien, solamente se asoman lo justo, ¿por qué no hacer lo mismo en el juego?

Por otra parte, ciertas misiones tienen muchas carencias en las coberturas. Está hecho de tal forma que el objetivo épico no sea que no te disparen, sinó que aguantes 10 ráfagas de tiros por cada 15 segundos. Prefiero imaginar que no son impactos, sinó disparos cercanos.

Disparar a ciegas también te deja demasiado expuesto. Las animaciones de este disparo a ciegas (contención, sin asomarse) sacan demasiado cuerpo afuera, y siempre acabas recibiendo daño. Muchas veces, nada más sacar la mano, ya te dan.

¿Aparecen los enemigos de la nada? En ocasiones parece que sí, y me ha pasado alguna vez, de ver que detrás de un coche salió un enemigo que antes no estaba (y me aseguré de ello bien).

 

 




avance-armyoftwo2

 

En resumen: Army of Two The Devil’s Cartel es un gran juego con algunas cosas típicas mejorables (sistemas de coberturas), pero el gran fallo de este juego es que sólamente tenga modo Historia. Pide a gritos un modo alternativo.

 

 

[row_box class=”box_cols”]
[col type=”1_2″ class=””]

Lo bueno

[arrow_list]

  • Acción frenética y continuada
  • Grandes opciones de personalización de vestuario y armamento
  • Sistema de cobertura “apunta y muévete”

[/arrow_list]
[/col]
[col type=”1_2″ class=””]

Lo malo

[arrow_list]

  • Sólo podemos jugar la Campaña, que además es algo corta
  • El juego tiene algunos bugs
  • En ocasiones cubrirte no sirve de mucho

[/arrow_list]
[/col]
[clear]
[/row_box]

 

[toggle_content title=”VIDEOS” class=””]

[/toggle_content]