Juegos modificables: todo el poder para la comunidad

Juegos modificables: todo el poder para la comunidad
 
 

Reconozco que últimamente estoy bastante redundante con lo que supone la preocupante falta de moddeabilidad que muchos juegos hoy día tienen. Aunque lo he citado en muchos artículos, en esta nueva “columna de opinión” quisiera hablar más a fondo de esta problemática.

Para empezar, ¿qué entendemos por “juegos modificables“? Todo aquel juego que, en mayor o menor medida, puede ser modificado y adaptado por el usuario, por el jugador, para que se adecúe a sus gustos de juego. En esta definición deben matizarse dos cosas: el jugador no tiene por qué saber programación para modificar un juego, basta con buscar una modificación que le guste o interese, y la aplique (viendo uno de los cientos o miles de tutoriales repartidos por la red, según el juego). Por otra parte, las modificaciones no tienen por qué coincidir intrínsecamente, al 100%, con los gustos perfilados del jugador. Hay modificaciones que mejoran aspectos del juego, de funcionamiento; hay modificaciones que arreglan bugs, fallos y carencias que la compañía no arreglaría nunca.

Con todo esto, nos encontramos con las grandes ventajas de las modificaciones y los mods: un juego crece, se vuelve polivalente, se puede adaptar a los gustos de cada usuario, y muchos de los puntos negativos del juego se pueden neutralizar y arreglar. Y todo ello con el poder de la comunidad, de los jugadores, y de los modders. Todo ello sin que la compañía creadora invierta un centavo, en muchos casos.

Antes de continuar, cabe aclarar otro concepto: la diferencia entre modificación y mod. Una modificación, como su nombre indica, es un cambio en parámetros crudos, fijos y propios de un juego. Por ejemplo, cambiar el valor de daño, precisión, coste o munición de un arma; modificar las texturas de un coche o cierta vestimenta, así como reemplazar archivos de sonido para que los efectos y la música del juego suenen mejor o diferente. Por otra parte, los mods son algo más complejo; al contrario de la modificación, el mod no modifica íntimamente nada propio del juego, sino que añade cosas, a menudo como un script. Por ejemplo, cualquier mod que añade misiones a un juego. Modificaciones y mods son similares pero no iguales: a un juego se le pueden modificar aspectos internos, como los ejemplos expuestos anteriormente (modificar valores de armas, texturas…), pero quizás no se pueden crear mods en forma de script que añadan nuevos y flamantes contenidos avanzados a un juego. Para esto último, normalmente, debe darse el caso de que el motor del juego no sea muy cerrado, o que la compañía colabore, ya sea liberando partes del motor que permitan crear scripts, o lanzando ella misma una herramienta para crear scripts y modificaciones complejas (como el Creation Kit de Skyrim).

Si quiero ver a los Asesinos en Skyrim, lo hago.

Si quiero ver a los Asesinos en Skyrim, lo hago.

Existen juegos de mucha fama por su poder de modificación, y más notoriamente, sus mods. Casualmente, el listón más alto de estos juegos viene protagonizado por sagas que lanzan nuevos juegos cada ciertos años, y es raro ver sagas anuales que cumplan esta premisa. De los juegos que conozco, mi favorito en este aspecto es Skyrim. Mediante un kit de modificación oficial, la comunidad puede realizar -casi- infinitas variaciones en la inmensa mayoría de los aspectos del juego. ¿Quieres quitar los hechizos? Puedes hacerlo. ¿Te has cansado de las misiones del juego? No pasa nada, la comunidad puede desarrollar y crear sus propias misiones, como si fuesen las del propio juego. ¿Quieres que por todo el mapa de Skyrim haya combates aleatorios y te salgan enemigos por la estepa? Puedes hacerlo, por supuesto. ¿Quieres añadir mayor dificultad o realismo al juego? Yo sí, quiero que los enemigos me maten rápido, pero también matarlos yo a ellos rápido. Por supuesto que puedo, porque Skyrim es un juego “libre”. Otro gran juego “libre” es GTA IV, aunque destaca más por su poder de modificación (archivos planos del juego, texturas, cambio de modelos, etc). Tiene muchos mods del tipo script, aunque menos, ya que su elaboración es algo más compleja ya que no existe una herramienta oficial para su confeccionado.

En el “lado oscuro”, tenemos varios juegos, pero en lo personal me llaman demasiado la atención los juegos de Ubisoft… me refiero, cómo no, a la saga Assassin’s Creed -aunque hay otros tantos mencionables, como Watch Dogs-. Juegos con mucho potencial poco exprimido, que se acaban rápido, son muy mecánicos, tienen cientos de pequeños pero molestos fallos en su jugabilidad, un nivel de sandbox y realismo arbitrario muy bajos… Las posibilidades son infinitas, y Ubisoft podría colaborar -mínimamente- para hacer que sus juegos no fuesen algo temporal que en 12 meses se acaba. Las sagas anuales merman calidad, las compañías meten prisa y lanzan al mercado productos inacabados, aunque externamente luzcan bien. ¿No sería épico poder crear misiones en Black Flag? ¿Un modo multijugador con barcos? ¿Por qué no se ha hecho? Oficialmente, “por temas técnicos”. Extraoficialmente, es muy probable que por las prisas de dejar el juego terminado antes de 12 meses.

Assassin’s Creed es una saga de juegos inmodificables -salvo pequeños add-ons externos, como SweetFX-: todo está constituido por archivos FORGE que se llevan años intentando modificar, con malos resultados, sólo para mejorar la experiencia jugable de los jugadores menos conformistas, que son quienes, en última instancia, hacen que las sagas no se estanquen en pretextos y mecánicas que llevan años reciclándose. Esta es otra discusión: Modern Warfare 3 es casi idéntico a Modern Warfare 2 porque los jugadores lo han permitido; si la comunidad fuese mucho más inconformista, y hubiese actuado conforme a sus propósitos y objetivos, la saga mejoraría. Todo se basa en la demanda: si los jugadores demandan algo, los “de arriba” de las compañías deben hacer que sus sagas tengan ese algo, o la saga morirá (aunque existen muchos “de arriba” que son bastante asesinos con sus propios hijos -no he dicho Asesinos, he dicho asesinos-).

Si quiero luchar en medio de las batallas de la Revolución Americana en Assassin's Creed III, como Ubisoft nos prometió pero al final fue una mentira, lo hago.

Si quiero luchar en medio de las batallas de la Revolución Americana en Assassin’s Creed III, como Ubisoft nos prometió pero al final fue todo una mentira, lo hago.

Pero cuando nos enteramos de la sana costumbre que Ubisoft ha cogido con Watch Dogs (y puede que con The Division), de hacer downgrades gráficos en los juegos de PC para que las versiones de consolas next-gen no luzcan demasiado inferiores, vemos que -claramente- crear juegos totalmente cerrados, encriptados e inalterables cumple sus propósitos, por muy oscuros o poco éticos que sean. Luego llega el modder de turno que, meritoriamente, logra meterse en las entrañas del juego y crear una modificación que permite reactivar muchos efectos visuales que estaban desactivados, y que mejoran la calidad gráfica del juego, tal y como se nos había presentado en el E3 (otra manía de Ubisoft es la de presentar juegos de una forma épica, con calidades gráficas y “cosas varias” que no aparecen en el juego final -como las batallas de Assassin’s Creed III-). Este es el principio de -puede que- muchas peripecias y tácticas comerciales bochornosas para perjudicar a los usuarios de PC, y el libre albedrío de los jugadores. En muchos casos, la comunidad consigue arreglar muchos fallos en juegos, mientras las compañías no hacen nada. Por ejemplo, el parche que aumenta notablemente el rendimiento de Dark Souls I en PC, el que mejora gráficamente Dark Souls II, o los múltiples parches que arreglan fallos y bugs en Skyrim.




Las "teorías conspiratorias", bastante creíbles, dicen que Ubisoft bloqueó ciertas características gráficas a Watch Dogs en PC para que las versiones del juego en Xbox One y PlayStation 4 no distasen demasiado gráficamente de la versión de PC. Si nos encontramos con estas tácticas tan turbias, no hace falta preguntarse por qué Ubisoft no permite modificar sus juegos.

Las “teorías conspiratorias”, bastante creíbles, dicen que Ubisoft bloqueó ciertas características gráficas a Watch Dogs en PC para que las versiones del juego en Xbox One y PlayStation 4 no distasen demasiado gráficamente de la versión de PC. Si nos encontramos con estas tácticas tan turbias, no hace falta preguntarse por qué Ubisoft no permite modificar sus juegos.

Otra posible razón por la cual las compañías hacen los juegos tan cerrados, es para posibilitar la continuidad de sagas anuales. Teóricamente, si un juego es modificable, se empiezan a crear expansiones por la comunidad que aumentan casi ilimitadamente las horas de juego, y es posible que la gente no adquiera el próximo juego de la saga, que saldrá en 12 meses. ¿Sería esto así? No lo creo: por muy modificable que sea un juego tiene sus bases, y cambiarlas requiere bastante trabajo. Los juegos modificables no son realmente “libres”, no son software libre que pueda ser alterado libremente, por lo que la base más interna, el corazón de un juego, es algo fijo. Si Assassin’s Creed II fuese modificable, mucha gente lo seguiría jugando, pero también se seguirían vendiendo los nuevos juegos de la saga, porque su base, su jugabilidad más interna, no es alterable. Por muy modificable que fuese, sería prácticamente imposible meterle barcos como en Black Flag, así que Black Flag se vendería.

FarCry 3 es uno de los poquísimos juegos de Ubisoft que se pueden modificar… y es algo complejo, por lo que se puede decir que Ubisoft no ha colaborado precisamente en hacerlo posible.

Dado que no llueve al gusto de todos, dar esta libertad a la comunidad y los jugadores sería algo digno de ver, y contentaría a todo el mundo. ¿Quiero que las tiendas de Ammu Nation vendan sus armas carísimas, para aumentar la dificultad del juego en lo económico? ¿Quiero que los enemigos de GTA V no tengan tan buena precisión con las armas de fuego, para bajar dificultad? ¿No quiero que el Jackdaw de Black Flag regenere “vida”, para que sea más difícil el juego? ¿Quiero poder guardar coches en Watch Dogs? Con esta libertad, todo esto sería posible… y fallos que tienen los juegos podrían ser arreglados por la comunidad, lo que significa ‘parches gratis’ que las compañías no tienen que hacer, ahorrándose trabajo y dinero. Ya que no son capaces de hacer juegos sin fallos (Assassin’s Creed o Watch Dogs), o solventar los pocos fallos que quedan (GTA V), qué menos que dejar sus juegos modificables. Y esto sólo en PC: Sony, Microsoft y Nintendo deberían empezar a aceptar modificaciones en los juegos de sus consolas. Todo el poder para la comunidad.


Contenido relacionado