Análisis Cloudbuilt

Análisis Cloudbuilt
 
 

El mundo de los videojuegos se caracteriza por contar con infinidad de títulos que ofrecen experiencias completamente distintas y dispares entre sí. Obras mágicas que sorprenden a muchos, y en otros casos, decepcionan a otros cuantos. El público muchas veces se divide a causa del claro monopolio que sufre actualmente la industria. Sería gastar palabras en un texto mencionando los títulos que dominan un mercado repleto de clones y videojuegos sin apenas esencia que destrozan obras de un nivel increíble y que impiden que otras muchas no consigan elevarse por encima del resto a causa de ésto.

Cloudbuilt no es el mejor del juego, pero su intento por cambiar las cosas se agradece profundamente. La aventura a recorrer es explosiva y entretenida. Cloudbuilt es una historia en donde nos veremos sumergidos en el sueño de una chica que está inducida en coma a causa de unos extraños sucesos que han desembocado a un mundo post-apocalíptico. En estos sueños, nuestra misión no es otra que ir recorriendo escenarios destruidos por algo o alguien que se encuentra en un completo misterio. Una vez sumergidos en éstos, deberemos avanzar por complicados escenarios que irán encrudeciéndose conforme vayamos avanzando, mientras nuestro único objetivo es completar los distintos retos con la mayor rapidez posible.

Un mundo asolado repleto de saltos y obstáculos

Un mundo asolado repleto de saltos y obstáculos

Una perspectiva 3D nos acompañará a lo largo de todo el camino, además de nuestra arma. En Cloudbuilt deberemos avanzar por unos niveles en los que nuestros reflejos y nuestra velocidad serán nuestros mejores aliados. El videojuego carece apenas de un argumento que se encuentra siempre en segundo plano y que apenas tiene trascendencia en los capítulos que vayamos terminando. Pese a todo, y como ya hemos mencionado más arriba, tendremos que avanzar por unos niveles que irán complicándose de la forma más enrevesada que pueda imaginar un jugador, empujándonos a repetir fases hasta la saciedad y a aprendernos bien la mecánica para poder alcanzar la ansiada meta final.

Por supuesto, esta obra no hace honor a la palabra facilidad. Su intención por cambiar las cosas, por eliminar esa línea que dibujan últimamente los videojuegos en el mercado es notoria, pero carece de esencia en algunos de sus apartados, y es aquí donde Cloudbuilt se queda completamente seco. Avanzar para completar la historia no es un un motivo suficientemente grande por el que un jugador seguiría disfrutando de esta obra. Mejorar las marcas, pulir récords…, falta algo, algún modo más hubiera sido bien agradecido y hubiera logrado aumentar la experiencia de un título con el que apenas echaremos un rato si nos somos amantes de la acción, las plataformas y los saltos.

¿Listos para hacer uso de vuestros reflejos?

¿Listos para hacer uso de vuestros reflejos?

El mundo estará asolado por una catástrofe mundial completamente desconocida, y debido a ello, la mayoría de niveles serán demasiado parecidos entre ellos. La sensación de reiteración en la mayoría de éstos será muy palpable, y en ocasiones, los jugadores sentirán una fatiga agudizada que terminará por agobiar a los más conformistas.

El apartado visual consigue reanimar el videojuego de un modo muy notorio. Con un cel shading destacado, Cloudbuilt cuenta con un apartado artístico que agradará a muchos y disgustará a otros, sobre todo por contar con un diseño de los personajes más bien abstracto y con una similitud a una película inspirada en la era espacial. El avance tecnológico estará presente en muchos aspectos del título, mostrándonos un universo destruido, y dejándonos a entrever pinceladas de elementos tecnológicos potencialmente avanzados, y otros cuantos que recuerdan a una época más actual.

Esta aventura, de carácter explosivo e intenso, podríamos definirla como algo escasa en muchos de sus apartados, difícil y algo adictiva. Sus niveles nos propondrán un constante reto que, conforme vayamos avanzando, irá encrudeciendo una historia en un mundo donde deberemos afrontar constantes peligros mientas vamos descubriendo el verdadero sentido de la catástrofe que nos rodeará a lo largo de toda la aventura.





Contenido relacionado