Análisis The Walking Dead: temporada 2, episodio 4

Análisis The Walking Dead: temporada 2, episodio 4
 
 

Antes de comenzar a hablar sobre el juego, aclaremos que hemos analizado la versión de Xbox 360 de este juego. Aunque también lo encontraréis disponible para otras plataformas, como por ejemplo PlayStation 3. También antes de nada, descubramos un lado negativo de este juego: está en inglés. Salvo algunos de los menús del juego, el resto está en inglés….ni los subtítulos están traducidos. Comencemos.

Estamos frente a el penúltimo episodio de esta temporada, en el que la trama sigue centrada en la pequeña Clementine. En el episodio anterior dejábamos muchas cosas en el aire, algunas tendrán solución a lo largo de este episodio, otras tendrán que esperar a el capítulo final. Procuraremos no desvelaros nada importante de la trama de este episodio.

Imagen de este episodio.

Imagen de cabecera de este episodio.

Nada más empezar este episodio nos vemos completamente rodeados por caminantes, así que tendremos que andar con más cuidado de lo normal si queremos escapar de ese lugar. A veces con el mínimo toque que nos den nos tumban, así que tened en cuenta esto. Hay cosas que no cambian, al menos de momento, en The Walking Dead. Una de ellas es el papel que juega Kenny, muy machacado después de casi dos temporadas completas, pero bueno lo importante es que sigue en pie. Otros personajes pasarán por momentos muy tensos, alguno de ellos incluso nos dejará sin que podamos evitar su marcha.

El grupo se rompe.

Esta persona que se marcha, opina que el grupo se está rompiendo por momentos, cosa que en la primera temporada era más sólido. Este ambiente tan enrarecido se nota con ciertas reacciones que tienen algunos de nuestros compañeros de viaje. Además de poner en nuestra mano decisiones muy difíciles de tomar, en algunas de ellas estará la vida de alguien en juego. A veces intentaremos tomar la decisión aparentemente correcta, aunque esta no tendrá el resultado esperado.

Viviremos situaciones bastante estresantes.

Viviremos situaciones bastante estresantes.

Este episodio no nos sorprenderá demasiado, ya que muchos de los sucesos que tienen lugar a lo largo de el son consecuencia de lo que ya esperábamos en episodios anteriores, aun así sabe como mantenernos en tensión y que nos pille un poco de sorpresa e incluso que ciertos momentos nos lleguen a emocionar o todo lo contrario, a asustar y quedarnos un poco parados.

Nivel jugable y visual.

El nivel visual del juego sigue en la línea de episodios anteriores, para lo bueno y para lo malo también. En cuanto a el control del juego, es bastante sencillo (para que cambiarlo, ¿no?) y en algunos momentos tendremos que ser bastante rápidos a la hora de apuntar y pulsar el botón necesario para no ser atacados por un caminante.

En algunos momentos del juego tendremos que explorar el escenario en búsqueda de diversos objetos, buscando la manera de abrir alguna puerta e incluso descubrir que podemos hacer para que los caminantes no consigan llegar a donde nos encontramos, a pesar de ser un lugar alto ellos intentarán subir.

En conclusión.

Gracias a los últimos segundos del episodio, en los que parece que por fin vamos a saber el final de todo, pero finalmente nos lo dejan para el siguiente capítulo. Durante todo el juego viviremos momentos de bastante tensión en los que los caminantes protagonizarán nuestro próximo dolor de cabeza.




La duración del capítulo es de, aproximadamente, dos horas. Dos horas en las que, como ya os hemos dicho, pasará de todo un poco aunque no todo tendrá un final agradable o el final que queríamos conseguir. Además de que se quedan algunas preguntas sin respuesta, hasta el próximo episodio el que será el final de esta temporada….pero no el final de The Walking Dead ya que está confirmada una tercera temporada.

8,5/10

Política de puntuación


Contenido relacionado