Análisis ‘Final Fantasy XIV: A Realm Reborn’, adentrate a la nueva experiencia online

 

Square Enix se decide por fin a sacar al mercado el número 14 de su saga ‘Final Fantasy‘ convirtiendo a ésta en una nueva experiencia online que seguro que cumple con las expectativas pedidas, o al menos esa impresión nos ha dado.

Con el difícil objetivo de ser fiel y superior a su gran antecesor online, ‘Final Fantasy XIV: A Realm Reborn‘ cuenta, nada más empezar, con una introducción cinemática digna de una saga como ‘Final Fantasy‘, de esas que no te cansarías de ver.

Pulsamos START y nos vamos directos a crear nuestro personaje, ya que cuenta con un editor clásico de MMO, bastante completo a primera vista, ya que podremos elegir la raza de nuestro personaje, tamaño de los ojos, color de cada parte de nuestro cuerpo (piel, cabello, bello facial, ojos, tatuajes…), además de contar con la posibilidad de elegir gran variedad de peinados, cicatrices, tatuajes y accesorios del estilo. Nada fuera de lo habitual, pero consiguiendo un aspecto muy del estilo de Final Fantasy. 

(Si nos fijamos en la parte izquierda de la imagen abajo mostrada, vemos todas las características que podremos modificar de nuestro personaje)

ff1Nuestro Roegadyn recien salido de la peluquería.

A la hora de hablar de razas tenemos que diferenciar a:

  • Las Miqo’te son una raza sobre todo femenina. De aspecto felino (orejas y colas de gato), sus sentidos son más agudos que los de otras razas. Su raza se divide en dos grupos, diferenciados por el culto a una determinada deidad: Keepers of the Moon y Seekers of the Sun.
  • La contrapartida masculina de las Miqo’te, son los Roegadyn. Poderosos y enormes, se dividen en dos facciones: los Sea Wolves y los Hellsguard.
  • La raza de los Elezen, ocupan el lugar de los típicos elfos. Creyéndose que disponían del poder para reclamar la tierra de Eorzea como suya, se difuminaron por decenas de territorios, siendo una de las razas más comunes en ‘Final Fantasy XIV‘.
  • Los Hyur son generalmente pacíficos, extremadamente preparados a nivel físico y con un aspecto altivo. Hay dos grupos bien diferenciados: Los Duskwight y los Wildwood.
  • Por último, los Lalafell. Son criaturas muy voluminosas, pero de baja estatura. Son principalmente comerciantes debido a su gran inteligencia, y no suelen tener problemas en relacionarse con las otras razas habitantes de Eorzea.

Tras personalizar nuestro personaje hasta el más mínimo detalle, podremos escoger su rol, ya queramos ser guerrero: de espada, hacha, lanza o arquero; o elijamos el camino de la magia: usando conjuros o actuando de arcanista. Ya solo nos quedará señalar su fecha de nacimiento (todo esto teniendo en cuenta la posición del sol o la luna), darnos una especie de signo del zodiaco que nos hará empezar con una serie de atributos mejorados (ya sea vida, mana, etc) y ponerle nombre a nuestro personaje.

Estaremos listos para introducirnos en uno de los muchos mundos (todos iguales) que encontraremos en el juego, a modo de servidor, y que con suerte podremos visitar si encontramos un hueco libre, ya que ha sido tal el ‘boom’ que ha tenido con su lanzamiento, que Square Enix se está centrando en mejorar los servidores y que consigamos disfrutarlo todos a la vez. Si no conseguís entrar, no os alarméis, al minuto y poco tendréis un sitio libre.

¿ESTÁS LISTO? ENTREMOS EN EORZEA

Una vez dentro y tras un pequeño vídeo de introducción la mar de desconcertante, nos vemos sumergido la intro o “tutorial” que tendremos que recorrer que, aunque es algo lenta, quizás nos vaya preparando poco a poco a coger soltura en el sistema de juego, a aprender cada habilidad o ir navegando por el mapa de tal modo lo convirtamos en algo habitual y sencillo de recorrer, ya que tendremos que hacer una gran cantidad de misiones secundarías que nos ayudarán a subir experiencia e ir ganando niveles, objetos y sobre todo dinero, lo que nos ayudará a obtener mejorar en nuestro equipo y conseguir derrotar a los enemigos un poco más fácil, o al menos, resistir de sus ataques mejor.

ff2Podemos ver el gran mapa que podremos visualizar, un mini chat abajo a la izquierda, y todas nuestras habilidades abajo.

Durante el transcurso del juego, podremos ir señalando zonas de retorno (como una especie de checkpoints o “lugares visitados de Skyrim” para que os hagáis una idea, sitios a los que poder tele-transportarte cuando quieras) e ir utilizando las diferentes habilidades que tenemos disponibles antes de que llegue la batalla, como es el caso de correr, el cual por unos segundos nos dará una velocidad extra que se agradece a la hora de ir de aquí para allá, buscando a los diferentes señores y señoritas que nos darán información para continuar nuestras misiones o acabarlas. Cuanto más “dificultad” tenga la misión, más experiencia y dinero nos darán, además de algún que otro objeto valioso.

Además, muchas de las misiones serán desbloqueadas cuando consigamos un cierto nivel en el juego, por lo que tendremos que estar listos y sobre todo tener la memoria suficiente para volver al punto en el que podamos desbloquear dicha misión y poder continuar con nuestra historia sin sobresaltos.

Tendremos la oportunidad de comprar en diferentes tiendas o transeuntes que nos encontraremos a lo largo del mapa, como ocurre en otros MMO, la cantidad y calidad de los objetos que podremos adquirir influye según el lugar donde se compre y sobre todo con el dinero del que dispongamos o en nivel con el que lleguemos al momento de la compra. Pudiendo obtener autenticas gangas o todo lo contrarío. Hasta ahora todo normal.

ff3Gracías a completar las misiones conseguiremos ir subiendo nuestro nivel.

Como ya hemos comentado, tendrás que recorrerte todo el mapa a pie, hasta que lleguemos al nivel 10 que podremos alquilar al clásico Chocobo, ese ave amarilla tan característica de la saga que nos hará el camino mucho más llevadero y sobre todo, y lo que es de agradecer, rápido.

¡PREPARADOS PARA LAS BATALLAS!

Aunque el transcurso del juego se te pueda hacer algo lento al principio, cosa que es normal, a raíz de una misión te mandarán a derrotar a tu primer bicho (¡al fin!), aunque éste sea un pobre engendro de mapache o una mariquita gigante de nivel 2. Éstos seres te harán ir cogiendo soltura a la hora de usar los ataques especiales, ya que el modo de combate es de ataque automático, salvo estas habilidades. Aclaración, seleccionamos al enemigo, y nuestro personaje (en nuestro caso, un arquero) se pondrá a lanzarle flechas cada cierto tiempo, salvo que con la combinación de botones de R2+O,(por ejemplo y entre otras combinaciones) en el caso de PS3 (con sus correspondientes equivalencias en Xbox360), podremos lanzar nuestros ataques especiales, como robo de vida o pequeños stuns (paralizadores). Cuanto más nivel vayamos alcanzando, más ataques especiales tendremos, más fuertes serán nuestros ataques y más resistiremos al de nuestros adversarios.

ff4

Por lo general ocurre como en todos los MMO, hay que tener cuidado con los enemigos que te sacan varios niveles por encima, o nos darán de lo lindo teniendo que volver al lugar de partida, o al menos haciéndonos gastar una gran cantidad de pociones. Debemos pensar dos veces contra que criatura nos enfrentamos, pero claro, cuanto más nivel, más experiencia ¿No es cierto?

Para los que vengáis de ‘Final Fantasy XI‘, del mismisimo ‘Worl Of Warcraft‘, o ‘Tera‘, en ‘Final Fantasy XIV‘ encontraréis todo lo que faltaba por mejorar en su antecesor, con un estilo de juego parecido a los anteriormente mencionados y con gráficos mucho más definidos, como nos tienen acostumbrados en Square Enix, que bien podría estar a la altura de sus títulos más recientes solo, que al tratarse de un juego online en constante evolución, dichos gráficos están algo por debajo, por muy poca diferencia, de por ejemplo ‘Final Fantasy XIII‘, pero sin tener nada que envidiar.

[styled_box title=”Conclusión” class=””]Jugabilidad sin a penas limites, gran cantidad de opciones,habilidades, misiones y enemigos/criaturas que derrotar y lo que es mejor, toda una comunidad online con la que interactuar, pudiendo quedar con tus amigos en horas llenas de diversión. Totalmente recomendado si eres fan tanto de ‘Final Fantasy’ como de los RPG/MMO[/styled_box]