Análisis Titanfall

 

No nos engañemos. De las dos consolas de nueva generación que salieron al mercado en 2013, la consola de Microsoft ha gozado de un mejor catálago de juegos exclusivos que su principal competidora. La compañía propietaria de la división Xbox sabía que iba a empezar con desventaja sus primeros pasos por la next-gen por culpa del dichoso Kinect y los 100€ que encarece el producto final este accesorio, del que dejaremos de lado su dudosa utilidad. Por ello, se reunieron con los principales estudios para asegurarse una gran variedad de juegos exclusivos que hicieran decantar la balanza a su lado, y gracias al acuerdo con Respawn Entertainment y Electronic Arts, hoy podemos sentirnos orgullosos de analizar Titanfall, juego exclusivo de la división Xbox, que engloba a Xbox 360, Xbox One y PC.

Aunque Titanfall está a la venta para las tres plataformas antes mencionadas, nosotros centraremos el análisis en la versión que hemos podido probar, que también es la que más polémica ha levantado: la de Xbox One. 1080p, 900p… nada, de momento el juego corre a 729p, pero eso no hace que no luzca a un gran nivel.

Para los que no sepan quiénes son Respawn Entertainment, os diremos que sus máximos responsables trabajaban en Infinity Ward, estudio responsable de Call of Duty. Y ahora es cuando empiezan a encajar las piezas del puzzle y os decimos que este veterano pero joven a la vez estudio ha sabido plasmar lo mejor de COD y elevarlo a la máxima expresión. Y si de algo saben estos ex-creadores de máquinas expendedoras de billetes llamadas Call of Duty, es que la mayoría de los gamers de este tipo de género se dejan la campaña a medias para pasarse horas seguidas sin dejar de jugar a los modos multijugador. Es por ello que Titanfall ha sido pensado exclusivamente como juego multijugador, sin dotarlo de una gran campaña, pero sin dejar de incluirla por si acaso alguno se queda con ganas de jugarla con un amigo…

Antes de empezar a jugar nos veremos abocados a jugar el tutorial. Si jugamos a la beta se nos hará repetitivo, aunque siempre viene bien rejugarlo para que no se nos olviden los botones que tenemos que pulsar. En el tuto se nos enseñan los controles básicos, disparar, saltar por las paredes, controlar a nuestro Titán y finalizaremos con unos combates. No es nada espectacular, y exceptuando las dos misiones de combate nos parecerá que estamos en un módulo de entrenamiento militar blindado.

analisis-Titanfall-areajugones2

¡Ahí está nuestro Titán! ¡Vamos a subirnos en él!

Una vez acabado el breve tutorial ya podremos elegir jugar la campaña o el multijugador clásico.

En el modo campaña no encontraréis lo habitual en este modo de juego, sino que veremos unas secuencias introductorias y nos encontraremos con dos modos de juego multijugador, Desgaste y Dominio de Fortines, que explicamos un poco más abajo. Una vez nosotros o el equipo rival tenga los puntos suficientes acabará la ronda. Después volveremos a la pantalla de multijugador para poder equipar las mejoras adquiridas gracias a la experiencia que ganemos subiendo de nivel, o simplemente esperar o hablar en el Lobby con nuestros compañeros. Tras una espera de 90 segundos se nos pondrá en el siguiente mapa y otra secuencia introductoria nos dirá qué tenemos que hacer en el mapa, Desgaste o Dominio. Y así hasta una hora de juego aproximadamente que acabará la campaña, independientemente de nuestro resultado, ganar o perder. Al final de la última misión desbloquearemos un nuevo modelo de Titán y se nos invitará a pasar la campaña con el otro bando para desbloquear el Titán del bando contrario.

No hay mucho más que rascar en La Frontera, un sistema planetario cercano a la Tierra que tiene enfrentados a dos bandos que quieren quedarse con los recursos de los planetas, cada uno para su propia subsistencia. Los dos bandos son:

  • La IMC, militares dirigidos por la megacorporación Hammond Engineering, quienes intentan explotar los recursos para su beneficio propio comercializándolos y creando titanes.
  • La Milicia, el bando de rebeldes, colonos, bandidos, mercenarios y piratas sin una autoridad central clara que se levanta en armas como milicianos cuando la situación lo requiere,.que intenta que la IMC no se haga con el control absoluto de los recursos de La Frontera.
imc-milicia-titanfall

A la izquierda la IMC. A la derecha la Milicia

Hay 3 tipos básicos de Titán:

  • Atlas: Este modelo de Titán representa la última tecnología en armamento y proporciona una buena protección, además de ser más ligero que el Ogre. Es bueno para misiones de reconocimiento, asalto rápido, fuego de apoyo, apoyo táctico o una combinación de estos. Fiables, potentes y eficaces, están diseñados para ser la primera linea de fuego.
  • Stryder: Los Titanes modelo Stryder son ágiles y potentes, y su gran velocidad les hará muy eficaces en el combate. El Stryder es el modelo de Titán más rápido y es la culminación de muchos años de galardonada I+D en tecnología de accionadores lineares y rotatorios.
  • Ogre: El modelo Ogre se diseñó para ser el tanque bípedo más efectivo en combate. Cuenta con un gran blindaje y capacidades ofensivas llevadas al límite. Al contar con un blindaje más efectivo, es capaz de sobrevivir más que los otros Titanes en el campo de batalla. Se desbloquea terminando la campaña.
modelos de titantes

De izquierda a derecha: Atlas, Ogre y Stryder

Para jugar la corta campaña, si es que podemos llamarla así, podemos elegir cualquiera de los dos bandos, y cada misión acabará de un modo diferente si ganamos la ronda o si la perdemos. Aunque ganar o perder no afectará a la historia, ya que progresará igualmente aunque con unas pequeñas variaciones que descubriremos por la radio.

El jugador no tendrá la sensación de estar jugando a una campaña tal cual la conocemos hasta la fecha.

Es una pena que no se haya profundizado un poco más en este modo, ya que si bien es la guerra de siempre de buenos contra malos, se hubiera podido rascar un poco más y crear un buen modo llamativo para el juego exclusivo de la división Xbox. Pero esa no era la intención de Respawn Entertainment, que han decidido encarar su título al modo online. Vamos ahora a repasar los modos de juego que nos ofercerá Titanfall.

En principio tenemos que destacar que se ha optado por tener sólo a 12 jugadores humanos divididos en dos equipos. Si los comparamos con los 64 jugadores de Battlefield 4 nos parecerá una birria, pero hay que decir en su favor que, dado el tamaño de los mapas y que estamos ante un shooter en el que la intención no es imitar la guerra, sino que estamos en un mundo imaginario de fantasía y que podemos hacer parkour, dar saltos altísimos y montarnos en enormes máquinas bípedas equipadas con super armas, el resultado de 6 VS 6 es fantástico, frenético y siempre nos quedarán ganas de más. Hay que remarcar que no estaremos sólo los jugadores, ya que en el mapa aparecerán militares o espectros controlados por la Inteligencia Artificial, de una manera mucho más que cuestionable. Matar espectros nos vendrá bien para ganar puntos en varios modos de juego, y se han incluido retos de matar espectros que nos ayudarán a desbloquear elementos.

Vamos ahora ya a pegar un repaso a lo que es realmente Titanfall: el modo clásico multijugador. Tenemos seis modos diferentes de batirnos en duelo contra nuestros enemigos. Estos modos de juego son:

Desgaste. En este modo de juego hay Titanes, Pilotos y Espectros. Debemos eliminar todo lo que se nos ponga por delante para ganar puntos y debilitar al equipo contrario. Tal como comentábamos, eliminar espectros será la manera más fácil de ganar puntos ya que en vez de guerreros parecen marionetas con un arma.

Último Titán en pie. Este modo es uno de los más espectaculares y divertidos, pues desde un inicio dispondremos de nuestro titán. Ganará el equipo que logre eliminar todos los titanes del equipo contrario. Como particularidad, se podrá eyectar al piloto del bípedo, pero si morimos no renaceremos. Será primordial la lucha en equipo y una buena estrategia para hacernos con la partida. Está comprobado que si vamos a lo loco y sin estrategia perderemos la partida, por lo que es muy recomendable jugar con amigos, o seguir los pasos del guiri que tengamos delante.

Dominio de Fortines. Modo de juego muy parecido a Conquista de Battlefield. Hay 3 puntos que debemos controlar para dar energía a nuestro equipo y poder ganar la partida. Atacar y defender será crucial. Saber rutas por las que deberemos pasar, o dónde se pueden esconder nuestros enemigos para estar al acecho de nuestra presencia decantará la balanza a nuestro favor o a favor del equipo contrario.

Capturar la bandera. Modo clásico de capturar la bandera. Debemos coger la bandera enemiga y llevárnosla a nuestra base, a la vez que aseguramos que el rival no se lleva la nuestra. Cuidado porque todo vale.

Cazapilotos. Este modo de juego es bastante divertido. Deberemos eliminar a los pilotos contrarios. Aquí nos aparecerán soldados y espectros enemigos por doquier, y a pesar de que las rachas de muertes y los disparos a la cabeza contarán para hacernos subir los retos personales, no contarán como muertes enemigas. Sólo las muertes de los pilotos humanos nos harán subir puntuación, ya os adelantamos que este modo engancha bastante.

Pack Variado. Popurrí de modos de juego. Si nos aburre jugar sólo a un modo de juego tendremos el pack variado, en el que nos saldrá un modo de juego aleatorio a cada ronda.

El sistema de juego para la mayoría de modos es senzillo. De entrada controlaremos a los pilotos (excepto en el modo Último Titán en pie que controlamos de inicio a los Titanes), y conforme pase el tiempo desbloquearemos a nuestro Titán, que podremos llamarlo para que caiga del cielo cuando nosotros queramos. Si nos vemos en apuros en una lucha entre Titanes podremos eyectar al piloto y elegir el arma anti-Titán, un arma mucho más poderosa que el arma estándar.

Analisis-titanfall-areajugones

Los Titanes, esas majestuosas máquinas de matar

Como armas estándares contamos con la carabina, la pistola inteligente y la escopeta. Hay 3 modos de piloto estándar más los personablizables para que podamos acceder a las armas sólo cambiando el piloto. A medida que vayamos subiendo de nivel iremos desbloqueando nuevas armas y accesorios, pero os podemos decir que de entrada que si aprendéis a manejar bien un arma de las de inicio, no hará falta cambiar de arma, pero mejorarla con el silenciador o una nueva mirilla será fundamental para apuntar mejor o no ser detectados con tanta facilidad. Nosotros hemos pasado muchas horas con la carabina y nos ha ido fenomenal tanto de cerca como de lejos. La escopeta todos sabemos que es para distancias cortas, y la pistola inteligente, aunque es un buen añadido jugable, requiere tener el piloto enemigo demasiado cerca para dispararle, y puede que nos salga “el tiro por la culata“. El apartado jugable del juego es una delicia, y a nadie se le hará complicado comprender los controles.

Pero eso no es todo porque el juego de Respawn cuenta también con un sistema de cartas que nos permitirán mejorar nuestros pilotos o nuestros Titanes al gusto. Hay 3 ranuras en las que podremos poner una carta en cada una y elegirla para salir a combatir. Cada carta nos mejorará en un aspecto o en otro, ya sea en un arma más potente, mayor alcance de granadas y muchos otros aspectos que le darán un poco más de vidilla al juego.

Contaremos con 15 mapas desde el incio, y como hemos comentado antes, no son excesivamente grandes, pero para contrarrestar ésto podremos acceder al interior de la mayoría de edificaciones, subirnos por las escaleras a plantas superiores y desplazarnos por los tejados por muy lejos y altos que estén gracias al doble salto de los pilotos y al parkour. Desde ahí arriba podremos atacar a los Titanes con el arma anti-titán o a los pilotos que estén campeando desde las alturas. No podremos destrozar casi ningún elemento del escenario, lo que es un paso hacia atrás respecto a otros juegos bélicos. Es inverosímil controlar una máquina enorme que debe de pesar toneladas y no ser capaces de destrozar un árbol cuando le pasamos por encima, o romper una pared con un super-mísil.

En el apartado gráfico de Titanfall podemos destacar varios puntos positivos y negativos. Como positivo tenemos efectos de luces, rayos de sol que deslumbran, máquinas enormes por el escenario moviéndose a toda velocidad, explosiones, humo, escenarios bien hechos y armas muy bien recreadas. Los modelos de los personajes, las naves, interiores de edificios, los Titanes y los pilotos son dignos del mejor dibujante artístico, y demuestran que Respawn ha estado trabajando duro durante estos años para traer al público una buena experiencia gráfica, pero el motor gráfico del juego empieza a oler a quemado. El Source Engine fue creado por Valve hace ya más de 12 años, y a pesar de que hace funcionar el juego a 60 fps y estar potenciado gracias a la nube, hay detalles que ya no se pueden dejar pasar en la next-gen. Muchas de las texturas de contenedores, paredes, y varios objetos acusan el uso de un motor gráfico viejo por la disidia que han tenido en crear uno de nuevo exclusivo porque “les costaría demasiado tiempo y trabajo“. Este punto negativo se nota bastante y empaña el resultado final ya que al acercarte a una pared no sabes si estás jugando a un juego de Xbox One o de Xbox 360. Seguramente los modelados de los escenarios tendrán unas texturas muy parecidas en la versión de la hermana menor, pues ya os decimos ahora que realmente se veen feas. Aunque eso lo sabremos el próximo 10 de abril. El juego a veces sufre cuando se juntan varios Titanes en la pantalla y empiezan a disparar misiles, se notan algunos tirones que pueden resultar molestos y abocarnos a una posición en la que quedemos indefensos sin poder hacer nada más que ver cómo explota nuestro gigante.

Lo mejor del título sin duda es la jugabilidad, el gran aliciente multijugador que nos hará pasar horas y horas enganchados al mando de nuestra consola sin poder soltarlo más que para ir a hacer nuestras necesidades básicas. Por un lado tenemos el poder controlar a los pilotos, de una manera táctica o ir a lo loco. Saber compenetrarse con los compañeros para lograr la victoria es uno de los grandes alicientes de Titanfall. Cuando controlamos a los Titanes notamos como nuestro poder sube, es como una descarga de adrenalina que nos hace sentir superpoderosos. Aplastar a los pilotos rivales, usar las super-armas de los Titanes, pegarle un puñetazo a otro Titán… son elementos que nos harán gozar una y otra vez mientras elegimos la base que debemos defender o la bandera que queremos capturar. Hemos comentado antes que podemos eyectarnos del Titán justo antes de que éste sea destruido por el adversario, pero ¿qué pasa si nos eyectamos antes? Pues tal y como se nos explica en el tutorial, podemos salir del Titán a nuestro gusto y hacer que éste ataque solo a los rivales. Hay jugadores experimentados que se bajan del Titán y hacen que éste ataque a los otros jugadores, mientras ellos hacen también lo mismo como pilotos, por lo que su poder de ataque se multiplica una barbaridad. ¡Cuidado con éstos jugadores! Sabemos que al final vosotros también os convertiréis en uno de ellos. Pero aquí no acaba todo, porque podemos subirnos a la espalda de un Titán amigo para cooperar atacando desde ahí, o subirnos a la chepa de un Titán enemigo y destrozarle desde ahí en un periquete.

Titanfall ofrece un montón de modos de jugar y de divertirnos, como subirnos a la cabeza de un Titán enemigo y reventarlo desde ahí.

Destacar que Titanfall viene en completo español, como no podía ser de otra forma, texto y voces. Siempre me gusta remarcar ésto en todos los juegos, ya que es un punto a favor porque realizar trabajos de éste tipo siempre respresenta un coste añadido. Es cierto que en Titanfall no hay demasiados diálogos al ahorrarse una historia profunda, pero uno ya sabe a lo que se atiende cuando compra el juego. Los disparos y el resto de efectos de sonido cumplen su cometido sin destacar bastante, y las melodías acompañan muy bien.

En definitiva, Titanfall es un soplo de aire fresco que viene a pegar fuerte dentro de los juegos multijugador, ya que nos ofrece multitud de maneras de jugar y de divertirnos, muchas de ellas novedosas. No destaca por sus gráficos, pero sí que nos hará disfrutar gracias a su gran apartado jugable.

8,3/10

Política de puntuación


Contenido relacionado