Análisis Strike Suit Zero: Director´s Cut

Análisis Strike Suit Zero: Director´s Cut
 
 

Nadie dijo que colonizar el espacio fuese tarea fácil.

La historia de Strike Zero: Director´s Cut se inicia en el año 2299, realmente un futuro no demasiado lejano, donde el hombre por fin logra el ansiado logro de conquistar el espacio. Esto pronto ocasiona un conflicto entre la Tierra y el espacio colonizado, creando una guerra sangrienta y larga. Todo el grueso argumental se mostrará en una introducción para luego quedar totalmente diluida lo largo de todo el desarrollo del título. Pocos más datos se conocerán sobre la historia aunque durante todo el juego iremos descubriendo información a través de los indicadores que los mandos altos te irán ofreciendo casi constantemente a lo largo de las misiones.

El juego empieza realizando una misión donde se te explica básicamente el sistema de control. A modo de eliminar ciertos obstáculos, más concretamente un puñado de basura espacial, el estudio nos proporciona una misión en la cual podremos familiarizarnos con su control. Enseguida nos daremos cuenta de que el título no es para nada fácil, totalmente al contrario, en el menú de opciones tendremos bastantes posibilidades y combinaciones para poder adaptar el control a nuestro gusto, aun así el juego es exigente en su control. Una vez llegados a controlar bien la nave, se lleva bastante bien pero no quita de que el manejo sea algo precario y tosco sobre todo en los giros, donde a modo de cada analógico será para un giro vertical u horizontal, combinados podrás controlar la nave hacia todas las direcciones pero repito, el control no es sencillo.

Tendremos modelos diferentes de naves a elegir, cada una con sus características.

Tendremos modelos diferentes de naves a elegir, cada una con sus características.

La primera sensación que la mayoría tendréis al coger los controles por primera vez es de completo caos y una vez familiarizados veremos que la jugabilidad no es un punto fuerte del juego.

El juego consta de una campaña principal de 13 misiones. Estas misiones son las originales que el título incluía en la versión primera que salió para PC, Xbox 360, y PlayStation 3. Ahora en la versión del director para PlayStation 4, que es la que hemos podido analizar, se ha incorporado otra segunda campaña con algunas misiones nuevas, que son concretamente las que fueron descargables extras en su día. Respecto a las misiones, lamentablemente no podemos decir que sean ni muchas y sobre todo tampoco variadas, de hecho ya que todas son muy parecidas entre ellas, eliminar objetivos, proteger otros, o hacer labores de escolta serán básicamente todo con lo que nos encontraremos a lo largo de todo el juego. Tanto la dinámica como la jugabilidad tampoco da para mucho más, pero si que se podían haber esmerado un poco más en este aspecto, ya que llega a ser muy tedioso y repetitivo hacer lo mismo.

El título nos ofrece un número variado de naves y mejoras para éstas. Las naves las iremos desbloqueando como las mejoras, completando desafíos concretos en cada misión.

Deberemos de proteger, escoltar y eliminar numerosas tropas enemigas durante toda la aventura.

Deberemos de proteger, escoltar y eliminar numerosas tropas enemigas durante toda la aventura.

 

 Una campaña principal y los DLC incluidos dentro de la versión del director sabe a poco




Como hemos dicho el juego se basa en acabar con objetivos y poco más, pero vamos a ponerle un punto positivo a la poca variedad de situaciones y misiones que es las medallas. El estudio te aporta un reto. Cuando acaba la misión obtendrás puntos por conseguir ciertos multiplicadores o objetivos que se transforman en puntos y por lo consiguiente te otorgará un rango de misión. Lógicamente el juego tiene bastantes modos de dificultad y el único reto que tiene su rejugabilidad es acabar las misiones en mayor nivel de dificultad y lógicamente obtener la mejor condecoración posible.

Nada más empezar la misión tenemos la posibilidad de escoger la nave con la queremos empezar y seguidamente podremos seleccionar el tipo de armas con las que intentaremos completar la misma.

El entorno de los combates siempre será en el espacio.

El entorno de los combates siempre será en el espacio.

Tomando el control

Ahora profundizaremos un poco más en el control, cada nave tiene sus propias características, ninguna tiene habilidades especiales, tan solo se diferencian entre sí por el diseño obviamente y por diferentes conceptos, algunas tendrás más escudo pero sacrificaras potencia de disparo, otras tendrás muchísima velocidad pero muy poco escudo, básicamente el patrón es así. Una vez seleccionado todo entramos en combate.

El control como hemos dicho ya varias veces es tosco. Mientras que con el analógico izquierdo L3 moverás la nave hacia arriba y hacia abajo, el analógico derecho R3 lo harás hacia los lados. Luego el resto de botones queda más o menos a gusto del consumidor. Cada misión, una voz nos guiará por los diferentes objetivos y si es necesario nos marcará el destino y la distancia del mismo. Los enemigos serán más fácil de eliminar en función del tipo de armamento utilices. Tenemos misiles guiados donde manteniendo un botón marcarás a diferentes enemigos, armas como cañones láser de escaso poder de daño pero muy efectivo a cortas distancias, etc. Tendremos una habilidad especial que podremos usar de forma temporal, que es transformarnos en una especie de mecha donde los controles cambian y obtendremos un potencial militar considerable, donde tendremos que aprovechar esta habilidad temporal, para eliminar el mayor grueso de enemigos posibles.

El titulo te deja bastante libertad para escoger formas de jugar.

El titulo te deja bastante libertad para escoger formas de jugar.

No es un juego técnicamente potente




Strike Suit Zero Director´s Cut no es un juego técnicamente potente, no ofrece nada especialmente remarcable, a priori el nivel de detalle de las diferentes naves es bastante corto, los escenarios bastante vacíos y poco variados. Eso sí, el juego ha sufrido una renovación considerable a nivel de texturas, el juego corre a 60 fps estables y a una resolución de 1080p. Si juegas con la cámara interior, llegado el momento de plenas batallas llenas de efectos y naves ocupando el espacio disfrutarás bastante, aunque de todas formas el juego es considerablemente discreto.

El apartado sonoro del juego cumple, aun sin ser un portento, cabe destacar esto si la banda sonora de Paul Ruskay que es de lejos lo mejor del juego, el título tiene varios temas muy buenos. Pero quizás un mayor énfasis o más temas a la banda sonora hubiera ganado más espectacularidad.


Contenido relacionado