La rocambolesca historia de los cartuchos de E.T

La rocambolesca historia de los cartuchos de E.T
 
 

Hace ya un “porrón” de años, allá por 1982, fue lanzado el juego de aventuras basado en la película de Steven Spielberg para Atari 2600. Diseñado Howard Scott Warshaw, el juego pretendía ser uno éxito de ventas al nivel del film pero las prisas son malas consejeras, y después de tan solo cuatro semanas de desarrollo, el título estuvo listo para la campaña de navidad. 

Ya con el juego en el mercado -con una buena suma de unidades-, empezaron a llegar las primeras quejas sobre el título ya que llegado a un nivel y a causa de un problema surgido en la programación – seguramente debido a que no testearon el juego- el personaje caía al vacío por un barranco, con la única solución de apagar la consola.

Empezaron a llegar cartuchos y cartuchos devueltos a los almacenes de Atari. El juego había sido un fracaso y la compañía decidió deshacerse de ellos. En septiembre de 1983, el Alamogordo Daily News, informaba de que se había avistado varios camiones llenos de cartuchos de Atari en el vertedero de la localidad. The New York Times también  se hizo eco de la noticia, e incluso un representante de Atari, confirmó la historia para ese periódico, pero la versión fue que eran excedentes de cartuchos para Atari 1600.

El 29 de septiembre de 1983, se extendió una capa de hormigo justo en el mismo lugar donde habían sido supuestamente enterrados los cartuchos “excedentes” -versión oficial- de Atari. La razón: en esa zona se enterraban animales muertos y tenían miedo de que los niños escarbasen para buscar los cartuchos que, en teoría, no estaban.

Y aquellos hechos que nunca debieron caer en el olvido, se perdieron en el tiempo. La historia se convirtió en leyenda, la leyenda en mito y durante dos mil quinientos años el cartucho pasó al olvido. Perdón, esto es del señor de los anillos…a lo que íbamos. Después de muchos años, la verdad se convirtió en una habladuría hasta que ha llegado la comunidad del cartucho -perdón otro vez-. Fuel EntertainmentLightBox Entertainment Xbox Entertainment Studios unieron fuerzas para buscar estos cartuchos y así poder confirmar o desmentir si se trataba de una leyenda urbana o realidad.

Por fin, y tras varias semanas de búsqueda, los cartuchos han aparecido. La historia detrás de uno de los videojuegos más malos de la historia era cierta. Fijaos si era malo que muchos historiadores hablan de él como uno de los causantes de la crisis del videojuego de 1983.

¿Os hubiese gustado que la historia se hubiese quedad como leyenda? Sea como fuere, Microsoft ha grabado todo el proceso para posteriormente hacer un documental. Ansiosos estamos por poder verlo.

El caso es que, esto nos hace plantearnos una cosa. ¿Por qué muchos juegos actuales, que seguramente son tan malos como este, no corren la misma suerte? ¿Pensáis que debemos poner punto y final a alguna de los “timos” actuales y dejar de comprar compulsivamente?

 





Contenido relacionado