Una batalla infinita

Una batalla infinita
 

Gracias, querido lector, por haber pinchado en el título de la entrada buscando novedades sobre el último juego de la saga Dragon Ball o la nueva obra de Square Enix en relación a Final Fantasy. Siento decirte que no, que este no es el lugar, ya que aquí hablaremos de una batalla mucho más importante para todos los gamers: la eterna lucha entre las consolas de sobremesa.

Recuerdo cómo, hace más años de los que me gustaría, visitaba a un amigo que tenía entonces por vecino para jugar al último título de Master System. Por aquel entonces nos parecía un verdadero portento gráfico, aunque estábamos más interesados en pegar patadas a un balón que en dejar pasar las horas frente a una pantalla. Él también venía a mi casa a jugar a mi NES y nos partíamos el lomo a un juego de tenis cuyo nombre ni recuerdo. Poco después, aquellas potentes Mega Drive y Super Nintendo se hicieron fuertes en nuestros respectivos hogares, haciendo temblar los cimientos de la economía familiar.

Poco sabíamos por aquel entonces de la dura batalla que apenas acababa de comenzar. Mientras yo me reía de la tremenda inversión en pilas que suponía encender la Game Gear, él hacía lo propio con mi bigotudo fontanero, que rompía bloques de ladrillo con la cabeza. A nuestros ojos de niño, el mundo de los videojuegos no iba más allá de los juegos que podías encontrar en El Corte Inglés. Las, por aquel entonces, todopoderosas Sega y Nintendo libraban una lucha fratricida a espaldas de todos los que comenzábamos a interesarnos por un sector que, gracias a maniobras empresariales y situaciones económicas y sociales, iba a convertirse en la punta de lanza de la tecnología moderna.

Comercial Nintendo vs Sega

Mario trolleando a Sonic, todo un clásico

Pero algo ocurrió entonces. Algo que nadie esperaba. Un elemento sorpresa como el meteorito que destruyó a los dinosaurios irrumpió en el mercado para cambiarlo todo: Sony lanzaba su Playstation. La compañía nipona venía de otro tipo de mercados y tenía otra manera de comunicar, de llegar al usuario y de apostar por la tecnología y la novedad. Un nuevo contendiente hacía su aparición estelar en nuestra batalla, obligando a Nintendo y Sega a evolucionar. Como era de esperar, la revolución que supuso (y que ahora todos conocemos) la arriesgada apuesta de Sony se vio recompensada con un importante nicho de mercado, lo que abrió la puerta a otro imponente guerrero: Microsoft.

El gigante de Redmond, buscando nuevos mercados que fagocitar, se atrevió a plantar cara a Sony, Sega y Nintendo con una tímida Xbox, que llegaba al mercado para darse cera con Playstation 2, Gamecube e incluso Dreamcast, si no recuerdo mal. Eran tiempos de cambio y eso se vio reflejado en la manera en que las compañías llegaban al usuario. La comunicación y publicidad de los títulos empezaba a hacer uso de esa gran herramienta que después saturarían todos los contendientes. Internet comenzaba a ser un elemento decisivo en la batalla y, a la larga, la mejor arma.

Batalla publicitaria BMW y Audi

Mensajes en los medios entre BMW y Audi, similares a las puyas lanzadas entre Sony y Microsoft…

No fue bien la lucha para uno de nuestros guerreros y Sega entregó la cuchara. No pretendo olvidarme de otras plataformas de sobremesa que fueron saliendo ni del PC, pero si mantener el tipo fue complicado para una compañía como Sega no quiero imaginarme cómo debía ser plantearse siquiera entrar en el mercado.

El caso es que, tras varios rounds, nos habíamos plantado en una lucha sin cuartel entre Sony y Microsoft que utilizaba ese sistema global de comunicación llamado Internet y las potentes redes sociales puestas a su servicio a través de Playstation 3 y Xbox 360. En una guerra abierta ya no importaba tanto mantener el respeto hacia el rival, lo que hacía la batalla más interesante para los usuarios y los departamentos de comunicación de ambas compañías lanzaban puyas publicitarias cada vez que tenían ocasión. Un spot por allí, una imagen por allá… Todo con tal de debilitar en lo posible la imagen que los compradores potenciales tenían de su contrincante. Ya no se trataba de que mi máquina fuese más potente, sino de que la tuya lo era menos.

Y llegó el momento del nuevo salto generacional (abreviando, que ya has leído suficiente…), con Sony y Microsoft salivando por el gran trozo de pastel que se van a comer de aquí a unos años. Sin duda la batalla continúa con estos dos grandes guerreros, pero… Un momento. Nos hemos olvidado a alguien… Eso es. Nintendo; esa compañía que siempre ha estado ahí. Puede que su batalla sea otra y que la situación actual y las decisiones le hayan llevado a luchar por otro tipo de mercado, pero nadie puede decir que no ha estado ahí desde el principio y que, si no es ahora, sin duda volverá a plantar cara en un futuro. Mientras Mario siga vendiendo lo que le de la gana, ya pueden lanzar los Halo que quieran…

Respuesta de Bentley a BMW y Audi

Respuesta de Bentley a los anuncios de BMW y Audi, que bien podría simbolizar una respuesta de Nintendo a Sony y Microsoft…

Por otro lado, señores directores de Sony y Microsoft, no debemos olvidar que el mercado actual ha cambiado hasta el punto de que hay nuevos contendientes en la zona de calentamiento. Nuevos nichos de mercado, plataformas y sistemas de juego novedosos y emergentes que se están abriendo un camino que solo el destino sabe cómo terminará. Eso es; hablo de compañías como Apple o Steam, que sin duda pondrán toda la carne en el asador para ofrecer al usuario el plato más suculento para atraer su interés. Nuevas armas como los dispositivos móviles, plataformas como Ouya o desarrolladores independientes que cada vez tienen más voz y voto en un mercado que depende cada día más de una situación global y de una opinión que se genera y alimenta a través de las mismas redes sociales que las compañías utilizan para promocionar sus títulos.

Trolleo histórico de Sony a Microsoft

Trolleo histórico de Sony a Microsoft en el que directivos de Sony muestran como compartir un juego de Playstation 4.

[divider]

Con una nueva generación todavía en pañales y nuevos luchadores a punto de entrar en la arena, la batalla infinita se presenta más interesante que nunca. Muchas serán las armas de las que disfrutaremos en forma de juegos y dura será la caída para los contendientes, pero nosotros, gamers, seremos indudablemente los grandes beneficiados de esta épica lucha sin cuartel.

[divider_top]


Contenido relacionado