Impresiones MGW: Assassin’s Creed Unity

Assassin´s Creed Unity

PC PlayStation 4 Xbox One
6.5

Jugable

Impresiones MGW: Assassin’s Creed Unity

Rodarán cabezas de templarios

Impresiones MGW: Assassin’s Creed Unity
 
 

En la feria de videojuegos de Madrid, hemos tenido la oportunidad de catar en primera persona el nuevo juego de Assassin’s Creed, el primero en exclusiva para la nueva generación. No vamos a contar realmente lo que hemos jugado en la demo, ya que esta es la misma que vimos en la presentación de Ubisoft de hace unas semanas (aquí el enlace), pero sí que os vamos a contar las sensaciones del juego mientras lo controlamos con el pad.

Lo primero que hay que decir es que esta demo era la de la Gamescom, así que es algo antigua. Eso nos comentaron, dado que el juego (que probamos en Xbox One), sufría de continuas bajas de framerate, yendo a tirones durante gran parte de la prueba. A parte de este fallo, el juego se veía tan espectacular como siempre. La misión era la de introducirse en la catedral de Notre Dame para acabar con un templario, algo que ya habíamos visto. Pero eso no significa que no nos sorprendiera lo bien hecha que está la catedral, pudimos llegar hasta los más alto de ella y el paisaje era sorprendente. La cantidad de gente que se podía ver a pie de calle también nos dejó ligeramente boquiabiertos. Las multitudes ahora parecen más reales, con movimientos independientes para cada persona que las conforma. Pero esto no era lo mejor a nivel gráfico, lo que más nos llamó la atención fue el tratamiento de la luz y el humo. El tema lumínico se nota sobre todo en las sombras de los edificios y en los cambios de luces que hay cuando nos metemos en una casa (este hecho sigue siendo espectacular, si se ve una ventana abierta, se puede entrar en una casa y os podemos asegurar que había bastantes ventanas abiertas). Respecto al humo, es genial. Sobre todo cuando sale de un arma recién disparada por un enemigo. Jugones, estamos ante un juego con buenos gráficos y que aprovecha muy bien sus puntos fuertes (por lo menos en lo que hemos visto).

El sonido, no pudimos apreciarlo realmente, ya que la zona de Assassin’s Creed siempre tiene bastante gente y no se podía escuchar bien la pantalla en la que jugabamos.

Pero vamos a lo que importa, la jugabilidad. Me considero uno de esos jugadores buenos de Assassin’s Creed, en todos los capítulos he conseguido acabar con más de veinte enemigos sin despeinarme. En este juego, enfrentarse a tres guardias al mismo tiempo es casi una sentencia de muerte. No es que la jugabilidad sea mala, si no que al fin han aumentado la dificultad. A partir de ahora, no se pueden bloquear los golpes de los enemigo de forma automática, con lo que tendremos que estar siempre muy atentos para esquivar o contratacar a los enemigos, si no realizamos alguna de estas acciones, recibiremos un mandoble que nos quitará buena parte de la salud. Esto se venía pidiendo desde hace tiempo, por fin el juego va a exigir que seas realmente bueno en el combate cuerpo a cuerpo si te quieres dedicar a ello.

Por otro lado, el sigilo también ha ampliado su dificultad. Los vigilantes enemigos tienen mayor campo de visión y son menos lelos (excepto cuando estás en un tumulto, que no te ven a menos que salgas de entre el gentío y te acerques a dos palmos de su cara). Ahora tardan menos en dar la alama y en un cuerpo a cuerpo son capaces de retrasarte lo necesario para que vengan sus compañeros alertados, obligándote a correr porque enfrentarse a cuatro enemigos juntos no parece ser buena idea.

Assassins Creed Unity

Assassins Creed Unity

Hemos hablado de los combates y el sigilo, pero nos falta el otro pilar fundamental de esta saga, el movimiento. Arno se mueve por los tejados y las calles como pez en el agua. Es rápido, es ágil y ahora podemos decidir si hacemos parkour con la idea de ir hacia arriba o hacia abajo. De esta forma, podemos escoger mejor nuestros caminos y, en todo caso, de manera veloz. Hay que hacer especial mención a la buena idea que es esto ¿Cuántas veces nos hemos matado porque el personaje saltaba a la nada en los anteriores juegos? Pues en este si en vez de presionar el boton de correr y saltar, aprietas el de correr y empujar (en anteriores entregas, claro) baja a toda velocidad sin hacerse el más mínimo rasguño.

Sobre la misión, descubrimos un par de formas nuevas de entrar en la catedral. Una de ellas consiste en acabar con un hombre que tiene unas llaves de ua ventana y robárselas (aunque también podríamos haberlo hecho sina cabar con él). La otra, mucho más original, trata sobre llegar al balcón de Notre Dame (ese en el que cantaba Quasimodo) y encontrarnos con un monje, que nos abrirá una puerta en la azotea para que podamos entrar con total sigilo al interior del edificio, pudiendo planear desde arriba como acabar con el templario al que perseguimos.

Sinceramente, Ubisoft ha evolucionado jugablemente en lo justo para que todo nos suene, pero al mismo tiempo nos parezca distinto. Han sabido realizar mejoras y han cambiado aquello que al publico no le acababa de gustar. Solo son unas impresiones sobre una demo, pero parece que el nuevo Assassin’s Creed Unity podría darnos un verdadera sorpresa el día 13 de noviembre en PC, Playstation 4 y Xbox One.





Contenido relacionado