Análisis Batman Arkham Origins

Análisis Batman Arkham Origins
 
 

Directamente desde las oficinas de Warner Bros. nos llega a nuestra redacción una preciada copia de análisis de Batman Arkham Origins, juego que tiene la difícil labor de superar el buen sabor de boca dejado por sus dos antecesores: Batman Arkham Asylum, que sorprendió tanto a fans del murciélago como a los que simplemente buscaban un buen juego, y Batman Arkham City, con el que Rocksteady logró superar lo hecho en el juego anterior gracias a una ciudad abierta como Akrham. El Caballero Oscuro tiene ahora que superar la misión más difícil de su vida. ¿Habrá sido Warner Bros. Montreal capaz de superar los dos mejores juegos de un súper heroe, creados por Rocksteady?

Las primeras sensaciones al empezar a jugar no pueden ser más buenas. Gracias a una cinemática muy bien recreada, se nos mete de lleno en la historia, retrocediendo en el tiempo, pues como ya sabéis, este juego es la precuela de los dos anteriores, y se nos informará de cómo pasó Batman a ser el Caballero Oscuro. En el apartado técnico parece que se ha podido exprimir un poco más el motor usado antiguamente, y que ahora los movimientos de Batman y sus adversarios son un poco más fluídos, y el nivel de detalle alcanzado en escenarios y personajes es un poco más alto que en Arkham City. Los enemigos importantes como Máscara Negra, Joker o Bane lucen un nivel de detalle muy alto, casi increíble.

batman-banda-mascara-negra

Máscara Negra y su banda de matones

La historia comienza cuando el malvado Máscara Negra ofrece 50 millones de dólares por la cabeza de Batman, poniéndonos en contra a matones, asesinos a sueldo, y hasta la mismísima policía. Es Nochebuena y estamos en la Batcueva, pero lejos de querer celebrar nada con nuestro fiel sirviente Alfred, Batman decide salir a las calles de Gotham e ir en busca de Máscara Negra.

Una vez salimos a “patearnos” las calles, podremos ver lo poco que han arriesgado en los estudios de Montreal a cambiar nada, ya que las formas de movernos por la ciudad son las mismas que en Arkham City. Lo mejor será tirar de la batgarra y planear, que aunque no se nos explica cómo hacerlo, ya lo sabemos hacer del juego anterior. El indicador de la misión también es el mismo que en el juego anterior, y es que la fórmula empleada por Rocksteady funcionó en Arkham ¿por qué no iba a hacerlo ahora que estamos en Gotham? El escenario esta vez es mucho más grande, y a parte de matones no veréis a nadie más por las calles. Por lo visto todas las familias están celebrando ya la Navidad y la incesante nieve que cae en la ciudad hace que sólo hayan salido a la calle los delincuentes, cosa que aprovecharemos para pelearnos con ellos y ganar así puntos de habilidad, que se traducirán en puntos de mejora para nuestro personaje gracias a los cuales ganaremos diferentes tipos de habilidades y mejoras. Sí, exactamente igual que en las anteriores entregas, pero esta vez los enemigos son un poco más variados y hay un par de matones nuevos; unos son los expertos en artes marciales, y otros los que sólo podremos eliminar mediante palizas pues van blindados hasta las cejas. Las mecánicas de combate serán muy parecidas a las ya vistas también en los otros juegos, y al acabar con el último enemigo se volverá a ver la espectacular forma de acabar con él que hayamos elegido en cámara lenta. Las formas de acabar con ellos en modo sigilo no varian respecto a Arkham City; eliminación silenciosa escondiéndonos en trampillas, eliminación invertida, patada en vuelo… Nada nuevo bajo la luz de la luna en este aspecto.

Que la ciudad sea más grande también ha implicado que podamos usar la Batala para hacer desplazamientos largos en el breve instante de tiempo que dura la cinemática en la que vemos a Batman subido a su nave. No podremos controlar la nave a distancia, pero se agradece que dispongamos de esta opción, que será también la única que nos permitirá llegar a la Batcueva, que ha sido recreada y diseñada a la perfección. En ella, a parte de hablar con el infatigable Alfred, también podremos hacer uso de los recursos como el Batordenador o cambiarnos el traje por alguno que hayamos desbloqueado. Dentro de la misma Batcueva también hay un simulador de combate que nos vendrá muy bien si somos principiantes en los juegos del Caballero Oscuro, y para ganar puntos de experiencia y entrenar para enfrentarnos a los enemigos en modos de juego más difíciles. En el banco de trabajo Alfred nos preparará los batartilugios que vayamos desbloqueando.

Los escenarios interiores lucirán a un nivel de detalle bastante alto, y todos tienen el toque que tendrían si estuviésemos leyendo un cómic del murciélago, siendo las fases del Joker las más coloridas y disparatadas, y las cloacas de Gotham las más feas y oscuras.  Hay un nuevo modo en el que podremos recrear la escena del crimen, y será muy útil fijarnos bien en todos estos detalles, pues serán de vital importancia a la hora de resolver los crímenes, encontrar pistas….

Caso Lacey Towers

Este es el primer crimen que debemos resolver

La narrativa del juego vuelve a ser uno de los puntos fuertes, así como el doblaje a nuestro idioma, que se agradece, y mucho, la gran labor de profesionales como Claudio Serrano (Batman), José Padilla (Joker) o Roberto Encinas (Aquí hace de Bird y pone voz a varios personajes secundarios; es el mismo actor que ponía la voz a Nathan Drake) entre otros grandes profesionales. Nos gusta remarcar el punto del doblaje, porque es algo en el que Warner Bros. pone un gran empeño, y que sabemos que es un gran esfuerzo para la industria española el poder doblar los juegos a nuestro idioma.

En cuanto al modo multijugador incluído por fin en el juego, cabe resaltar que si somos novatos con el mando nos harán falta un par de horas para adaptarnos al sistema de juego. Se trata de un modo para ocho jugadores en el que dos personas controlarán a Batman y Robin, y los otros dos equipos controlarán a la banda del Joker y a la de Bane, con el añadido que en mitad de la partida un jugador podrá luchar como Joker o Bane, y aprovechar que son personajes con más poder y serán claves para decantar la balanza de la partida. Es un modo de juego divertido, pero es el único que hay y tiene la limitación de poder contar sólo con cuatro mapas, previsiblemente ampliables mediante DLC.





Contenido relacionado