Asistimos a la presentación de La Tierra Media: Sombras de Mordor

La Tierra-Media Sombras de Mordor

PC PlayStation 3 PlayStation 4 Xbox 360 Xbox One
9

Increíble

Asistimos a la presentación de La Tierra Media: Sombras de Mordor

Si Tolkien levantara la cabeza, sonreiría

Asistimos a la presentación de La Tierra Media: Sombras de Mordor
 

Hoy hemos estado en la presentación de La Tierra Media: Las Sombras de Mordor, en las oficinas de Warner Bros. en Madrid, y hemos podido ver el producto básicamente finalizado. Hemos tenido la oportunidad de ver una misión de la historia principal, hemos podido ver algo del sistema Némesis que tanto revuelo está causando, hemos podido jugar al juego y también hemos probado unas tortillas realmente suculentas. Y os decimos una cosa, lo peor de la presentación han sido unas tortillas que se merecen el 9.5/10 (ese medio punto es el que le dejo siempre a mi madre).

El comienzo de una historia

Según llegamos nos hacen entrar a una sala donde vamos a poder ver el juego en pantalla de cine. Allí nos espera Bob Roberts, Diseñador del juego, que nos empieza a contar lo que nos va a enseñar. Vamos a ver una de las misiones de la historia principal muy cercana al principio del juego. De hecho, es una misión tan temprana que Talion, el montaraz protagonista que ha sido asesinado por las fuerzas orcas tras ver como acababan con su familia, ni siquiera sabe quien es el Espectro que le ha ayudado a revivir y que le guía a través de Mordor.

Lo primero que vemos al encenderse la pantalla es que los gráficos son buenos, muy buenos. No estamos diciendo que sean lo mejor que se ha visto en la nueva generación (Ryse sigue en ese podio), pero sí se nota que hay un salto sustancial de la anterior generación a esta. El juego corre en una PS4 y es una delicia. La hierba se mueve con los pasos del personaje, el viento mueve la capa del protagonista, se puede ver a lo lejos como unos orcos se pelean y un largo etcétera. Pero volviendo a lo que nos ocupa, Talion tiene que buscar a Gollum, que posiblemente sepa donde hay objetos antiguos que puedan hacer recordar al Espectro que nos ayuda quién es. Para esto, Talion entra en el modo de visión del Espectro, que le permite ver a través de paredes, identificar enemigos, seguir rastros ocultos, ver ruinas antiguas contruidas como eran antaño, etc. La utilizamos para seguir las pisadas de Gollum, que nos llevan a una caverna, donde le encontramos preguntándose si ayudarnos. Talion no confía en el pobre Sméagol, pero empujado por el Espectro accede a ir a una cueva que les señala Gollum.

Talion Campamento

Según llega, el protagonista se encuentra con un Graug, que es algo así como un trol más malo, más fuerte, mas chungo y con pinchos por el cuerpo, un trol de los barrios bajos, vamos. Enfrentarnos a esa mole es imposible, así que el Espectro aconseja a Talion que utilice algo de carnaza colgada para que lleguen un montón de Caragors, algo así como los bichos que son los perros guardianes de Gözer en Los Cazafantasmas, y el Graug se lanza contra ellos para ver cuántos puede comerse. Según nos explican, la creación de caos es muy importante, ya que las distracciones nos permitirán acceder a muchos sitios sin ser vistos, además de aterrorizar a las huestes orcas, lo cual siempre nos dará ventaja.

Al entrar en la caverna vemos un camino claramente marcado, pero el suertudo que está jugando decide desviarse para enseñarnos una esquina de la gruta, donde encuentra un coleccionable, este es una daga con forma curvada como una serpiente. Bien, pues aquí nos dicen algo que no sabíamos, se pueden observar los coleccionables para buscar puntos de memoria, igual que en Tomb Raider puedes darle vueltas a los objetos para encontrar alguna pista y que Lara diga algo, en Sombras de Mordor podrás hacer lo mismo, pero será el Espectro el que recuerde algo del pasado o te cuente algo de la historia del coleccionable. Parece poca cosa, pero tiene pinta que será una forma de demostrar todo lo que adoran el universo Tolkien los chicos de Monolith. A nosotros estas cosas nos gustan, así que no hay ninguna pega.

De vuelta a la acción, llegamos al fondo de la caverna y Talion encuentra unas antiguas tenazas, al tocarlas una visión le acontece y puede ver el pasado de eso objeto. Se tratan ni más ni menos que de los instrumentos de herrería del Espectro. Él los utilizo en el pasado para forjar los anillos de poder, él es Celebrimbor, el maestro herrero elfo que fue engañado por Sauron en la segunda edad para crear los anillos que llevarían a toda la Tierra Media al borde del colapso. Ahora que sabe quién es, Celebrimbor quiere tanta venganza como Talion y juntos piensan acabar con Sauron y los orcos. Pero no todo es de color de rosa, la caverna empieza a desmoronarse y toca salir pitando, para eso utilizan una maravillosa habilidad que permite apuntar con nuestro arco a un enemigo y en vez de dispararle una flecha, nos disparamos a nosotros mismos y nos teletransportamos al lado de nuestro contrincante, separándole la cabeza de los hombros con un tajo certero de nuestra insaciable espada. Después de varios teletransportes más, llegamos a la entrada de la caverna, corriendo entre los ghûls. En este punto aparece un pequeño bug, al haber tantos ghûls en pantalla y estar subiendo todos por la pared que Talion también quiere subir, este se la da contra la pared varias veces antes de entender el comando de escalar por la pared. Es un fallo menor, pero arreglable.

Talion Espectro

Tras salir de la cueva, Gollum se rinde a los pies de Celebrimbor por ser el creador de su tesoro y le pregunta incansablemente si sabe donde está el anillo único, a lo que Celebrimbor responde que no recuerda haber creado una monstruosidad semejante. Aquí se acaba la misión de la historia y comienza la parte sandbox que nos enseña como funciona el sistema Némesis, pero en vez de explicar lo que hicieron ellos, vamos a explicar lo que hemos hecho nosotros con el mando en nuestras manos.

Creando nuestro camino

Ahora es cuando empieza lo bueno, ahora somos nosotros Talion y tenemos la oportunidad de acabar con unos cuantos orcos. Esta lloviendo y eso hace que el escenario se vea incluso mejor. Por lo que parece habrá un clima cambiante, lo cual se agradece y alegra la vista.

Némesis

Nos explican el sistema Némesis, que es muy facil de entender, pero que seguro que ha sido dificilísimo de programar. Básicamente, los orcos tienen su vida, sus misiones, su escala jerárquica y sus motivaciones. En realidad, Talion es un intruso en su mundo, si nosotros no hacemos nada ellos seguirán viviendo y matándose entre ellos, realizando misiones como esclavizar humanos, intentando ascender a guardaespaldas de un caudillo o retando a otro orco porque le ha insultado ¿Dónde está lo divertido de esto? En que nosotros podemos meternos de lleno en sus misiones para ayudarles a completarlas, para evitar que las completen, para matarlos a todos o para controlar a alguno de los jefes orcos que estén metidos en esa misión. Efectivamente, gracias al poder del Espectro podemos dominar a los orcos y hacer que nos obedezcan. De esta manera, no solo ellos tendrán sus misiones, si no que nosotros podemos mandarles a realizar misiones, en las que si queremos también nos podemos meter para echarles una mano o para seguir dominando o matando a más orcos. Según nos dicen, matar a todo orco viviente no es aconsejable, ya que siempre hay más orcos y dominarlos nos permite tener agentes durmientes que nos ayudarán en las batallas contra otros orcos en el momento en que nos vean, lo cual siempre viene bastante bien. Pero es que hay más, cada orco es único y será único y aleatorio en cada partida que hagamos, es decir, que no habrá dos partidas iguales. Para que los orcos sean únicos han creado un sistema de puntos débiles y puntos fuertes que tendrá cada orco y que irá cambiando con el paso del tiempo y con la posibilidad de que ascienda de poder en la jerarquía orca. Así que el sistema Némesis se basa en la creación de una sociedad cambiante y evolutiva de orcos en la cual podemos meter mano dando órdenes, acabando con los orcos o inmiscuyéndonos en sus asuntos en general y recordarán las cosas que hagamos. Si huimos de una pelea nos llamarán cobardes, si les herimos en una pelea, nos recordarán como lo hicimos y si escapó de nosotros, es posible que se ponga gallito. En esta parte salió otro bug, esta vez bastante más gordo. En un momento dado, matan a Talion y el que lo hace, en vez de estar al lado, está pegando una pared a diez metros de distancia, así es imposible esquivarle, pero también quedó bastante mal y se creó un silencio en la sala algo incómodo, esperemos que lo arreglen.

No solo podremos dominar a los orcos, también podremos dominar a las bestias, cabalgando sobre Caragors recorriendo rápidamente Mordor o montando sobre un Graug, que es lo más parecido a controlar un tiranosaurio de toda la historia de los videojuegos (es casi bello ver como coge a un orco y le arranca medio cuerpo de un bocado porque nosotros hemos dado a un botón).

Talion Graug

También podremos movernos a pie, donde se nota que han cogido ideas de Assassin’s Creed, lo cual no es malo, pero no se quedan ahí, también se mete la mecánica de movimiento de Sleeping Dogs, con la cual, cada vez que saltamos un obstáculo, si damos al botón correcto, vamos más rápido durante unos segundos. También nos podemos mover con sigilo, acercándonos desde atrás, desde arriba, desde abajo, desde los flancos, desde cualquier lado (excepto el frente, claro) para poder hacer pillerías con nuestros enemigos. Podemos matarles con sigilo, dominarlos con sigilo (lo cual viene bien para tener arqueros en las torres antes de empezar a atacar un bastión enemigo), podemos atraerlos con un silbidito (en realidad es la voz del espectro que les da algo de canguele) y también podemos brutalizarlos ¿Que qué es eso? Fácil, es matarlos, pero de una forma tan bestial y sonora que si algún orco anda cerca, corre despavorido. En mi partida lo hice una vez con una arquero y después de clavarla la daga en el pecho desde la parte de abajo de un saliente, Talion le tiró al suelo a puñetazos y empezó a clavarle la daga numerosas veces mientras el orco gritaba y la sangre salia a borbotones, simple magia.

Además del sigilo también tenemos el combate, que es una copia del sistema de la saga Batman Arkham, con ejecuciones y ataques especiales cada X número de ataques. Tampoco nos molesta, el sistema free flow de Batman es de lo mejorcito que se ha visto en los últimos tiempos. Es el mismo sistema, sí, pero es más complicado, los orcos son numerosos y algunos saben pelear bastante bien. Pero lo tiene todo, el ataque normal, el salto sobre enemigos, el contrataque, el botón para aturdirlos (aquí en vez de mover la capa lanza un puñetazo de energía espectral) y el batarang, que es una daga espectral.

En el combate el juego se mueve muy bien, pero lo mejor es que todo es muy sencillo, muy asequible para cualquier jugador. En el comienzo de mi partida vi una cuerda que estaba muy bien posicionada, le di al botón de salto y Talion la utilizó como tirolina, había un enemigo al otro lado, presione el botón de ataque, por hacer algo, y Talion dio un salto enorme que acabó con la espada clavada en la cabeza del orco, que quedó aplastado contra el suelo por la fuerza del impacto. Hasta uno de los diseñadores del juego que estaba a mi lado soltó un “beautiful” con una sonrisa. Todo es muy sencillo, pero en el buen sentido, es muy fácil hacer cosas impresionantes.

Para terminar, solo tres cosas mas: la primera es que el viaje rápido es realmente rápido, de una punta a otra del escenario en menos de 3 segundos, cronometrado; la segunda es que hay hierbas medicinales por Mordor que nos ayudarán a recuperar salud, porque en este juego la salud no se recupera así como así, si no que te quedas con las heridas hasta que te cures con una hierba o pase un tiempo sin que te enfrentes a nadie; y tercero, las runas. Durante el juego nos darán runas que nos permitirán mejorar nuestra armas, estas pueden ser runas incrustadas en nuestras armas o frases escritas en élfico en nuestra espada o daga, haciendo que crezca la leyenda del Acechador de Mordor. Las runas se consiguen matando a los jefes orcos y, dependiendo de como los matemos (arma y situación) y del poder del orco, la runa será una u otra. Aunque luego tuvimos la oportunidad de preguntar a Bob Roberts sobre ellas y nos contó que estas runas también son aleatorias y que nos aparecerán de forma cuasi-única en cada partida. Eso nos alegra.

Por último, según nos han contado el juego vendrá totalmente doblado al castellano (las demos que hemos probado estaban dobladas y parecía que se había hecho un gran trabajo) y el juego durará 15 horas si haces solo las misiones principales, 20 horas si te entretienes con misiones secundarias (cacerías, coleccionables, indagar un poco en el sistema némesis) y que el juego será infinito para aquellos completistas que quieran ver todas las posibilidades que ofrece La Tierra Media: Sombras de Mordor (aunque aquí nos parece que Bob Roberts se estaba tirando un poco el rollo).

Desde aquí esperamos con ansias este juego, que promete ser uno de los mejores juegos del año, aunque posiblemente sea un sleeper. El juego saldrá en nuestro país el 30 de septiembre para PC y Steam, el 3 de octubre para Playstation 4 y Xbox One y La fecha de la versión de Xbox 360 y Playstation 3 se retrasa hasta el 21 de noviembre.


Contenido relacionado