Un adolescente Belga gasta unos 38,000€ en un juego móvil

Mi riñón por 100 monedas

Un adolescente Belga gasta unos 38,000€ en un juego móvil
 

Robin, pseudónimo del joven de 15 años, realizó compras en un juego que puede que sean un poco superiores a lo que su paga semanal le permite gastarse. El periódico Belga Het Nieuwsblad nos informa de que el adolescente jugaba al juego free-to-play Game of war: fire age, descargado de la App Store, cuando descubrió que, con la compra de oro virtual, se podía avanzar más rápido. Lo que el adolescente no sabía era el precio de los pack de oro que estaba comprando, el cual fue acumulando, sin saber la cantidad de dinero que estaba gastando en su conjunto, al no estar indicado. El disgusto de la madre al descubrir la factura de 38,000€ fue, como os podéis imaginar, monumental.

Varias cosas se deben puntualizar sobre esta situación: desde la App Store se marca claramente que el juego Game of War viene con compras adicionales, allí llamadas In-app Purchases, además de mostrarse el precio y cantidad de dichas compras, con un precio que van desde los 4,49€ por 960 piezas de oro hasta 89,99€ por 28,000 piezas.

Existirán voces, una de ellas la de Apple, que argumentan que estos casos se originan por la imprudencia de los padres, quienes deberían estar al tanto de los contenidos que compran sus hijos; este razonamiento no ha evitado que la compañía de la manzana haya tenido que bajarse los pantalones en alguna ocasión para devolver el dinero a padres cuyos hijos habían comprado contenido sin quererlo. A ello hay que añadir que este verano la Comisión Europea exigió soluciones a Apple y Google para la protección de los menores ante estos contenidos, tras lo cual Google accedió a que a partir de Septiembre dejaría de llamar free-to-play a los juegos con contenido de pago, mientras que Apple no tomó medida alguna, lo cual supone un tirón de orejas para ella tras esta nueva noticia.

Los juegos de modelo free-to-play son los que más se han puesto de moda en los dispositivos móviles, dando sendos beneficios a las desarrolladoras de estos productos, consistentes en proporcionar una aplicación gratuita al consumidor, que finalmente deberá pagar si quiere desbloquear contenido exclusivo, avanzar más rápido o incluso seguir jugando sin esperas, entre otros modelos. Si bien tienen su base de fans, no quita el hecho de que, a la postre, este modelo de negocio termina siendo el equivalente a que el mafioso Luca Brasi entrara en tu habitación, te quitara el móvil de la mano y te exigiera 4,99€ por devolverte el dispositivo.

Lo menos que se le puede exigir a las empresas es un mínimo de diligencia para que los padres sean conscientes de la existencia del “tributo al padrino” en estos títulos.

imagen compras app


Contenido relacionado