Impresiones de la demo de Forza Horizon 2

Forza Horizon 2

Xbox 360 Xbox One

Impresiones de la demo de Forza Horizon 2

¿Te gusta conducir?

Impresiones de la demo de Forza Horizon 2
 
 

Hoy en día los juegos se inclinan cada día más hacia el realismo más extremo. Desde el punto de vista gráfico se intenta conseguir la mejor experiencia visual. Desde el ámbito visual cada vez se hacen bandas sonoras más profesionales y los sonidos ambiente se graban directamente de la naturaleza, para no perder el más mínimo detalle del mundo real. Por último, desde la jugabilidad se busca una complejidad cada vez mayor en la que se pueda experimentar el control absoluto del personaje que controlas.

De hecho, la jugabilidad es a veces tan realista que se torna como un obstáculo para aquellos que somos más torpes. Sin ir más lejos, recientemente he probado el FIFA 15 y lo único que sentí era una torpeza total. El realismo a la hora de mover el personaje, midiendo casi al milímetro el movimiento de la palanca e intentando acertar en la potencia de cada pase y tiro, así como en la puntería de los mismos, me hizo dejar de querer jugar. Ser realista no es malo, intentar ser el mejor simulador siempre es bueno, pero entonces llega el punto en el que dejar de sentirte bien y disfrutar. Pero luego, juegas a Forza Horizon 2.

Ahora voy a contar hasta diez

Forza Horizon 2 comienza su demo con un vídeo que cuenta hasta diez, donde a cada segundo te comentan las sensaciones que vas a sentir a lo largo de la demostración. Este vídeo no es solo para motivarte, te están diciendo la verdad.

Tras este vídeo empieza el juego, desembarcando en el coche que sirve de portada a esta noticia. Tienes que llegar hasta la zona del festival de automovilismo, tienes el tiempo que quieras para llegar, pero este camino es algo así como un tutorial y como dice el mismo narrador No querrás llegar el último ¿Verdad?. A partir de aquí te das cuenta de que Forza Horizon 2 se aleja premeditadamente del reto de juegos conducción actuales, incluso de Forza 5. No es un juego de simulación de carreras, es un juego bastante arcade. No quieren que todo parezca real, quieren que todo sea ideal. Mientras viajas al festival el paisaje es impresionante, adelantas a coches de gente normal y te sientes todopoderoso, sigues la linea del GPS (muy bien marcada, por cierto) que te va diciendo cambiando de color, en que momento debes frenar para no pegártela. Los derrapes son alucinantes y muy salvajes, si vas siempre acelerando vas acabar haciendo giros de 180 o 360 grados. Pero además de tener cuidado con las curvas cerradas y los derrapes de película de Vin Diesel, el juego es hipersimple. Gatillo derecho acelera, gatillo izquierdo frena, boton A freno de mano, RB para cambiar de cámara y…no hay nada más. Es simple, espectacular y funciona.

Bueno, estoy mintiendo un poco. En realidad hay un botón más. Si presionamos el botón Y rebobinamos unos segundos la partida, para poder volver a hacer esa curva en la hemos entrado mal o podamos evitar ese choque contra otro vehículo que ha acabado en siniestro total. Esto hace que todo sea algo más asequible, pero tampoco te dan muchas ganas de utilizarlo, porque hasta darte una toña es bonito.

Gráficamente es espectacular, los coches se dañan a tiempo real y de manera bastante realista. Cuando llueve (algo que faltaba en el anterior Forza Horizon), todo se moja de una manera tan preciosa que no quieres que acabe nunca de llover. Pero luego sale de nuevo el sol y se te vuelve a caer la baba con lo bien hecho que está todo. De noche también se ve todo muy bien, pero el día deja en pañales a casi el resto de juego.

En el ámbito del sonido, el doblaje está muy bien(el actor de doblaje de Sheldon Cooper lo da todo para parecer el tío más guay del festival de coches), hay tres emisoras que ponen música de diferentes estilos (Techno por un lado, pop por otro y algo ligeramente más duro en la tercera emisora). Además de eso, los coches rugen como tienen que rugir y los derrapes se meten en los oídos, e incluso sufriréis un poco con los sonidos de los impactos entre los coches, porque suenan de verdad.

Forza Horizon 2 lluvia

Por último, ya hemos dicho que la jugabilidad es sencilla y buena, y lo experimentamos en las tres carreras que tenemos a lo largo de la demo. En la primera estrenaremos el modo Campo A Través, un modo de carrera en el que lo que menos pisaremos será asfalto. Es una carrera con diferentes puntos de control que tendremos que atravesar, pero para hacerlo en el menor tiempo posible iremos casi todo el tiempo pisando tierra y aplastando arbustos. Por cierto, mención a parte merece jugar en primera persona este tipo de carreras, porque se puede ver como los arbustos se dan de lleno contra el parabrisas, es simplemente genial.




En la segunda carrera, haremos algo más típico, como es una carrera por circuito cerrado, mientras llueve. El recorrido no es muy complejo, pero la calzada es especialmente estrecha, así que adelantar sin rozarnos con el resto de competidores es algo tirando a difícil. Aunque también podéis darlos de lleno, aquí no hay penalizaciones.

Por último, tendremos una carrera contra un grupo de aviones. Sí, habéis leído bien, aviones. Unos aviones irán haciendo la bandera de Italia por el recorrido de la carrera y tú tienes que intentar llegar a la meta antes que ellos. Los aviadores irán mucho más rápido que tú, pero su radio de giro es muchísimo más amplio que el tuyo, así que es en las curvas donde hay que sacar ventaja. Cada vez que pasan sobre ti tiembla el mando, la cámara y el mundo. Es una sensación tremenda que te hace sentirte como un presentador de Top Gear, pero sin achaques.

Lo mejor de estas carreras es que puedes repetirlas las veces que quieras y, además, siempre habrá alguien en internet preparado para retarte en plan contrarreloj. No hace falta tener cuenta Gold para esto, es como si la CPU decidiera retarte contra el fantasma de otro jugador que ha jugado antes que tú y que tiene un timepo muy parecido al tuyo. Esto también merece un comentario a parte. En este juego no hay conductores contrincantes de la CPU, todos son avatares de otros jugadores del juego, pero los controla la CPU jugando como lo harían ellos en sus propias partidas. En la demo este hecho no destaca mucho, pero es cuanto menos curioso ver que no todos los coches conducen igual. Alguno se abre más, alguno utiliza más atajos y esas cosas.

Forza Horizon 2

¡DIEZ! Solo quedáis tu coche y tú

Entre carrera y carrera te desplazas por el mundo abierto, con la radio de fondo y lo único que se te pasa por la cabeza es que estás disfrutando. Todo está bien porque vas a la velocidad máxima por una carretera costera desde la que puedes ver el mar y escuchas como las gaviotas vuelan sobre tu vehículo cuando pasas derrapando por una curva. Además, en el mapa hay escondidos carteles que puedes destrozar que te dan dinero y puntos de experiencia para gastar. Es como un coleccionable bastante interesante, ya que hay alguno muy escondido. También hay radares de velocidad que nos dan puntos por superar nuestras propias marcas de exceso de velocidad. Es una gamberrada divertida. Y también encontré un superdeportivo aparcado, que me daba la opción de montarlo y llegar a un punto del mapa, atravesándolo a la mayor velocidad posible. En mi caso fueron 297 km/h y me siento extrañamente masculino y orgulloso de ese hecho.

También te sientes muy bien cuando conduces por el campo, porque tu deportivo funciona casi como un coche de rally. Todo es muy accesible siempre, aunque, para los más puristas, hay una larga lista de opciones de tuneo para poder modificar el rendimiento del coche todo lo que quieras, además de tener la capacidad para quitar todas las ayudas del juego e ir a pelo, incluso con cambio manual de marchas. De esta manera el juego es asequible para gente tan torpe como yo, pero puede agradar también a los conductores profesionales de videojuegos que no están contentos hasta que sienten que controlan cada milímetro de cada derrape.

Pero de cualquier manera, me he pillado recorriendo las carreteras del juego en la demo, por el simple gusto de hacerlo, sin buscar señales ni carreras, simplemente conduciendo por el placer de conducir.

Forza Horizon 2 playa




Los chicos de 10 Turn me han demostrado con esta demo que los juegos divertidos de conducción siguen existiendo. Me han recordado lo que es estar en un super coche sin tener la necesidad de demostrar nada. Ojalá hubiera un modo en el que poder aparcar en la costa y apoyarse en el capó mientras miras a la gente pasar, porque es lo que le falta para conseguir la sensación perfecta de pasotismo y disfrute en un videojuego.

Forza Horizon 2 sale a la venta este viernes 3 de octubre para Xbox 360 y Xbox One. Algunos como yo, lo esperamos con los brazos abiertos.


Contenido relacionado