Mesa Redonda: ¿Ha cumplido la Next-Gen las expectativas que generó?

Mesa Redonda: ¿Ha cumplido la Next-Gen las expectativas que generó?
 

Tras varios meses en el mercado, muchos usuarios tienen sus consolas de nueva generación generando polvo nuevo, básicamente, aunque por otro lado, todo aquél que adquiriese las dos consolas si que tiene contenido para variar aunque tampoco sea para tirar cohetes. Hoy ponemos bajo presión a las compañías analizando si, en todo este tiempo, han cumplido lo que prometieron o esperábamos algo más de ellas.

Daniel Bajo: poco tiempo para tantas expectativas

 

Habrá quien crea que una pregunta como ésta no puede responderse, porque cada jugador ha recibido la nueva hornada de consolas de acuerdo a sus propias expectativas, pero creo que estaríamos engañándonos si creyésemos que aquéllas ya han cumplido con las demandas de la comunidad de jugones.

¿Por qué? Porque las primeras hornadas de juegos son munición para los fanboys y los trolls de internet (“Eh, que mi consola llega a 1080p y la tuya no” “Eh, que tengo más exclusivas”), pero no marcan verdaderas diferencias con la antigua generación. ¿Alguien recuerda cuáles fueron los primeros juegos de PlayStation 2 o de Xbox 360, o en qué mejoraban a los de sus predecesoras? El tiempo, la experiencia de los estudios después de trastear con las consolas y el feedback de los jugadores hacia la industria es lo que hará avanzar a la nueva generación y permitirá que ésta empiece, de verdad, a cumplir expectativas. Por ahora sólo hay gráficos mejorados y nada más. ¿De verdad ya hay alguien satisfecho?.

Las empresas de hardware y software también tienen algo que decir y sobre lo que reflexionar. Son portadoras del virus del hype y pueden contagiar a los que aún no están inmunizados. Los relaciones públicas prometen que sus productos son el state of the art del mundillo. Vale, están en su papel, y tal, pero corren el riesgo de que, dentro de seis o siete años, cuando la nueva generación esté amortizada y empiecen los rumores sobre otra Xbox u otra PlayStation, alguien se acuerde de las viejas promesas de 2013 y descubra que sus expectativas no sólo no se cumplieron, sino que ha llegado al final de otra generación de consolas defraudado con la experiencia. Unos amortizarán la nueva generación cuando se dejen las falanges masacrando al Covenant; otros, haciendo piruetas con Nathan Drake; los de más allá, con Link buscando a Zelda. Algunos tal vez jamás. ¿Qué esperar cuando te venden que tu consola es capaz de generar una nueva Matrix y a la hora de la verdad se ralentiza igual que una Game Boy? ¿O al ver que el nuevo super-juego-del-copón no es más que el marcianitos de toda la vida puesto hasta arriba de polígonos?.

Las aspiraciones de cada jugón son propias e intransferibles, pero decir que la next gen ya ha cumplido las expectativas es una temeridad. Personalmente creo que satisfará todos los anhelos que se han puesto en ella y que dejará juegos para el recuerdo, pero hay que darle tiempo al tiempo y mantener siempre un cierto escepticismo. Y si alguien ya se siente realizado después de sólo cuatro meses de nueva generación, que espere a ver lo que se avecina para los próximos cuatro años.

Álvaro Gimenez: me esperaba exactamente lo que he adquirido

La  verdad es que es una cosa que depende de lo esperase cada de una consola de nueva generación o de la consola que ha acabado adquiriendo.

Hoy en día tenemos información de todos y cada uno de los aspectos que van desvelándose hasta el mismo día del lanzamiento de la consola así que no hay escusa a la hora que cuando adquiramos un producto no podamos ver cumplidas esas expectativas. Lo malo viene cuando esperamos que esa consola va a ser algo parecido a una nave espacial que nos va a llevar al planeta Helghan a tomar un café con Ezio Auditore o con el mismísimo Big Boss. Eso amigos jugones se llama el valor de la expectativa, y la generamos nosotros mismos a la hora de comprar un producto. En el caso de los videojuegos, lo que se espera del producto final es algo más de lo que realmente nos van a ofrecer. A veces, no nos vamos a engañar, nos lo hacen creer.

Todavía tengo en mi memoria caso de juegos que han sido vapuleados por el público y que con el tiempo se han convertido en obras maestras. Un ejemplo de esto fue The Legend Of Zelda: Majora´s Mask. Un título que con el tiempo ha sido valora como se merece e incluso es uno de los títulos más deseados de Nintendo 64.

Personalmente, hace exactamente una semana y unas pocas horas que adquirí mi flamante PlayStation 4. Me esperaba exactamente lo que he adquirido. No esperaba poder volar con ella y tampoco esperaba que los juegos que lanzasen tuviesen una gran diferencia con los últimos juegos que han salido para PC o incluso PlayStation 3. Esperaba exactamente lo que he adquirido, una consola Next Gen, con un montón de aplicaciones nuevas y molonas que seguramente deje de utilizar, y a la cual le quedan muchos años de recorrido que seguramente, eso espero por lo menos, disfrute.

Así que sí, ha cumplido mis expectativas. Será que las mías estaban por los suelos…

María Victoria: mucho ruido y pocas nueces

 

A mi parecer no han cumplido todo lo que nos venían prometiendo. Seguimos teniendo los mismos problemas que antes: consolas que se estropean a la mínima. Cosa que hace tiempo no pasaba por muchas horas que dejásemos nuestras consolas encendidas. Tampoco les salían líquidos extraños por las ranuras del ventilador….o que el lector de juegos se descoloca y nuestra consola empieza a dejar de leer juegos para sacar a relucir su complejo de helicóptero o de sierra.
Prometían arreglar estos fallos y aún están presentes, sobretodo en una de ellas (todos sabemos cual es).

Aunque sabemos a lo que nos arriesgamos si somos de los primeros en pasarnos a la siguiente generación. No deberían de usarnos de conejillos de indias, deberían de poner mas a prueba a las próximas consolas, asi evitarían que se hablase mal de ellas y seguramente mucha mas gente demos el salto a la siguiente generación nada mas salir esta.
Tanto anunciar la siguiente generación a bombo y platillo…¿Para que luego sigamos con los mismos problemas de antes? ¿No sería mejor sacar una consola que no nos deje en mal lugar al poco de sacarla?
Sinceramente, para mi esta generación ha llegado demasiado rápido (¿quizás por eso tengan esos fallos?). También podían haber tenido en cuenta la situación actual, podían haber sacado la consola a mejor precio (misión imposible, me temo) o que fuesen retrocompatibles, así nos dolería menos deshacernos de la anterior generación de consolas.

Y por último, los juegos. ¿Qué es eso de sacar un parche el mismo día en que sale el juego? Nosotros lo que queremos es jugar, no pasarnos mil horas actualizando la consola o bajando e instalando los parches que tenga dicho juego. Esto antes no pasaba. Lo único que teníamos que hacer era poner el juego en la consola y a jugar. Tarde o temprano todos daremos el salto a la siguiente generación, aunque visto lo visto a mi me dan mas ganas de desempolvar mi Nintendo 64 que de pasar a la siguiente generación.

Juan Linares: por el momento no

 

Los inicios suelen ser complicados. Existe la ilusión por ese “algo” novedoso, por experimentar sensaciones que no habías vivido antes y por ver cosas que antes no podías. La nueva generación de consolas se anunció como era de esperar con una expectación enorme. Recuerdo como aquel 20 de febrero Sony revolucionó al mundo al presentar su nueva consola next-gen. Sin duda ese día quedó marcado para mucha gente. Y no solo por que se presentará la consola de Sony como tal, quizás eso fue lo de menos, si no por ver que nos deparaba el futuro del sector.

Hoy muchos meses después ya tenemos las consolas en las calles y mi percepción no es quizás la que me hubiera gustado. Soy poseedor tanto de PlayStation 4 como de Xbox One y sinceramente no estoy del todo contento con ninguna de las dos, todavía. A día de hoy el cambio existente entre la generación anterior y la nueva, aunque visible no es estoy seguro el que todos estábamos esperando. Los títulos tienen un mayor acabado visual pero tampoco la diferencia nos hace tirar cohetes al cielo. Incluso tengo la percepción maligna de que se han recortado prestaciones de los juegos de “old-gen” para que el cambio parezca mayor en las nuevas consolas.

Soy consciente que alguno dirá, oye que Ryse: Son of Rome y Killzone: Shadow Fall tienen un nivel gráfico espectacular. No te lo voy a negar, lo tienen, pero a día de hoy tampoco son motivo para dar el salto generacional. No porque no son títulos sobresalientes y porque no ofrecen realmente nada que no hayas visto antes.

Aunque mi discurso pueda parecer negativo soy consciente que el mismo irá cambiando a lo largo del año, acabamos de empezar y queda mucho camino por recorrer. Pero si no tienes claro si dar el salto ahora o esperar, el consejo más sabio que puedo darte es que no tengas prisa, aún.

¡Necesito al next-gen para jugar al mismo Call of Duty de siempre!

¡Necesito la next-gen para jugar al mismo Call of Duty de siempre!


Contenido relacionado