Hacer un juego next-gen requiere entre ocho y diez veces más horas de trabajo

Hacer un juego next-gen requiere entre ocho y diez veces más horas de trabajo
 

Así de tajante ha sido Capcom de sus inversores a través de Masaru Ijuin, jefe de desarrollo de tecnología. Desarrollar juegos next-gen requiere mucho más trabajo por la cantidad de recursos a emplear.

Todo necesita adaptarse a las nuevas tecnologías y el motor “Phanta Rei” es buena prueba de ellos. Será el motor gráfico que usará Capcom en sus futuros títulos entre ellos Deep Down.

“La cantidad de trabajo necesario para hacer un juego para consolas next-gen es de ocho a diez veces más de lo que necesitas para las de esta generación”.

Una de las decisiones que se tomaron en Capcom fue la creación de este nuevo motor adaptado al hardware de las nuevas consolas y no actualizar el anterior para poder tener más libertad y a la larga más potencia y competitividad.

A palabras de Capcom la nueva generación y su motor gráfico no solo mejorarán la experiencia gráfica si no que cambiará la jugabilidad. Un claro ejemplo es el tratamiento que le han dado el fuego en Deep Down, con la posibilidad que este doble por las esquinas y se adapte al terreno.


Contenido relacionado