Clasificación de los videojuegos, una labor complicada

 

Este es el primer artículo que escribo por aquí y estoy realmente nervioso. Llevo muchos días pensando cómo empezar para romper el hielo con vosotros y no se me ha ocurrido gran cosa. Así que estuve pensando, ¿cómo puedo empezar para que la gente no me tire piedras nada más salir al escenario? Llegué a la conclusión de hablar de los juegos que a mi me gustaban de pequeño, los de plataformas de la década del 2000, los juegos que ya nadie recuerda pero que han sido una pequeña base de los videojuegos actuales de los que más adelante hablaré.

Aunque no han sido los primeros juegos de plataformas, recuerdo con orgullo mi primer juego de este estilo en Play Station 2 y el que a día de hoy es mi juego favorito: jak & daxter. Ese juego desarrollado por naughty dog que estoy seguro de que a mi, y a muchos otros, marcó un antes y un después en este mundillo. No solo por ser un juego que te introducía en una historia a la que a mi, personalmente, me fascinaba, sino por ser un juego que añadía una dosis de dificultad a los jóvenes de nuestra edad que habían jugado a pocos juegos.

También recuerdo vagamente a un Rachet and Clank, que sí que consiguió quitarme alguna que otra hora de sueño en un entorno amigable. Aunque me lo pasaba genial jugándolo siempre había una rivalidad interna entre los dos antes nombrados.

fez-screenDespués, como todo buen gamer que se precie, seguí buscando más y más juegos con los que saciar mi sed y descubrí títulos enormes en PC. Hace ya casi cinco años de aquello, pero quién no recuerda con felicidad los grandes títulos indie como son super meat boy, FEZ o Braid. Tres juegos increíbles estrenados en casi el mismo espacio de tiempo y los cuales, son en su totalidad de plataformas. Aunque es verdad que FEZ y Braid no son totalmente plataformas, sí que mezclan ese puntito de lógica e inteligencia en puzzles que hacen que un juego se convierta en algo divertido y nos ponga un poco a prueba. Los tres, por cierto, salen en un documental estrenado en 2012 llamado The indie game, que todo aquel amante de los videojuegos debería de ver al menos una vez en la vida, dado que se dan datos interesantísimos y varias posturas dentro de la industria sobre todo a la hora de la creación de videojuegos.

Independientemente de hablar de plataformas o no, no me gusta catalogar a los juegos en plataformas, FPS, etc., considero que se tiende a catalogar de forma demasiado exigente y a querer encasillar a un juego en determinado género. Muchos juegos actuales mezclan diversos géneros, y es lo que los hace verdaderamente ricos en detalle. Os pongo el ejemplo del jak and daxter y más concrétamente del segundo. En la segunda entrega de esta saga encontramos un juego con mucha variedad de armas al más puro estilo FPS.

Un ejemplo más reciente es el Bioshock Infinite que es considerado un FPS cuando tiene una gran variedad de características del género de plataformas mezclado con una gran historia convirtiéndolo en un producto de 10. Otro claro ejemplo del error de encasillamiento de los videojuegos es el tomb raider, y concrétamente del último. Es un juego catalogado como plataformas, ¿pero acaso no tiene pistolas?, ¿acaso no tiene armas?. Un ejemplo más del error del encasillamiento de un videojuego y de lo que se puede conseguir con la mezcla de géneros variados.

Ratchet-And-Clank-All-4-One

Aunque a algunos os parezca que esto es una nimiedad, a otros puede parecerles un mundo, por la sencilla razón de que buscan tipos de juegos concretos. Cuanto más avanza el mundo de los videojuegos, se van uniendo más entre sí, mezclando géneros, historias, mundos, todo en una mezcla peculiar. Si se hace un mal encasillamiento de un género en un juego algunas personas que no estén puestas en este mundillo se encontrarán con un juego que quizá sí que era lo que buscaban o quizás sea una decepción más, pudiendo arrepentirse de su compra.

Espero que os haya gustado este primer artículo pero… ¿Qué opináis sobre el encasillamiento de los videojuegos? ¿Es acertado?


Contenido relacionado