¿Qué pasos se deben seguir para hacer un buen remake?

¿Qué pasos se deben seguir para hacer un buen remake?
 
 

Hace pocos días salió a la luz la noticia de que Konami ha permitido a una serie de jóvenes emprendedores realizar un remake de nuestro querido Metal Gear que en su origen salió para MSX y que posteriormente recibió una adaptación para NES. No obstante Konami ha dado luz verde a Outer Heaven con la condición de seguir una serie de normas, respetando cierta política y mostrando este interés la compañía nipona si el proyecto llegara a buen puerto y fuera bien acogido.

Esta noticia para muchos ha sido como un billete de 50€ en mitad de la calle, es decir, una pasada. Otros sin embargo aún están flipando en Wikipedia al saber que hay un Metal Gear más antiguo que el conocido de 1998, y para otro sector de este mundo es una noticia indiferente, y que como otra muchas, no pasará de ser un rumor o una pérdida de tiempo.

Me centro en este tema porque a lo largo de los últimos años ha habido muchas noticias acerca de remakes, remodelaciones en alta definición e incluso creaciones de títulos a modo de spin-off sobre títulos originales. Lo curioso, y lo que deseo plantear, es que no hay una unanimidad de opiniones, sino que existen varias opiniones sobre este tema. Por eso quiero plantear el debate aquí hoy sobre… ¿son realmente necesarios los remakes?

A priori puede resultar una pregunta tonta: “-¡Cómo no van a ser necesarios los remakes! ¿A quién no le gustaría ver grandes títulos con la calidad gráfica de hoy día?”. Esta es precisamente la cuestión del asunto, y es que no todo el público está a favor de los remakes de ciertos juegos por varios motivos. Mi intención no es postular una idea única, sino barajar los diferentes puntos de vista para fomentar un debate en el que todos participemos, ya que es un tema en el que tiene mucho que ver los gustos personales.

Por tanto mi idea es realizar una serie de puntos a través de los cuales podamos llegar (entre vosotros como lectores y yo como redactor) a un camino común para dictar cuales serían las premisas para un correcto remake de un título.

1. NOTORIA MEJORA GRÁFICA EN CUANTO AL ORIGINAL

Es la premisa más sencilla de enumerar y la más necesaria, ya que si la calidad gráfica no supone una mejora estaríamos hablando de un remake a la inversa, es decir, una porquería (no me estoy refiriendo a un demake, ojo). Por tanto debemos de decir que la mejora gráfica debe de suponer un enorme salto para nuestra experiencia como testigos de las dos versiones del mismo título.

Como ejemplo mencionar el gran placer que me dio ver los míticos laboratorios de Goldeneye 007 en Nintendo Wii con el remake que hicieron de este título. ¿Por qué es el aspecto más importante? Porque es aquello que nos entra por los ojos, es decir, lo que a priori es la esencia del remake, aunque más adelante veremos que no solo es el vestido lo que viste a la princesa.

¿Qué ocurre con los clasicistas? Este grupo de personas –entre los que me incluyo- son raros, me refiero, no es que no quieran este tipo de mejoras, sino que prefieren las anteriores, sí sí, nos gustan los polígonos ¿qué pasa? Esto se debe al simple hecho de la nostalgia, cariño o aprecio hacia el juego, la consideración personal de que ninguna mejora gráfica puede superar a la del título original; el encanto.

2

2. REALIZAR AJUSTES EN LA HISTORIA PARA EVITAR EL SIMPLE CALCO

Cogemos una manzana verde y la pintamos de rojo Crash Bandicoot, al comérnosla sabrá al mismo sabor que si nos comemos la manzana verde. Tranquilos, no se me ha ido la cabeza. Si realizamos un remake de un título como Medievil y solo realizamos un remodelado visual al fin y al cabo será como jugar al antiguo juego pero con menos esquinas.




Por tanto creo que la desarrolladora encargada de desarrollar el remake se debe de preocupar por incluir nuevos retos o misiones, por ejemplo, para proporcionarnos una experiencia distinta a la original, que se corresponda con el nuevo aspecto y las nuevas necesidades del jugador. De modo que el revivir las viejas experiencias nos traigan nuevas emociones que justifiquen la compra del juego.

También se agradece el cuidado de los detalles que mantienen el encanto del juego como la banda sonora (que realmente es una remodelación parecida a la visual, pero en este caso destinada al sentido auditivo), los diálogos y todo detalle por muy tonto que sea. También son de buen gusto nuevas sorpresas como huevos de pascua que enlacen los títulos o curiosidades que hagan de nuestra aventura algo divertido.

En definitiva podemos resumir este enunciado en otorgar al espectador una nueva experiencia de juego que no le haga sentir que está pasando los mismo niveles una y otra vez.

3. ACERCAMIENTO DE CLÁSICOS A LOS MÁS JÓVENES

Parece una tontería, pero no lo es para nada. Estoy seguro que de entre los lectores habrá gente joven, pues bien ¿cuántos de vosotros no habéis jugado a un juego por ser de una consola antigua y no tenerla, ser un juego aburrido, carente de emoción y gráficos, etc.? (aunque esta serie de cosas no sirven de escusas para jugar a un buen juego). Seguramente a esta pregunta levantaran las manos más de uno en la sala.

Los remakes son un gran acercamiento a las nuevas generaciones sobre juegos anteriores que no han tenido la posibilidad de vivir, y que gracias a ellos pues pueden ser capaces de estar a la misma altura de la gente ya curtida en mil game over. Aunque para los más puristas si es cierto que el acercamiento que tendrán al título no será autentico –y estoy totalmente de acuerdo-, pero en algunas ocasiones es el único modo de jugar a ciertos títulos.

Ejemplo perfecto para ello es Perfect Dark Zero. El título original (Perfect Dark) es una joyita de nuestra querida Rare, y que ha pasado a ser uno de los mejores juegos de nuestra, aún más querida, Nintendo 64. Sin embargo la adaptación para Xbox 360 no llegó a revivir aquella sensación y experiencia que nos otorga el viejo cartucho cada vez que lo jugamos.

En este sentido también se ha criticado mucho el papel de explotación de las compañías, acusadas en diversos casos de explotar un juego hasta sus límites para sacar mayor beneficio de él, tanto como sea posible, aunque en ocasiones lo hacen bajo el lema de los viejos clásicos nunca mueren. Sería un poco lo equivalente en música a lo que ocurre con los Beatles, que nunca mueren, siempre están lanzando recopilaciones y recopilaciones de las mismas canciones, sin novedad alguna (quiero dejar claro que aún no entiendo como tal grupo pudo hacer una canción como Submarino Amarillo…que horror).

3




4. REMAKES  QUE SIRVEN COMO ENTRANTES O PRÓLOGOS

A modo de como hizo Konami con Metal Gear Solid 3 donde incluyeron dentro del mismo juego los primeros títulos de la saga para que todos los jugadores pudieran tener al completo su experiencia con la saga. Este apartado también podemos enfocarlo en vísperas del lanzamiento de un juego que forme parte de una saga, donde sus primeros títulos salieron para consolas anteriores, como pudiera ser el caso de Final Fantasy.

Quizás con Final Fantasy no sería tan importante realizar un remake de títulos pasado ya que no guardan mucha relación entre sí, pero quizás con otros títulos con una historia más hilada si es necesaria esta opción para completar nuestra experiencia de cara a la saga. Un buen ejemplo podría ser Resident Evil, un juego donde la propia historia se lía por si sola, y aunque es un juego relativamente temprano en ocasiones los primeros títulos de la saga no están al alcance de muchos usuarios (recordar que de Resident Evil para PSX se hizo un remake de diez en Gamecube).

4

5. ASPECTOS PROPIOS DE LA REMODELACIÓN

En este último apartado quiero hacer mención de varios aspectos. El primero es tener en cuenta el mercado de videojuegos en el que vivimos; estamos viviendo la época de los shooters, donde casi cada juego tiene como fin aniquilar con pistolas al rival. Por tanto debemos de ser conscientes de que el lanzamiento de un remake de Banjo-Kazooie no va a ser la opción propia para reventar el mercado, mientras que un remake de Doom va a llamar más la atención al público de hoy día.

Otro punto es el que viene de la mano a las novedades técnicas. Al realizar la remodelación del título se le añadirán opciones técnicas nuevas que afectarán al juego, como puede ser el caso del manejo, fluidez del juego, ritmo argumental o las escenas cinematográficas, que en este caso ganarían una especial importancia. Todo esto se ha de dar en el remake de forma totalmente involuntaria y de un modo tan sencillo como decir que el mando de la nueva generación tiene más botones y debemos de aprovecharlo. No tiene más ciencia.

Lógica traducción en caso de que el juego estuviera en un solo idioma, para adaptarlo a las regiones en las que se va a vender el propio juego. ¿Cuántos de vosotros no os habéis crujido la cabeza para pasar algún nivel fácil por culpa del idioma del juego? Yo todavía estoy averiguando como sacar el espantapájaros en Ocarina of Time dentro del Templo del Bosque. Por tanto el idioma es una parte fundamental, tanto o más importante que el propio remodelado gráfico del juego.

Y por último hacer mención a la necesidad de remodelar la banda sonora. Un videojuego sin banda sonora es un videojuego cojo (no siempre claro, miren Silent Hill). Por tanto esto es un aspecto bastante importante. Si es cierto que se pierde la belleza de los sonidos de los antiguos juegos, pero es un tema necesario para que concuerde sonido, juego y aspecto. Como ejemplo quiero que tengáis en mente el Monkey Island original y el remake posterior, fijaros en la banda sonora del juego…creo que se nota un poco el cambio.

5




Estos son cinco puntos que yo considero necesarios a la hora de realizar un remake, pero no son los únicos, por eso pido que entre todas nuestras opiniones podamos llegar a buen puerto todos, así que mi turno ha acabado, empieza el vuestro: ¿qué creéis necesario a la hora de llevar a cabo un buen remake?


Contenido relacionado