Análisis Gas Guzzlers Extreme

Análisis Gas Guzzlers Extreme
 
 

El objetivo en todo juego de conducción es llegar el primero a la meta, sin más líos. Pero hay juegos de conducción de competiciones normales y corrientes, de toda la vida, de correr, adelantar, y listo… y hay otros que van más allá. Carreras con armas: es un subgénero que no es muy abundante, pero ahí está, con algunos juegos a lo largo de la historia.

Un buen juego reciente que llena esta lista es Gas Guzzlers Extreme, un título que nos pone al volante de vehículos con armas acopladas. Destrucción, adrenalina y acción frenética definen a este juego desarrollado por el estudio indie Gamepires, siendo esta su gran obra. Destruye o sé destruido. Juégate la vida en la pista…

GasGuzzlers 2014-08-05 17-21-29-254

Todos los vehículos llevan dos armas acopladas que disparan distintos tipos de proyectiles, con el fin de dañar los coches de los contrincantes. Esta es la esencia de Gas Guzzlers Extreme.

En Gas Guzzlers Extreme podemos comprar nuestros vehículos, los cuales pueden ser posteriormente mejorados con nuevos motores, llantas, armas, etc., y personalizados con algunos retoques de apariencia, como la pintura, las llantas o el cambio de matrícula. Cuando lo tengamos todo listo será hora de pasar a la acción… ¿con los trastos que aparecen en el garaje? De momento sí, pero conforme vayamos jugando desbloquearemos nuevos bólidos de aspecto más moderno y profesional (en total, contaremos con 18 vehículos).

Como en todo juego de carreras, el objetivo es el de siempre, llegar antes a la meta que nuestros contrincantes, pero con la posibilidad adicional de usar las dos armas que nuestro vehículo, y los de nuestros enemigos, llevan acopladas sobre las puertas de los coches. Ambas armas son iguales, pero existen varios tipos de proyectiles. La primera que tenemos es una tipo escopeta, que hace mucho daño a corto alcance, pero no tiene alcance a más distancia. Luego podemos desbloquear una ametralladora multitubo y un lanzacohetes, que disparará tanto hacia delante como hacia atrás. De estos tipos de lanzaderas reunimos un total de 12 armas en el arsenal.

Una de las armas arrojadizas que podemos conseguir son las granadas aturdidoras.

Una de las armas arrojadizas que podemos conseguir son las granadas aturdidoras.

Según la configuración de dificultad, nos podremos encontrar con munición limitada, lo cual aumentará notablemente la dificultad de la carrera-combate al no tener municiones con las que realizar ataques, quedándonos únicamente la opción de subir revoluciones y adelantar clásicamente a nuestros contrincantes, que pueden tener munición y estar disparándonos.

Pero disparar a un vehículo no causa su destrucción inmediata: hay que debilitarlo, menguando su “barra de vida”, hasta que el vehículo sea totalmente destruido, momento en el que ese contrincante se despide. Pero atacar tiene otros buenos efectos, pues causar daños considerables hará que el vehículo dañado se desestabilice, perdiendo el control (incluyendo el nuestro). Impactar a un vehículo es cuestión de tener buen ojo, o tener claro que estamos frente a él, pues no tenemos ningún tipo de mirilla o retícula con la que apuntar.

Igualmente, no todo queda en disparar: existen varios modos de juego, con varios modos no ofensivos donde no hay armas, y otros donde el objetivo no prima en ganar la carrera -destruyendo vehículos o no-, sino en sobrevivir o conseguir reducir a chatarra el mayor número de carros posible. En la variedad está el gusto.

El juego cuenta con vehículos "retro" y otros tantos competitivos de estilo moderno, como podemos observar en la imagen superior.

El juego cuenta con vehículos “retro” y otros tantos competitivos de estilo moderno, como podemos observar en la imagen superior.




Por la pista de carreras (la cual, en muchos mapas, tiene algunas bifurcaciones de camino que podemos elegir), nos encontraremos con elementos que podemos recoger, pasando por ellos. Por ejemplo, podemos reparar en una cantidad de puntos nuestro vehículo, para que aguante más daño; también podemos obtener munición para nuestra arma, mejoras en el daño, así como elementos ofensivos (como minas o granadas) y elementos defensivos (escudos electromagnéticos).

Gráficamente, el juego resalta por los efectos de iluminación, explosiones y otros efectos como los reflejos o el Motion Blur en los giros o velocidades rápidas (nótese en la primera imagen); pero le faltan opciones de suavizado, y una mayor definición en el rastro dejado por el Motion Blur que deja ciertas texturas pixeladas, aunque son pequeños defectos no muy apreciables en plena carrera con explosiones y vehículos disparándonos desde todas partes. Sonoramente, la banda sonora del juego queda adecuada a la acción que supura Gas Guzzlers.

Los efectos gráficos destacan por encima de todo, dada la importancia gráfica que se les ha dado, brillando y destacando sobre el resto de elementos en pantalla.

Los efectos gráficos destacan por encima de todo, dada la importancia gráfica que se les ha dado, brillando y destacando sobre el resto de elementos en pantalla.

Con un modo historia, basado en una progresión continuista pero con una aventura por detrás, y con varios modos de juego adicionales, un número de mapas extenso, y acción frenética con altas velocidades en competiciones letales y altamente volátiles, Gas Guzzlers Extreme es el juego de carreras ideal para quienes quieren algo más que dar unas cuantas vueltas por pista.


Contenido relacionado