Impresiones Bayonetta 2: Dos razones de peso para jugar

 

Jugabilidad y conceptos artísticos, no seáis mal pensados. Y es que la guapa Bayonetta regresa, esta vez en exclusiva para Nintendo con el objetivo de atraer a un público más adulto a Wii U.

Una misión difícil pero no imposible ya que pese a que por un sector del público la consola nipona sea vista como el estandarte del casual gaming, es algo bastante discutible. Y para eso ha llegado la sexy bruja, para abanderar la causa de los juegos más maduros para Wii U.

No solo vendrá el segundo título sino que también podremos jugar al primero comprándolas tanto en un pack de dos como por separado. como otros títulos de Nintendo, este Bayonetta 2  es frenético, vertiginoso y exige rapidez en su ejecución, que solo puede ser disfrutada a los sólidos 60 FPS los que funciona este título.

La demo que jugamos era la misma que vimos en el E3, una increíble demostración en la que se suceden enemigos de cada vez mayor envergadura y poder hasta que la propia Bayonetta invoca a un monstruo aún mayor que devora al jefe final.

Y es que a los creadores les de absolutamente igual todo, el uso de los clichés, de hipérboles tan grandes que hasta la palabra pierde el sentido y la incorrección por bandera. Es más, se jactan de ello, algo en lo que están perfectamente en su derecho. tal vez sea esta la razón por la cual Bayonetta es un juego que o amas u odias, cosa que evidentemente se ve multiplicada en esta segunda entrega.

Bayo2_2013E3trailer_JP02_image600w

En un plano más técnico y menos subjetivo, a esta segunda entrega no le puede ir mejor. A los ya mencionados 60 fotogramas por segundo que se mantienen como rocas se le unen unos gráficos que no tienen nada que envidiar a las consolas denominadas, en teoría, next gen. Empezando por la cantidad de partículas que podemos ver en el escenario, pasando por las increíbles animaciones de Bayonetta y su compañera o las definidas texturas que le dan un realismo fuera de lo común. y una vistosidad increíble.

Pero nada de esto sería posible sin el increíble apartado artístico tan propio de esta saga con un uso de colores dorados y claros frente a otros más oscuros, unos enemigos de formas inverosímiles y gigantescos.

En resumen, Bayonetta 2 apunta a ser un juego sólido, que se sostiene sobre fuertes pilares y propone diversión pura y dura. Además tiene una gran legión de fans del primer título que seducidos por el primer juego y la prometida estabilidad técnica podrían recoger sus bártulos y emigrar al cada vez más exitoso sistema Wii U.


Contenido relacionado