¿Y tú te haces llamar gamer?

¿Y tú te haces llamar gamer?
 
 

Es curioso cómo va cambiando la vida… Desde que tengo memoria, mis días siempre han estado vinculados de un modo y otro a este sector. Puedo decir que he vivido la evolución de los videojuegos desde las recreativas clásicas hasta la next-gen, habiendo disfrutado de las grandes joyas que la historia de los videojuegos ha dejado grabadas a fuego en mis recuerdos.

Seguramente tú no lo sepas, pero había una época en la que tenías que hacer cola para jugar a una “máquina” en el salón de “recreativos” de tu barrio. Sí, eso que ahora es una tienda de chinos tuvo su tiempo de esplendor cuando los videojuegos estaban en pañales y los chavales como yo abarrotábamos las salas de juego con nuestras monedas de “5 duros” en la mano. ¿Y tú te haces llamar gamer? Pues perdona, pero te estás perdiendo algo…

Te estás perdiendo la sensación de contar mentalmente las partidas que podías jugar cuando tus padres te daban la paga semanal. Ese momento en que pasaba por tu mente la imagen de salir victorioso entre tus colegas tras haberte tirado una hora jugando con tan solo 25 pesetas. Sin “continues” y con un par. ¿Y tú te haces llamar gamer?

Test Gamer

Te has perdido ese momento en que los mayores te echaban de la máquina porque les tocaba jugar a ellos o esa sensación de tener que ir al baño y no poder dejar la partida a media, a no ser que un amigo siguiese jugando por ti. Sin “pause” ni tonterías de nenaza, pero con un colega que daría un brazo por ti para que no pierdas la partida.

Pobrecito…que también te has perdido esa alegría que nos llevábamos cuando se confirmaba el “port” de recreativa a videoconsola… Antes no podías jugar en casa a cualquier cosa y anuncios como la llegada de “Tekken” a plataformas de sobremesa suponían una verdadera revolución. Y te haces llamar gamer…

No sabes lo que es ver un rayón en el fondo negro de un disco de la primera PlayStation o tener que abrir la consola para poder piratearla con celo (esto…me lo han contado) y ver tus juegos importados de Japón en blanco y negro. No sabes lo que son los tiempos de carga de los discos de 3’5 ni lo que suponía instalar el PC Fútbol con más de 10 diskettes.

Decía el Nexus 6 de de Blade Runner (una peli de culto, que también te habrás perdido) que ha visto cosas que nosotros no creeríamos… Y sí, yo también. He visto cambiar cartuchos de Super Nintendo en el recreo entre clases. He visto a un amigo llorar por no tener 25 pesetas para continuar su partida. He visto vídeos de trailers en VHS que venían con revistas y he visto la peli de Super Mario en el cine. Todos esos momentos se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia… Si tú también has tenido este tipo de experiencias no dudo que un suave escalofrío te habrá recorrido por dentro. Si no lo has vivido, no sabes lo que te pierdes… ¿Y tú te haces llamar gamer?

Todos somos gamers

Pues sí, qué coño. Claro que eres un gamer. No importa que tengas 15 años o 50 ya que los gamers, como los moteros, somos atemporales. Ser gamer es una sensación que no se puede transmitir ni contar; es algo que hay que vivir y cada uno lo hace a su manera. Yo he vivido años muy buenos del sector y tú vivirás su futuro. Contarás tus batallas en el multiplayer de tu shooter favorito y asistirás a eventos y convenciones cosplay. Sufrirás con la cancelación de tu juego favorito y lo mejor es que, dentro de unos años, mirarás a la próxima generación de jugones y les dirás: ¿y tú te haces llamar gamer?





Contenido relacionado