Lo primero es y será siempre el usuario

 

ps42

Los fans del mundillo de los videojuegos echábamos ya de menos las batallas entre nuestros dispositivos preferidos. Desde las luchas a grito pelado, en los años de N64 y Playstation, ninguna generación ha tenido el empuje y la rivalidad de aquélla. Las últimas informaciones de Microsoft y Sony parecen anunciar una nueva batalla épica entre jugones. ¿O tal vez no?

Hablando en plata: Sony le ha dado una buena patada en el trasero al gigante americano. No por precio (que será menor), no por posibilidades (que irán parejas) sino, simplemente, porque Sony sí ha escuchado al público. Ha comprendido que renunciar al mercado de segunda mano le hará ganar más dinero vendiendo más Playstation 4. Y en eso consiste este negocio, en vender videoconsolas.  Tratar de ganar más dinero decidiendo totalitariamente el uso de su producto, como ha hecho la compañía de Bill Gates, es una malísima jugada. Escupir en el plato del cliente, a la vista del mismo, nunca es una buena estrategia empresarial. Por mucha revolución y centro de ocio que ofrezcamos a cambio.

La calidad de un producto no lo es todo. Es muy importante, sí, pero también son las maneras en las que lo usamos, la imagen corporativa y un sin fin de detalles en éste o cualquier otro negocio. Cuesta creer que una empresa como Microsoft, que ha ofrecido servicios de tantísima calidad (como el postventa, por eejmplo), no haya sabido prever este patinazo.

Al ser humano le gusta compartir sus cosas con sus amigos y familiares. Empezamos con los cromos, seguimos con las cintas de VHS y cassette, hasta llegar a los actuales CDs, DVDs, Blue Ray, etc. Nos gusta saber que podemos disfrutar de las opciones de nuestros conocidos y éstos de las nuestras. Napster, Megaupload y mucho software revolucionario creado hasta la fecha nace bajo esa misma premisa: compartir. Otra cosa es que dicha actividad se nos haya ido de las manos y sea necesaria una cierta regulación, cosa que se debate actualmente en el sector de almacenamiento de datos, especialmente en la red, es visto con miedo por muchos.

Negar esta realidad puede decidir la balanza de manera inapelable hacia el lado de Sony. Por la sencilla razón que decíamos antes: los usuarios quieren que se les tenga en cuenta. Steve Jobs dijo:”no hacemos estudios de mercado, porque la gente no sabe lo que quiere hasta que nosotros se lo decimos”. Pero olvidamos que esto ocurría en el mercado de Apple y que sus productos, en calidad, estaban a años luz de lo que ofrecían sus competidores. Y ese no es el caso de Xbox One.

Veremos en que queda la lucha. No obstante, según los primeros indicios parece que nos quedaremos, una generación más, sin ver una buena pelea. Sony ha noqueado a su rival antes incluso de que suene la campana de inicio del combate. Sin olvidar las malas artes de Microsoft la cual aseguró que sus juegos corrían en Xbox One, cuando la realidad era otra.

 


Contenido relacionado