¿Qué pasó con los trucos?

¿Qué pasó con los trucos?
 

Cuando Internet aún no era la piedra angular de la sociedad ni Google la solución a todos nuestros problemas, atascarse en un juego era sinónimo de desesperación. Dependíamos completa y exclusivamente de nuestra habilidad, inteligencia y capacidad cognitiva… o de los trucos.

¡Qué buenos ratos nos hicieron pasar los trucos! Desde luego, que los desarrolladores de un juego introdujesen el código del mismo combinaciones de botones o teclas cuya ejecución nos otorgaba desde invencibilidad o modos secretos era todo un puntazo. ¿No conseguías desbloquear a ese dichoso personaje? ¡Trucos! ¿Ese jefe te estaba dando más problemas que el de la oficina? ¡Trucos! ¿Acababas de comprar el juego y ya querías probar todos los escenarios? ¡Trucos, trucos, trucos!

Menú de trucos de Driver: Parallel Lines.

Menú de trucos de Driver: Parallel Lines.

Los trucos eran la panacea del jugón. Mes tras mes comprábamos la HobbyConsolas, PlayMania o lo que tuviésemos más a mano y buscábamos entre sus hojas los complejos algoritmos manuales que necesitábamos realizar para desbloquear un nivel oculto, conseguir munición infinita o cualquier otra cosa. Así, a pesar de la elevada dificultad de algunos títulos, si nos desesperábamos más de la cuenta siempre podíamos pasar por el arco de la vergüenza y el deshonor y usar trucos. Pero mientras que nadie se enterase, sin problema, oye.

Pero el uso de trucos no siempre tenía la finalidad del atajo, sino que también eran una gran fuente de rejugabilidad. Desde juguetear con modos debug a jugar con personajes secundarios, pasando por desbloquear contenido post-game; existían trucos de todo tipo. Estoy seguro de que a ti, que me estás leyendo, más de una vez los trucos te han aportado horas extra de juego en un título que pensabas que una vez completado el modo historia iba a acumular polvo en tu estantería, esperando a ser prestado, rejugado o vendido. Los trucos no eran las meras curiosidades que son ahora, sino que eran un factor que en ocasiones determinaba si echábamos a un juego 10 horas o 50.

Además, aparte de los juegos de dedos, también había “rumores”. Y es que, ¿quién no recuerda las mil y una maneras con las que, supuestamente, podíamos resucitar a Aeris en el archiconocido Final Fantasy VII? La ejecución de uno de los susodichos métodos podía sobrepasar las 20 horas y no teníamos ninguna garantía de éxito, pero aún así, movidos por la curiosidad y la esperanza, lo hacíamos, con el deseo de que funcionase y así poder contárselo a todos y cada uno de nuestros amigos. Lamentablemente, en este caso todos los métodos propuestos por los jugones para llevar a cabo el milagro de la resurrección eran falsos, pero lo que importa es la intención, o eso dicen.

 Otro de estos rumores fue el de que existía un personaje llamado Sheng Long en Street Fighter 2 y que se basaba en una frase de victoria de Ryu, la cual decía: “You must defeat Sheng Long to stand a chance”. Así, la gente empezó a atar cabos y el consenso de fans coincidió en la teoría de que el personaje del que Ryu hablaba debía ser su mentor y el de Ken. De hecho, una revista incluso publicó un reportaje sobre cómo desbloquear a dicho luchador, pero finalmente, todo el entusiasmo de los jugones se quedó en agua de borrajas cuando se descubrió que todo se debía a un error de traducción y a una broma de la revista. Pero oye, años después apareció un personaje secreto en Street Fighter 2 Turbo llamado Akuma,  que compartía movimientos con Ryu y Ken… ¿Casualidad? ¡No lo creo!

Imagen de la frase en cuestión.

Imagen de la frase en cuestión.

Por último, mencionar el que surgió con el estreno de Tomb Raider en 1996, ya que a algunos graciosetes se les ocurrió inventar unos cuantos métodos cuyo objetivo era ver en paños menores a la poligonal Lara. A pesar de que olía a mentira a kilómetros, la recompensa era demasiado jugosa, por lo que cientos de jugadores lo intentaron durante horas y horas. Sí, sí, te reirás mucho, pero llega a pasar ahora con el reboot de la saga y me sé de muchos de vosotros que lo habríais intentado también, ¡sátiros!

Antes, la desinformación y el aún poco extendido uso de Internet hacían de las revistas y el boca a boca las únicas fuentes que teníamos para explotar al máximo nuestros juegos. Pero, si los trucos eran recursos tan redondos como se ha expuesto en este artículo, ¿por qué con el paso de los años han ido reduciendo su número y presencia en el negocio? No es fácil responder.

 Por un lado, podríamos decir que era una consecuencia irremediable de la evolución de la industria, fuertemente ligada a la importancia que ha ganado el juego online en las últimas generaciones y los problemas que podría generar el uso de trucos en los modos multijugador mediante xploits. Pero dicha razón carece de fuerza ya que los trucos están presentes en muchos juegos con modo online, como todos sabéis. Así, cuando alguien se aprovecha de dichos errores, suele ser expulsado de la partida automáticamente o baneado, siendo privado de su derecho a utilizar las funciones en línea del título.

A ver cómo haces trampas ahora, ¡listillo!

A ver cómo haces trampas ahora, ¡listillo!

 Por otro lado, que simple y llanamente han perdido popularidad e importancia por sí solos. Tal vez ya no era tan fácil esconder dichos códigos sin que alguien los utilizase mal, o tal vez ya no interesaba ocultar contenido de esa forma. ¡O tal vez ya no sean necesarios dada la menguante dificultad que prensentan los juegos últimamente!

 Cabe destacar que hay sagas en las que los trucos son una marca de la casa y que sin ellos no serían lo mismo. Un ejemplo muy claro es la saga Grand Theft Auto, que entrega tras entrega ha mantenido la presencia de trucos casi intacta, contando aún con algunos tan conocidos como el de armas o el de aviones. Otra saga que vive por y para ellos es The Sims. Y es que estoy seguro de que alguno de los presentes ha escrito más veces la palabra motherlode que su nombre. ¡Ay, tramposetes!

La plataforma en la que los trucos han mantenido su presencia casi intacta ha sido en PC, pero principalmente gracias a los usuarios. Sí, como sospecharás, estoy hablando de los mods. Jugar en PC tiene muchas ventajas y sin duda una de las más grandes es que permite el uso de mods, o contenido creado por los usuarios. Esto ofrece un abanico de posibilidades muy amplio, desde cambiar skins hasta modificar el juego entero. Así nacieron Team Fortress, Day Z y DOTA, por ejemplo.

Por supuesto, los rumores han sufrido el mismo destino y ya no tienen la fuerza que tenían. Antes podías confiar o no en la credibilidad de los mismos, pero siempre había lugar para la duda. Ahora, con el creciente acceso a Internet, no hacen falta más que dos minutos para verificar si un rumor es cierto o no gracias a los comentarios de otros internautas que comentan su experiencia y conclusión respecto al rumor en sí. Hay que reconocer que, si bien era un fastidio cumplir lo que decía un rumor y no obtener recompensa alguno por tu esfuerzo, expandir uno entre tus amigos era muy divertido. Hoy en día no llegará más allá de la anécdota del momento, pero hace unos años, crear un buen rumor podía proporcionarte horas y horas de diversión. Yo por ejemplo solía contar a mi primo que si ganabas el mundial de FIFA 98 con la selección de Japón marcando un número de goles determinado en cada partido, aparecía Oliver Atom y le daba la mano a todo el equipo. ¡Qué tiempos aquellos!

 En conclusión, los trucos han perdido mucha importancia y se debe tanto a causas sociales como a la propia evolución que sufre día a día la industria. A nivel personal, me parece una verdadera pena que aquellos códigos que nos dieron tantas alegrías antaño estén ahora sufriendo una muerte silenciosa, pero supongo que era cuestión de tiempo. ¿Y tú, qué opinas de los trucos? ¿Eran tan importantes para ti como lo fueron para mí o te parecen un elemento completamente superfluo cuya desaparición no te afecta en lo más mínimo?


Contenido relacionado