La época dorada del videojuego

La época dorada del videojuego
 

Cuando uno piensa en el mundo de los videojuegos, inmediatamente nuestra mente se va a dos dispositivos: Videoconsolas y PCs. Soportes que han aglutinado durante décadas el negocio, ofreciendo millones de horas de diversión a todo tipo de usuarios en todos los géneros que uno pueda imaginar. Y la prueba es que el mercado va viento en popa, puesto que los videojuegos superan ya a cualquier otro entretenimiento en cifras de ventas mundiales.

Sin embargo, ya hace tiempo que aparecieron nuevas maneras de disfrutar de los mismos. Si el comienzo lo marcaron las consolas portátiles, el futuro ya se ve en las consolas en streaming, que prometen ofrecer, con su particular manera de asaltar el negocio, nuevos modelos de juego y diversión.

 No podemos dejar de lado el mundo de los Smartphones, donde no todo son gadgets como el nuevo iphone. El negocio de los videojuegos en los mismos se ha convertido en un negocio propio por sí sólo, donde títulos como Angry Birds, Candy Crush o similares, han conseguidos millones de descargas en todo el mundo. Pero hay mucho más bajo la superficie. El jugón que lleve años en esto sabrá reconocer títulos tan míticos como Final Fantasy, Baldur´s Gate, Soul Calibur, Street Fighter, Crazy Taxi, Ecco The Dolphin y un larguísimo etcétera de títulos que marcaron, en su día, un antes y un después. Otra moda ésta, la de reeditar juegos míticos en soportes más avanzados, que representa una verdadera alegría para los nostálgicos: Disfrutar de las matanzas de Carmaggedon (por ejemplo) mientras uno viaja tranquilamente en autobús bajo la atenta/horrorizada (escojan el calificativo que prefieran) mirada de una señora mayor es algo que no tiene precio.

La realidad es que los videojuegos están cada vez más presentes en todos los soportes de nuestra vida. Y esa es una gran noticia.

 Por muchos años más.