No culpemos al becario

No culpemos al becario
 

Vivimos en un país en el que, gracias a nuestro sistema educativo o a las costumbres empresariales socialmente aceptadas, prácticamente todos hemos pasado por ser becarios o realizar algún tipo de práctica (habitualmente no remunerada) en alguna compañía. No hablo concretamente de una disfrutar de una beca oficial a través de la universidad ni de integrarse en una gran corporación, sino del becario como concepto. Sí, esa idea que todos tenemos bien arraigada, ese “chico, súbeme un café” o ese “guapa, fotocópiame esto”. Normalmente todos, en algún que otro momento, vivimos la curiosa y enriquecedora experiencia de ser el último eslabón de la cadena; esa persona dispuesta y sonriente a la que todos miran cuando la compañía comente un error garrafal. “¿Quién ha mandado este diseño con errores ortográficos?”, “¿quién ha colgado esta foto del Director General en el baño?”. Sí, damas y caballeros; el becario es ese último mono que, si bien no comente los errores, carga con las culpas en este país en el que el “ha sido ese” es deporte nacional.

La publicidad de muchas compañías sufre errores inesperados...

La publicidad de muchas compañías sufre errores inesperados…

Digo esto porque habrá sido el argumento esgrimido por algún directivo de cierta compañía que hace unos días tuvo una embarazosa presencia en los medios especializados al colarse en su plataforma cierta publicidad de la competencia. Efectivamente, hablo de esa noticia en la que la publicidad de una oferta promocional de Playstation 3 aparecía en el dashboard de Xbox 360.

Publicidad de Playstation 3 en el Dashboard de Xbox 360

De cara a los usuarios no es habitual que sucedan este tipo de cosas, aunque los que tenemos cierta experiencia en agencias de comunicación hemos visto de todo. Alguien se habrá llevado una colleja importante en Microsoft, aunque me atrevo a decir que en este caso se ha debido a un anuncio mal insertado, mal definido o con alguna palabra clave incorrecta dentro del sistema interno de publicidad de la plataforma. A grandes rasgos, en ocasiones funciona como un “Ad Server” (herramienta que inserta anuncios en función de unas palabras clave determinadas o anunciantes predefinidos) por lo que, aunque muchos ojos habrán mirado al becario de turno de Microsoft, en este caso tal vez habría que hablar con el homónimo de El Corte Inglés.

No es la primera vez (ni será la última) que este tipo de errores llegan al consumidor. Es extraño que suceda ya que las grandes compañías suelen contar con personas que se dedican a revisar todo tipo de comunicaciones para, precisamente, evitar estas situaciones. Las empresas cuentan con unos “guidelines” o guías de estilo que deben ser respetados, por lo que, por ejemplo, los logotipos deben mantener unas medidas concretas o una posición determinada en una zona predefinida de la imagen. No obstante, en ocasiones ocurre que algo se pasa por alto y llega al usuario final ya que, al fin y al cabo, todos somos humanos y cometemos pequeñas equivocaciones. De todos modos, no siempre encontramos estos pequeños detalles en medios de comunicación, sino que pueden darse en cualquier lugar, incluyendo erratas pasadas por alto en los propios juegos.

Error tipográfico en Call of Duty Black Ops, a la venta en Amazon.

Error tipográfico en Call of Duty Black Ops, a la venta en Amazon.

Tal vez el mundillo de los videojuegos resulte más inquisitorio con estos errores precisamente por la capacidad de atención y análisis que los gamers han entrenado a través de las fases y títulos a los que habitualmente juegan. Digamos que somos más proclives a fijarnos en los detalles, aunque también es cierto que son pocas las marcas en las que fijarse y salta más a la vista un error de estas características.

Paquete de pilas para mandos que NO necesitan pilas.

Paquete de pilas para mandos que NO necesitan pilas.

Si este tipo de situaciones se dan en un entorno controlado y conocido a nivel interno por los anunciantes y los diferentes profesionales de la comunicación que integran este mundillo, qué no ocurrirá al extrapolar ciertos contenidos e imágenes a diferentes sectores que poco o nada tienen que ver con los videojuegos. Muchas veces, el desconocimiento es una baza importante a tener en cuenta, aunque en ocasiones es la propia dejadez de las personas la culpable de las situaciones más curiosas. No hablamos ya de que el sistema ha insertado la imagen que no corresponde, sino de que la persona encargada de buscar una imagen determinada ha prestado poca atención, como es el caso de informativos de televisión que han utilizado imágenes de videojuegos como si fuesen reales o diarios que han integrado lo primero que han pillado en Google.

Logotipo de Halo en informativo.

¿A algún aficionado de Halo le suena el logotipo en este informativo de la BBC?

Gears of War 3 para Playstation 3, según un diario.

Gears of War 3 para Playstation 3, según un diario.

Son muchos los casos que se pueden encontrar y a cada cual más curioso. Aunque no suelen pasar a mayores, las compañías pasan un poquito de bochorno por estas situaciones que, habitualmente, quedan en meras anécdotas y nos permiten a los usuarios reírnos un rato viendo cómo los demás meten la pata. Porque sí, damas y caballeros. Si al comienzo del texto hablábamos del “ha sido ese” como deporte nacional, os pido que os unáis a mí entonando el cántico de otro de los deportes más disfrutados y practicados cuando presenciamos un error de este tipo: el “hay que ser torpe…”.

"Rabajas" de Navidad en Playstation Network.

“Rabajas” de Navidad en Playstation Network.

Por supuesto, estáis más que invitados a compartir con la comunidad todas esas pequeñas equivocaciones publicitarias que puedan alegrarnos el día y que, sin lugar a dudas, no serán culpa del becario.


Contenido relacionado