Análisis: Child of Light

Análisis: Child of Light
 
 

Ubisoft es una de las compañías más importantes del sector y normalmente ha estado centrada en los juegos de aventura (Assassin’s Creed, Prince of Persia, Watch_Dogs, Splinter Cell), shooter (Far Cry, Ghost Recon, Brothers in Arms) o musicales (Just Dance, Rocksmith) pero el éxito de la resurrección de uno de sus personajes icono, Rayman, con los notables Rayman Origins y Rayman Legends ha conseguido que también viese con buenos ojos el desarrollo de los juegos en 2D, un género en el que actualmente pocos estudios, sobre todo los llamados “indies”, trabajan.

De ahí que el anuncio de Child of Light, juego que hoy analizamos, pillara a muchos por sorpresa pero no es para menos. El juego es el trabajo más personal de un grupo de 40 personas de Ubisoft Montreal que han querido recordar a los clásicos juegos RPG de los años 90 en la época de los 16 bits utilizando el motor UbiArt Framework, también utilizado en los mencionados juegos de Rayman y en los futuros Valiant Hearts, The Mighty Quest for Epic Loot y el rumoreado nuevo Prince of Persia.

child of light

Aurora deberá salvar Lemuria de la oscuridad en la que ha sido sometida a la par que madura personalmente.

El argumento de Child of Light es muy simple pero cumple a la perfección en su particular viaje al País de las Maravillas en el que se convierte el juego gracias a su increíble factura técnica. Aurora, la protagonista, es una joven princesa, hija del Duque de Austria en 1895, que enferma gravemente y, en lugar de morir, despierta en el mundo de Lemuria. Este mágico lugar está dominado por la Reina de la Oscuridad, que ha robado el Sol, la Luna y las estrellas y deberemos recuperarlas para instaurar la paz, volver a casa y crecer personalmente, madurar, como todo cuento de hadas que se precie ser contado.

Aunque melancólica, la historia no consigue enganchar como otros RPGs y a veces es algo confusa. Además los personajes secundarios tampoco son tan carismáticos como se acostumbra en el género y son muy numerosos (en total podemos llegar a tener ocho). Todo ello unido al hecho de que solo poder controlar a dos personajes en los combates y que se unen de manera muy rápida y arbitraria hacen que no enfaticen con el jugador como sí lo hace Aurora, sobre todo gracias al excelente trabajo de doblaje al español del narrador.

child of light

No es extraño quedarse a observar los escenarios de lo bello y detallados que son.

Dentro del aspecto narrativo también hay que hacer un pequeño inciso en los textos, que igualmente se han traducido al español pero al ser narrados en verso en su idioma original (el francés) no consiguen tener buenas rimas en el idioma de Cervantes aunque si ciertas gracias curiosas. Como todo buen RPG que se precie los lugares que visitamos, en una exploración en scroll horizontal, son muy tópicos: una gruta, un santuario, un bosque, varias ciudades, etc., pero podemos explorar en cualquier dirección en búsqueda de secretos, haciendo que la duración inicial del juego, unas diez horas, pueda alargarse a las casi 16, siendo menos lineal de lo que parece en un principio.

Asimismo el desarrollo es el de un clásico RPG con enfrentamientos no aleatorios en el que podemos escoger a que enemigos enfrentarnos (aunque hay algunos obligatorios) pudiendo pillarlos desprevenidos, sorprendiéndonos a nosotros o aturdirlos gracias al Igniculus, una especie de luciérnaga que nos acompaña en el juego. Este elemento jugable, que podemos manejar con el stick derecho o dejar que otro jugador lo controle con otro mando, es muy original y sirve también para ayudar en los combates, llegar a zonas más difíciles, conseguir puntos de vida y magia por el escenario, etc. Cuenta con su propia barra de poder mágico por lo que no se debe abusar de sus funciones.

child of light

El Igniculus nos ayuda mucho durante los combates pudiendo aturdir a los enemigos.




Los mencionados combates por turnos recuerdan ligeramente a los de Final Fantasy X u otros tantos RPGs del género ya que podemos atacar, defendernos, lanzar habilidades o huir pero con una línea temporal en la que se muestran los iconos de los dos personajes y los rivales, hasta tres en cada combate. Cada acción y personaje cuenta con su propia velocidad y realizar las acciones en la zona roja de la barra temporal es fundamental para realizar los críticos.

Cada héroe cuenta con sus propias habilidades aunque son muy clásicas pero al solo poder escoger a dos en cada combate hacen que las estrategias tengan que ser las adecuadas para poder progresar. No obstante la dificultad del juego no es muy complicada siendo los modos Fácil y Normal los más accesibles y Difícil el recomendable para los asiduos del género. También hay un modo llamado Partida Nueva + en el que comenzamos con todas las mejoras adquiridas de la anterior partida y con enemigos más complicados.

child of light

Podemos crear nuevas piedras con el Oculi ya que no contamos con ningún tipo de equipamiento.

Aumentar de nivel en el juego es mucho más habitual que en otros títulos del género y al hacerlo podemos incrementar nuestra fuerza, defensa, magia, defensa mágica, golpe crítico, evadir y velocidad o bien conseguir nuevas ventajas y ataques. El sistema de habilidades también recuerda al de Final Fantasy X o incluso al de Far Cry 3 pero en esta ocasión cada personaje cuenta con su propio árbol de evolución, con hasta tres caminos posibles. También por el escenario encontramos una serie de minerales que podemos combinar en el Oculis, una especie de herrería para poder crear piedras para nuestros luchadores ya que no hay un sistema de equipo como tal.

La exploración cuenta además con una serie de sencillos puzzles en el que el uso de la luciérnaga Igniculus es fundamental para crear luces o poder completar las misiones secundarias que nos solicitan en las ciudades del juego. Además no hay ninguna tienda ni ningún sistema monetario por lo que la acción va muy encaminada si bien hay algunos momentos en los que hay que volver sobre nuestros pasos para descubrir nuevos secretos.

child of light

En el sistema de habilidades conviene centrarse en un solo camino para poder conseguir grandes ataques.

El diseño de los escenarios es de los más bellos que se hayan visto gracias a que los fondos se han hecho a mano, como si fueran acuarelas, y también los personajes y enemigos están inspirados en trabajos de clásicos ilustradores del género RPG como Yohitaka Amano, Gustave Doré o Arthur Rackman. Solo llama la atención el diseño en 3D de Aurora que se mueve de una forma muy fluida por los escenarios (sobre todo cuando aprende a volar, que simplifica mucho más el desarrollo).

Al igual que Rayman Origins y Rayman Legends el juego se desarrolla en un plano jugable 2D pero con profundidad 3D y se muestra a una resolución de 1080p en PlayStation 4, Xbox One y PC y a 720p en Wii U, PlayStation 3 y Xbox 360. En todos los casos la fluidez es la misma: 60 frames por segundo ya que el motor de Ubisoft no permite una tasa de imágenes inferior. En el apartado sonoro el artista canadiense Coeur de Pirate ha hecho un excelente trabajo gracias a sus partituras de piano y unas melodías relajadas o épicas, según la situación, aunque se abusa bastante del sobresaliente trema principal.




child of light

Child of Light es una de las grandes sorpresas del género RPG y una compra muy recomendada para los asiduos del género.

En resumen, Child of Light es una de las grandes sorpresas del género con una ajustada duración por sus apenas 14,99 € o 19,99 € en formato físico con algunos artworks y extras, una bella factura técnica y un desarrollo simple pero muy adictivo. Todo seguidor del género debería darle una oportunidad y el resto de estudios deberían de fijarse en el buen hacer de Ubisoft debutando en este mundo normalmente “indie” para ofrecer grandes juegos RPGs que tanto se han abandonado últimamente.


Contenido relacionado