Bitcoins, Litecoins y compañía: ¿ganar dinero?

 
 

Aunque para mucha gente esto no suponga ninguna noticia ni “nada nuevo”, mucha otra gente no habrá oído hablar de éstas criptomonedas, o las conocerá pero no sabrá de qué van. Para estas últimas personas va dedicado este artículo, ya que últimamente bastante gente me ha preguntado qué son y cómo se consiguen, así que les dedico este artículo personal. Por favor, pediría que el primer grupo se abstenga de hacer críticas relacionadas con el “Valla no me lo experava”. Gracias.

 

Pues bien, en este artículo vamos a hablar de las criptomonedas electrónicas descentralizadas que nos podemos encontrar en el “mercado”. Lo que comenzó por una idea innovadora, “creada” por un personaje apodado Satoshi Nakamoto (cuya identidad sigue siendo un misterio) el 4 de febrero de 2009, se ha expandido masivamente hacia la creación de otras monedas, gracias a la licencia libre MIT que tiene el protocolo Bitcoin. Así pues, podemos encontrar Litecoins, Feathercoins, Freicoins, Terracoins, Chinacoins, PPCoins, BBQCoins, Frankcoins, Fastcoins, Worldwidecoins, Mincoins, DGCoins, Worldcoins, Stablecoins, Namecoins… La maravillosa magia del mundo libre en acción.

Primero vamos a hablar de las monedas, su filosofía y su funcionamiento… Sé que mucha gente al leer “ganar dinero” ya quiere ver eso, así que pueden saltarse esta parte .

 

Aunque hay muchas monedas, voy a nombrar a las Bitcoins, pero todas las demás tienen un funcionamiento técnico idéntico o muy parecido.

La moneda Bitcoin se caracteriza por ser una moneda descentralizada. Esto significa que no hay ninguna entidad central que la controle ni la distribuya. Así que nos olvidamos a las caricaturizadas figuras de señores gordos vestidos de negro, con un sombrero de copa alto negro y una bolsa con el símbolo del dolar. También nos olvidamos de rollos financieros, de Bancos Centrales y mierdas por el estilo.

La descentralización se logra mediante la implantación de una red P2P. En teoría, todo usuario de la red se convierte en un nodo. El funcionamiento de la red es el siguiente: toda transacción (envío de dinero) queda registrada en lo que se denomina “bloques”. Los bloques vienen siendo historiales de transacciones, desde el inicio de cada red (febrero de 2009 en el caso de las Bitcoins).

Así pues, cada cliente de la red tiene que Sincronizarse con el resto de la red, es decir, descargar todos los bloques, o lo que es igual, descargarse todo el historial de transacciones de la red. Así se logra la descentralización. En la red Bitcoin, la más grande de todas, el historial ocupa más de 5GB en disco y puede tardar más de un día en descargarse. Es por ello que mucha gente prefiere utilizar monederos online, o clientes que no descargan los bloques. En otras redes, los bloques ocupan menos. La red Litecoin, ahora mismo, tiene un historial que no llega a los 2GB, y la red Freicoin no llega a los 100MB.

Con un cliente, se puede crear una cuenta donde almacenar las monedas, que aquí se llama Monedero (Wallet). A cada monedero, o cartera, se le asigna una dirección, como la de una cuenta bancaria, formada por letras y números (unos 16) autogenerados aleatoriamente. Podemos crear tantas carteras como deseemos, pues el número de ellas es prácticamente infinito. Otra característica de las carteras es que son anónimas, pues no se puede conocer el nombre ni IP del propietario de una cartera. Una curiosidad es la trasparencia de las carteras, pues con sólo saber una dirección, podemos conocer todas las transacciones que se le fueron realizadas, y sus fondos (esto se debe a que la cadena de bloques es un bien público).




 

La credibilidad del valor de las criptomonedas no es muy alto por un grueso de la gente que oye hablar de ellas. Pero tiene la misma credibilidad que el dinero electrónico que se maneja diariamente mediante cuentas de banco o PayPal, que viene siendo dinero digital, que analógica y físicamente, en gran parte, no existe.

 

Ahora viene lo interesante: ¿de dónde salen los Bitcoins? Bueno, como dijimos, es una red descentralizada, por lo que no existe organismo central alguno que las emita. Las monedas se obtienen mediante un proceso llamado Minería, en el cual se requiere cierto poder computacional para descubrir nuevos bloques. Descubrir nuevos bloques permite el aumento de la cantidad de Bitcoins de la red.

Descubrir un bloque da una recompensa a quien lo logre, en forma de monedas. La recompensa depende de la red, y los bloques son periódicos. En la red Bitcoin, la recompensa se fijó inicialmente en 50BTC, pero la recompensa se ve reducida a la mitad cada cierto tiempo. Si la red Bitcoin empezó en febrero de 2009, 4 años más tarde, en febrero de 2013, la recompensa cayó a los 25BTC.

Que caiga la recompensa repercute fuertemente en el mercado, porque aunque parezca una tontería, las redes de las criptomonedas esconden detrás un fin secundario bastante buscado: ganar dinero analógico. Existen portales web donde se cambian divisas, ya sea entre distintas criptomonedas, o de una criptomoneda a euros, dólares, libras… Al no existir una entidad central, no se puede asegurar de forma totalmente oficial una conversión Bitcoins-Euros por ejemplo. Pero se toman, como tasas de cambio, las de páginas importantes, como BTC-e, MtGox o Vircurex. De forma menos precisa se redondea, pues las diferencias instantáneas no son abismalmente altas. Ahora mismo, 1BTC vale unos 70 euros. Así es, el valor de los Bitcoins es bastante alto, por lo que se suele hablar más de microBTC, nanoBTC, etc. Antes de la caida de la recompensa, 1BTC estaba entre los 100 y los 150 euros.

 

[styled_box title=”ASÍ FUNCIONAN LAS CRIPTOMONEDAS” class=”sb_yellow”]




  1. Se descarga (o consigue online) un monedero.
  2. Al abrir el monedero, éste se tiene que sincronizar con la red, lo cual significa que tendrá que descargar en el equipo donde se esté ejecutando, TODO el historial completo de transacciones de la red. Bitcoin tiene programas que no necesitan esta operación, que en el caso de las Bitcoins tardaría horas, pues requiere descargar más de 6GB.
  3. Automáticamente se crea una dirección, basada en una serie alfanumérica aleatoria creada automáticamente por la red. Se pueden crear más direcciones, tantas como se deseen. Las direcciones se guardan en un archivo, llamado normalmente “wallet.dat”.
  4. Transacciones: al realizar una transacción, ésta debe ser confirmada por varios “nodos” de la red. Un nodo es cualquier persona que esté ejecutando un cliente monedero “oficial” (el que descarga todo el historial completo). Con el paso del tiempo se van realizando más confirmaciones. Las transferencias son reflejadas en el destinatario de forma inmediata, pero el dinero no estará disponible hasta que se realicen un mínimo de confirmaciones (no debería tardar más de unos pocos minutos en las redes más grandes).

[/styled_box]

SOBRE LAS CARTERAS DE BITCOINS:  se recomienda descargar Multibit, en lugar de la cartera de Bitcoins “oficial”, pues la oficial requiere descargar, como pasa con todas las criptomonedas, el historial, que en el caso de BTC ocupa más de 5GB, pudiendo tardar más de un día en sincronizarse. Multibit apenas descarga datos (pocos KB) y se sincroniza en muy poco tiempo. Además, su uso es mucho más fácil.

 

 

Pasemos ahora a hablar de lo que “importa”… La

MINERÍA

Ganar dinero mediante Minería no es fácil. Hay mucha competitividad en este mundillo, por lo que minar Bitcoins con un equipo es complicado. Por ello se recurre a las “Mining Pools”, que son agrupaciones de usuarios que juntan su poder de procesamiento y así consiguen ser una unidad que obtiene un mayor Hashrate (el hashrate es la velocidad a la que se mina, y se mide en KH/s o MH/s).

Una Pool puede tener cientos de GigaHashes/s de hashrate, mientras un equipo ya muy complejo y dedicado puede que no llegue a los 100. Gracias a esto, una Pool puede descubrir un bloque. Al descubrirlo, la recompensa del bloque se reparte equitativamente entre los miembros del grupo de minería, según lo que haya hecho cada uno.

 




El truco para tener mayor Hashrate es minar con los procesadores de las tarjetas gráficas. Está demostrado que los cálculos necesarios para minar se hacen mejor, a mayor velocidad y mayor eficiencia con las GPUs que con las CPUs. Por lo que lo óptimo sería tener una gráfica AMD, que son las más eficaces en los cálculos necesarios para minar estas monedas. Aquí puedes consultar detalles sobre distintos modelos de gráficas y CPUs, mostrando la eficacia de cada una de ellas.

Minar con CPU no es eficaz y cada vez está más en desuso… pero para usuarios con tarjetas gráficas “malas” (como es mi caso), minar con CPU puede ser la mejor opción. En mi caso, mi equipo tiene una gráfica Geforce 9400GT, y de CPU, un AMD Phenom II 1045t de 6 núcleos. La gráfica no me consigue dar más de 4MH/s, mientras que la CPU me llega a dar 10MH/s, sin apenas ralentizar el equipo.

Otra buena elección es el software con el que minar. Hay programas que minan por CPU, otros por GPU, y otros por los dos a la vez.

En mi caso, bajo GNU/Linux, uso el Ufasoft CPUMiner, que aparte de minar por CPU, también mina por GPU. Con este programa logro llegar a los 15MH/s (en monedas SHA256), pues usa tanto CPU como GPU.

Otros programas serían CPUMiner (minerd), sólo para CPU, o CGMiner/BFGMiner para minar por GPU. Para Win/Mac hay un programa con interfaz gráfica, llamado GUIMiner, y otro llamado 50Miner, que permiten minar con los programas citados anteriormente, pero de forma más fácil (los otros usan líneas de comandos, y aunque en GNU/Linux son más fáciles de configurar, bajo Win. la cosa se complica más).

El grupo de minería es otra elección. No sé si existirán grandes diferencias entre grupos, pero yo estoy en mining.bitcoin.cz y no me va mal.

Otro tipo de grupos son los descentralizados y que funcionan por P2P, que en principio tienen mayor seguridad en lo relacionado con los ataques DDos y similares, o contra robos de monedas por parte de los administradores… P2Pool.org es una elección, aunque personalmente prefiero los grupos normales, más vistosos y mejores para quienes tengan un hashrate bajo (como es mi caso).

 

Pero no todo va a ser perfecto. La competitividad en la minería viene demostrado por imágenes como ésta:




 

Decenas de tarjetas gráficas unidas para obtener un inmenso poder de procesamiento. Y no hablemos de que existen equipos preparados específicamente para la minería.

Es por ello que muchos usuarios prefieren minar otras monedas. Habría que hacer el cálculo de cuál moneda daría mejores beneficios. La idea sería perseguir a una moneda alternativa (coloquialmente llamadas altcoins), que viene siendo cualquier criptomoneda que no sean las Bitcoins. La Altcoin de mayor fama, y por tanto la segunda gran criptomoneda, es Litecoin, y de ahí hacia adelante tenemos el resto de monedas alternativas. La idea, ya que las demás monedas alternativas no son muy usadas en la mayoría de los sitios, sería minarlas en cantidad y cambiarlas por Bitcoins. Yo actualmente mino Litecoins y Feathercoins.

Por esto me refería a lo de hacer cálculos, para este supuesto de conseguir puramente Bitcoins: si sale mejor minar para una Pool de Bitcoins, o para una Pool de otra moneda alternativa que posteriormente será convertida a Bitcoins.

 

Aquí entra en juego un papel importante de las “casas de cambios”, pues los beneficios que obtengamos variarán de cómo esté la tasa de cambio en un momento dado. Esto es como las acciones: debemos jugar con los valores de cambio que tomen las monedas, pues un día 1LTC dará más Bitcoins y otro día menos. Y otro día 1BTC dará 70 euros y otro 65. Debemos estar atentos y jugar con estos valores para saber cuándo vender… y cuando comprar.

 

¿Hasta qué punto resulta eficiente y eficaz la minería? Hay que calcular la energía que nos cuesta tener el Hardware necesario para minar alimentado. Aquí tendríamos que tener en cuenta lo que consume el equipo mientras mina (preferiblemente a su potencia máxima de minado). Pero cabe la posibilidad de que, teniendo un equipo potente, minemos mientras estamos usándolo, trabajando con él, etc.

Si tenemos una gráfica dedicada medianamente buena, podemos usarla para minar mientras estamos trabajando con el equipo, sin notar casi o ningun efecto negativo en el rendimiento del equipo. Todo depende de la potencia de la gráfica, y de la “potencia” de minado que se le pida, que suele poder regularse en los programas que usemos.

Por otra parte, podemos aprovecharnos de los microprocesadores multinúcleo para minar mientras usamos el equipo. Dependiendo de la CPU, podremos minar a bastante potencia sin interferir en nuestras tareas cotidianas. Empezando por un microprocesador típico de doble núcleo, podemos usar un núcleo para minar, y otro para trabajar. La gran mayoría de programas de minado tienen una opción que nos permite escoger el número de núcleos que queremos usar para tal tarea.

En mi caso, puedo minar con los 6 núcleos de mi procesador al 100%, mientras veo el correo electrónico, miro alguna película, serie o vídeo en YouTube (a 1080p), o escribo para Areajugones. Todo ello sin apenas notar cambios en el rendimiento. Y si se nota, es cuestion de bajar la potencia de minado, usando 5, 4 o menos núcleos. Si tenemos un ordenador de un sólo núcleo, la potencia destinada a minería se debe controlar mediante alguna aplicación externa que gobierne el uso de CPU por aplicaciones (por ejemplo, en Linux, Cpulimit), aunque en equipos con procesadores viejos (como cualquier mononúcleo de 64 bits) casi no vale la pena minar con estas CPU si no es al 100%, o usando la GPU.

 

Pero claro, ¿estamos ganando o perdiendo dinero mientras minamos? El cálculo en el último supuesto, el de minar mientras trabajamos con el ordenador o hacemos cualquier otra cosa, debe hacerse mediante la diferencia de consumo del ordenador minando y sin minar. Obviamente, no consume lo mismo la CPU al 20% que al 100%, y es algo que debemos calcular… o bien saber mediante un medidor de potencia eléctrica consumida, que se enchufa entre la pared y el enchufe del dispositivo que deseemos calcular, y nos muestra la potencia que está consumiendo, en tiempo real, el dispositivo conectado. Calculamos la diferencia entre tener el ordenador en reposo (CPU entre 0% y 10%) y tenerlo minando al máximo (100%).

Si la diferencia de consumo fuese de 100W, tendriamos que ver la tarifación por consumo. Si el coste de kW/h fuese de 0,20€, 100W nos costarían 2 céntimos la hora. Ahora sólo nos faltaría ver cuánto minamos en una hora, y convertirlo a euros/dólares (cifra variable según el mercado de las criptomonedas) para así determinar si obtendríamos más dinero que el que gastaríamos.

 

Claro, vender Bitcoins para conseguir euros no siempre es eficaz: podemos coger buenas ofertas o malas ofertas, por lo que siempre queda otra opción: meternos en el mundo REAL de las criptomonedas, y hacer un uso real con ellas, para comprar cosas.

 

En definitiva, no es sencillo minar y obtener grandes beneficios, pero por curiosidad, puede estar bien hacer la prueba. Yo empezaría minando Litecoins, Feathercoins y similares, antes que Bitcoins. Podría ser una inversión que daría beneficios el hacer una “mining rig”, es decir, un equipo destinado a minar criptomonedas… y puede ser más fácil: se venden aparatos dedicados específicamente al minado. No son más que ordenadores cuya arquitectura está diseñada específicamente para minar.

 

Ejemplo de equipo destinado a minería.

 

Aunque algo que está teniendo mucha más popularidad son los “ASIC Miners”. Son como pendrives, muy pequeños, que se conectan por USB a cualquier ordenador (incluso a una Raspberry para que el gasto energético sea mínimo). Por ejemplo, por 65 dólares se venden éstos, que dan una potencia de 336 MH/s. Y los hay más potentes. Consumen poco, medio amperio cada uno. Según la página, una ATI 7850 consume 130W y produce 300MH/s, y 20 ASIC Miners juntos consumen eso mismo y producirían, pues tranquilamente 6.700MH/s.

 

Un ASIC Miner USB. El tamaño es mínimo.

 

Un Rig con decenas de ASIC Miners conectados por USB. Pueden ser controlados hasta por una Raspberry (necesitando alimentación externa los ASIC), ofreciendo una gran eficiencia energética comparado con la minería con tarjetas gráficas. Nótense los ventiladores de encima: aunque sean pequeños, los ASIC Miners se calientan mucho, pues tienen disipación pasiva.

 

 

Así pues, la dedicación a la minería puede ser de lo más informal y didáctica, con nuestra CPU o GPU, o más profesional, adquiriendo a conciencia una GPU que según esta lista tenga un buen Hashrate (las gráficas AMD minan mejor que las nVidia). Pero, para dedicarnos profesionalmente, los ASIC Miners son una interesante opción a tener en cuenta.

 

 

 

Pues aquí terminamos con el artículo sobre el maravilloso mundo de las criptomonedas. A continuación pasamos a listar algunos enlaces de interés:

Páginas oficiales: Bitcoin | Litecoin | Feathercoin

Mining Pools (centralizadas):

Mining Pools (descentralizadas-P2P):

Casas de cambio:

Qué comprar con Bitcoins:

Comparación de hardware para minado

 

Pregunta lo que quieras en los comentarios.


Contenido relacionado