Las plumas perdidas de Munin

Las plumas perdidas de Munin
 
 

Es cierto que dentro de la inmensa cantidad de juegos indies que vemos publicados, encontramos una interesante variedad de géneros y en ningún momento sería justo decir que están encasillados en un género o en otro. Pero uno de ellos ha destacado: los juegos de puzzles. Quizás se deba al éxito que han tenido sus predecesores o por la posibilidad de hacer un gran juego sin aspirar a ser un proyecto ambicioso y siendo más sencillo en su desarrollo (que no precisamente en su diseño, que es la gran baza de los juegos de puzzles).

El estudio portugués Gojira ha desarrollado Munin, un juego de puzzles publicado por Daelic Entertainment, aquellos que nos trajeron títulos como la trilogía Deponia. La premisa del juego es sencilla, tendremos que resolver una serie de rompecabezas moviendo al personaje a la vez que tendremos que rotar el escenario para conseguir continuar.

munin1

El protagonista es aparentemente un joven normal, pero en realidad es Munin el cuervo, quien era mensajero de Odín hasta que el dios Loki lo convirtió en humano. Viendo los nombres, es fácil ver que esta ambientado dentro de la mitología nórdica, fuente de interesantes historias que quizás podían haber aportado más, puesto que la historia no va más allá de volver a Asgard tras recuperar las plumas que perdió Munin por culpa de Loki y que andan repartidas por Yggdrasil. Sé que un juego de puzzles no necesita una historia con mucho desarrollo para que el título sea de calidad, pero en un mercado saturado siempre es bueno llamar la atención con algún detalle que el resto no tenga, algo distinto y he de decir que el tipo de puzzles consiguió hacerlo, pero me habría gustado algo más de esa mitología nórdica que una simple ambientación.

Como decía, el juego se trata de ir recuperando esas plumas perdidas que iremos encontrando en cada escenario. Para ello tendremos que rompernos la cabeza y pensar bien como recogerlas, puesto que para resolver la situación, tendremos que girar partes del escenario, que está dividido en seis cuadrículas, y así podremos llegar a escaleras, crear caminos o dejarnos más cerca de las deseadas plumas. Lo que parece sencillo en un principio se va complicando a medida que avanzamos, puesto que hay una condición en esa rotación mencionada: no podemos girar una parte si estamos dentro de ella y además, ésta puede que gire a la vez que otra, como si sus mecanismos estuvieran unidos, poniéndonos las cosas bastante más difíciles. Cuando consigamos todas las plumas del escenario, podremos pasar al siguiente. El hecho de que no haya una puerta, un camino o una simple meta a la que llegar para pasar al siguiente nivel y que la única forma de pasarlo sea cogiendo todas y cada una de las plumas hace que algunas veces pueda llevarnos a la desesperación. Quizás deberían haber dejado el cogerlas todas para aquellos héroes que buscan exprimir los juegos al 100% y ser algo más flexivos con los que quieren un reto difícil pero no acabar tirándose de los pelos. Al menos, se agradece la variedad, puesto que iremos encontrando nuevas mecánicas y elementos que eliminan la sensación de repetición y aburrimiento. Porque una cosa está clara, Munin puede cabrearte con su dificultad, pero desde luego no aburrirte.

munin2

Tiene un apartado gráfico sencillo, pero han hecho un buen trabajo con el diseño artístico, muy acorde con la ambientación en la que se desarrolla. Su banda sonora también se merece ser destacada y acompaña muy bien a esos escenarios, sin molestar mientras nos quebramos la cabeza para encontrar la manera de llegar a esas plumas. Quizás el aspecto mejorable sería el control, que en más de una ocasión será el culpable de que tengamos que empezar de nuevo una fase.

Munin es un juego correcto, sencillo pero bien realizado y que seguramente hará disfrutar a aquellos amantes del género de puzzles. También es perfecto para jugadores que necesiten un reto más complicado que los que vemos en la mayoría de juegos actualmente, puesto que como decía, tiene una dificultad elevada. Y por ser tan difícil no es nada recomendable para los que pierden pronto la paciencia, puesto que ciertas fases te dejan un largo rato atascado hasta que consigues encontrar la manera de continuar. Nos quejamos a menudo de que “ya no hay juegos como los de antes”, pero aquí tenemos un título sin puntos de control (si te matan, hay que volver a empezar la fase), sin pistas, sin comodidades para el jugador, por lo que en Munin encontraréis un juego que en ciertos aspectos os hará sufrir a lo old-school.

Podéis encontrar Munin en su página de Steam por sólo 9,99€, y además también está la opción de probar antes la demo gratuia.


Contenido relacionado