¿Es Telegram la solución “libre” a WhatsApp?

¿Es Telegram la solución “libre” a WhatsApp?
 
 

Cuando Telegram se posicionó como una ‘gran’ alternativa a Whatsapp, el cual está en posiciones monopolísticas, totalmente cerrado y con una preocupante falta de seguridad y ética, mucha gente se cambió de cliente, o al menos probó Telegram como una alternativa realmente espléndida. Y rápidamente se hicieron comparaciones pírricas, y quienes utilizaban Whatsapp, lo desinstalaron y se pasaron a Telegram.

Pero mucha de esa misma gente es la que, hace unos meses, echaba pestes sobre Jabber/XMPP y alababan a Whatsapp. Es interesante ver cómo cambian las mentalidades de las personas: hace 8 años, si usabas el ordenador más de 3 horas al día, la gente te llamaba “friki”, “enviciado”… la misma gente que, hoy día, está las 26 horas del día con el Smartphone en la mano. Otro caso de bipolaridad está en quienes calificaban de despreciable desecho al Modern Warfare 2 y a los 3 días de jugar al Black Ops estaban de vuelta en el Modern Warfare 2, alabándolo como un Capa de la Tormenta adora a Talos.

Antes de nada, convendría comentar qué es esto de Jabber/XMPP. Básicamente, un protocolo de comunicaciones libre y descentralizado. Se basa en que cualquier persona, organización o empresa pueda crear su propio servidor, ‘adherirlo’ libremente a la llamada red federada XMPP, y que éste servidor se pueda comunicar con cualquier otro servidor de la red federada. Desgraciadamente, este no es el caso mayoritario de los servicios de mensajería instantánea. Y a mucha gente le parece lo normal, que cada programa que uses te permita comunicarte con los usuarios de tal programa.

Pero es fácil ver que este ideario debería ser lo normal, y que los medios de telecomunicación convencionales funcionan así, siguiendo esta ‘forma libre’. Correo electrónico, telefonía fija y móvil, o incluso Internet. Hagamos la clasificación por servidor y cliente. Un usuario de Gmail, desde Windows, puede enviar y recibir correos electrónicos de una empresa que utiliza Outlook (ex-Hotmail) desde un iPad con iOS. Una persona mayor, con un teléfono fijo que tiene más de 40 años, adherido a una red de Telefónica, que llega a un remoto pueblo en las montañas, puede comunicarse con su hijo, que tiene un Smartphone con Android y una línea móvil contratada con Orange. Y, en el caso de Internet, más de lo mismo: podemos acceder a una página web almacenada en un servidor Linux desde un Mac, una tablet con Android, una Raspberry Pi… y esto gracias a que, hoy día, Internet utiliza un protocolo con la libertad suficiente como para permitirlo.

Pues lo mismo debería poder ocurrir con la mensajería instantánea. Y esto es lo que, con sentido común, nos brinda la red federada y pública Jabber/XMPP: servidores centralizados dentro de una red descentralizada, donde los usuarios de un servidor se pueden comunicar con los de cualquier otro servidor, enviando las comunicaciones de un servidor al otro, directamente. Si yo puedo enviar y recibir emails de Gmail a Yahoo, o hablar con alguien de Vodafone siendo yo de Orange, ¿por qué no puedo hablar desde Telegram con alguien de WhatsApp, o desde Line con alguien de Google Talk?

Es por tanto que el protocolo XMPP es libre. No es un secreto que WhatsApp, por muy cerrado que es, utiliza este protocolo. Básicamente, para ahorrarse tener que ‘crear’ uno nuevo partiendo de cero. Y, además de coger “prestado” el protocolo, no se abren a la red pública vinculada con el protocolo que cogieron “prestado”, que es lo mínimo que podía hacer. Miremos los últimos pasos de Valve: lanzan Steam para GNU/Linux, ahora hacen SteamOS basándose en Ubuntu (a su vez base Debian), y a cambio Valve regalará tarifa plana de juegos a los desarrolladores de Debian y Ubuntu, además de ser una punta de lanza muy importante para que las compañías de hardware empiecen a dar importancia a los sistemas libres.

Pasemos ahora a hablar de Telegram. Antes de comentar las teóricas bondades de este nuevo cliente de mensajería, comentaré la clasificación personal que hago con los sistemas de mensajería. Aunque no mucha gente está de acuerdo con esta clasificatoria, creo que es una buena forma de describir la “libertad” que ofrece cada protocolo, en cuanto a funcionalidad práctica:

  • Libre: se puede usar el programa (cliente) que se quiera, desde el equipo que se quiera (móvil, ordenador, tablet, tostadora…), para hablar con gente de cualquier servidor (obviamente, el servidor debe estar, por voluntad propia, en la red federada). Cualquier servidor Jabber común está en esta categoría.
  • Semilibre: aquí etiqueto a esos servidores que, aunque son cerrados en cuanto a la externalización de comunicaciones (hablar con otros servidores), permiten utilizar el cliente (programa) que el usuario quiera, y desde donde quiera. Un ejemplo es el chat de Facebook, el cual usa XMPP, y permite conectarse desde cualquier cliente Jabber/XMPP utilizando una dirección nombredeusuario@chat.facebook.com y nuestra contraseña. Pero no nos deja hablar con gente de otros servidores Jabber, sólo con contactos de Facebook. Por ello lo clasifico como semilibre. Google Talk (Gmail) era libre, pero por alguna misteriosa decisión de los señores de esta compañía que últimamente empodrecen toda cosa que tocan, ahora es semilibre.
  • Cerrado: el súmmum de los grilletes digitales: servicios de mensajería mediante los cuales sólo se puede hablar con contactos del mismo servidor, utilizando únicamente el programa oficial y no otro, en las plataformas que los creadores crean convenientes. Whatsapp es un claro ejemplo de esta categoría, y redundante al artículo que estamos a tratar.

Pues bien, de forma directamente comparativa, Telegram se diferencia de Whatsapp en los siguientes puntos:

  • Telegram es gratis y libre; Whatsapp es de pago y cerrada.
  • Telegram ofrece un fuerte cifrado en las conversaciones, mientras Whatsapp cifra pobremente las comunicaciones, aparte de tener severos fallos de seguridad y privacidad.
  • Telegram se puede utilizar desde ordenadores; Whatsapp sólo en móviles y tablets (NOTA: sé que mucha gente dirá ahora “Oh pero Whatsapp lo puedes utilizar en el ordenador”, SÍ, haciendo toda la parafernalia de utilizar un emulador de Android, blablabla. NO es la solución, y lo más importante, NO es un método oficialmente contemplado, por lo que NO es válido)

Aunque hay más diferencias, nos centraremos en las citadas. Y aquí llega mi discrepancia sobre el tema. ¿Es Telegram TAN libre?

Intentar promover el uso de Jabber/XMPP en bruto, como un sustituto de Whatsapp y otros servicios cerrados, no es fácil. Básicamente, no existe una App para móviles capaz de hacer frente a algo que sí tiene Whatsapp y otros programas similares: introduces tu número de teléfono, y éste será el identificador, el nombre de cuenta, la dirección para que te hablen. Se quiera o no se quiera, este método es fácil, sencillo y rápido. Actualmente no existe ningún cliente para Jabber, LIBRE, que se adecúe a tal premisa. Kontalk sería el ejemplo más claro, y funciona bien con esta dependencia, pero NO es libre, porque NO se comunica con la red federada. Y el caso ideal sería tener un cliente de estas prestaciones que, además, se pudiese comunicar con el exterior, con la red federada.




Telegram NO se comunica con la red federada. Así que NO se merece la calificación de “LIBRE”. La libertad de este cliente consiste en liberar la API, para que los desarrolladores puedan hacer sus propios programas, sus propios clientes. Está bien, pero tampoco es este el complemento que buscamos: en tal caso, brindar una dirección tipo aaa@bbb.com, para poder utilizar el programa que deseemos. Pero Telegram no tiene documentación alguna donde se den datos o detalles sobre la posibilidad de conectarnos a su red desde cualquier otro cliente Jabber (como Pidgin, PSI, Xabber…), utilizando una dirección y una contraseña (como Facebook, por ejemplo). Así que, finalmente, Telegram se quedaría en el escalón de lo Semilibre, y con bastantes cojeras, llegando a poder considerarse Cerrado.

¿Cómo podría ser Telegram REALMENTE libre? En primer lugar, permitir utilizar cualquier cliente Jabber, como buen servicio Semilibre. No sería difícil: que, o bien antes de registrarnos en el programa, o tras haberlo hecho, pudiésemos configurar una contraseña, y obtener una dirección (¿por qué no 6xxxxxxxx@telegram.org, por ejemplo?), utilizables en cualquier cliente.

Y, por otra banda, que esté dentro de la red federada, como buen servicio que usa el protocolo Jabber/XMPP. No tiene mucha ciencia: permitir añadir contactos utilizando una dirección aaa@bbb.com en el cliente oficial, y listo.

En esencia, Telegram se patrocina como un servicio muy libre. Pero nada más lejos de la realidad, no es tan libre, si bien podría ser la alternativa perfecta a los cerrados sistemas de mensajería que hay hoy día. Como cliente está muy bien: el sistema de registro que todo el mundo quiere, un sistema de encriptado transparente y sencillo, un cliente básico… pero ¿por qué no anexionarlo a la red federada?

Aunque su API esté abierta, no hay muchos clientes para ordenador, y para GNU/Linux los que hay no están compilados o son muy confusos. Así que volvemos a lo de siempre: un cliente de mensajería prácticamente exclusivo para móviles, pero un poco más abierto. Mejor que nada será, pero mucho mejor para todo el mundo también podría ser.


Contenido relacionado