Sunset Overdrive en la MGW

Sunset Overdrive

Xbox One
9.4

Increíble

Sunset Overdrive en la MGW

¡Sé quien quieras ser!

Sunset Overdrive en la MGW
 
 

Hemos tenido la suerte de asistir a la Madrid Games Week y entrevistar a algunos responsables de videojuegos, pero también tuvimos la oportunidad de ir a la presentación de Sunset Overdrive, el alocado juego de Insomniac Games.

El presentador fue de honor, nada menos que Brandon Winfrey, ese que se parece a Matt Damon si no hubiese comido jamás, que es también el responsable de los vídeos de Sunset TV. Como no podía ser de otra forma hubo humor y bastante buen rollo desde el comienzo.

Brandon comenzó a explicarnos un poco el juego, pero antes de empezar, a Lidia, representante de Xbox en España y que hacía las veces de intérprete, se le escapó la palabra franquicia cuando hablaba. Es posible que haya sido un simple error, pero esperemos que la hubiera engañado el subconsciente y tengamos Sunset City para rato.

Volviendo a la presentación, Brandon comenzó a narrarnos de donde nació la idea de Sunset Overdrive. Insomniac ya había hecho juegos post-apocalípticos, porque (según él), al ver como se acercaban a la treintena y al hecho de tener hijos, pensaba que se iba a acabar el mundo. En esos momentos nacieron los juegos de Resistance, de Playstation 3. Lo que ocurrió es que, al tener hijos, no se acabó el mundo, si no que se volvió diferente. Entonces, viendo que los niños que habían tenido no tenían prejuicios para nada y que hacían lo que querían, cuando querían y como querían- como ir el primer día de colegio vestida con un tutu rosa- se dieron cuenta de que, esa falta de reglas sociales podría ser algo bueno.

sunset_overdrive_e3_rollercoaster_1

Entonces surgió una idea. Un nuevo juego, también post-apocalíptico, pero con un tono diferente. En vez de fijarse en la miseria del fin del mundo, iban a centrarse en el hecho de que no existen reglas, ni responsabilidades ni trabajos, ni jefes, ni clases, ni nada que nos pueda incordiar. Entonces crearon un apocalipsis en el que el jugador iba a poder hacer lo que quisiera, ser quien quisiera y liarla muy parda por el simple hecho de que le apetecía.

Para esto se centraron en tres premisas: la primera, tenía que ser un apocalipsis diferente y muy colorido, buscando la diversión en el fin del mundo; la segunda, tener la premisa de ser quien quieras ser; la tercera, fue una revelación, que acabaría convirtiéndose en la historia principal. Se dieron cuenta de que básicamente todas las marcas que abarcan la actual cultura del consumo están dirigidas por ocho empresas, solo que no lo sabemos. Entonces, imaginemos que una de estas empresas lanza un refresco, con su fama y su extensión al resto de sus marcas, el producto correría como la pólvora. Es aquí cuando viene el problema, el refresco que lanzan tiene un fallo y convierte en mutantes a quienes lo toman, así que una gran parte de la población se va a convertir en monstruos sedientos de sangre y de Over Charge Ultimate DX (así se llama el refresco, en otro alarde de humor).

De esta manera, nosotros, los protagonistas, sobrevivimos por no haber tomado nunca el refresco y empezamos a ser los héroes del apocalipsis. En el año 2027 Sunset City se va a ir al garete y nosotros vamos a estar en medio, divirtiéndonos. Hicieron especial hincapié en que los salvadores de la ciudad seríamos nosotros, ya que existirá un grado de personalización especialmente alto. Según Brandon, habrá toneladas de contenidos para personalizar nuestros rasgos, nuestro físico, nuestra ropa, nuestro pelo, etc. Esta personalización promete una inmersión mejor en el juego y el hecho de saber que no nos encontraremos con un jugador igual que nosotros en el modo multijugador cooperativo.

Además, tuvieron a bien enseñarnos algunas de las cosas que nos encontraremos en el juego, como algunos grupos de supervivientes. Por ejemplo, tendremos a los Troop Bushido, un grupo de “Boy Scouts” (no utilizaron ese término porque tiene copyright) que se quedaron encerrados en un museo samurái y ahora, en pleno fin del mundo, se dedican a establecer el orden siguiendo el camino del Bushido y el honor. Otro grupo que encontraremos son los Fargarths, los cuales son jugadores de rol en vivo a los que les entra un síndrome de Don Quijote al ver el apocalipsis. Se prometen risas con estos personajes.




Luego están los enemigos a los que podemos disparar sin sentirnos culpables. Por un lado, los OD, que son los mutantes, los cuales tendrán multitud de formas y poderes: normales, Herker, que son enormes, ágiles y hacen mucho daño; Peppers, que son mutantes que explotan al acercarse a nosotros, Blowers, que son mutantes que disparan gelatina por un brazo cañón que tienen; y muchos más, como los Flyers (que vuelan) y alguno más, que no quiero destriparos. También tendremos a los típicos humanos saqueadores que intentan sacar provecho del Armagedón, los cuales recibirán nuestras balas (u ositos de peluche explosivos) sin ningún tipo de compasión. También habrá robots asesinos de la compañía Fizzco, que desató esta catástrofe e intenta que no salga a luz, acabando con todos los que se cruzan.

Después de presentarnos todo esto, Brandon se echó una partida delante de todos nosotros (fácilmente 45 minutos de juego), en la que tenía que forjar una espada en una central nuclear. Sí, como lo leéis, en Insomniac no se andan con chiquitas. Si habéis visto vídeos de Sunset Overdrive, veríais que el personaje, al moverse por las paredes o al grindar no iba muy rápido, pues en la partida que jugó Brandon, todo iba a toda velocidad. La rapidez y el frenetismo van a ser seña de identidad en este juego. Además, al ver partes del juego diferentes, pudimos observar que el diseño de la ciudad (que por cierto es inmensa), está muy bien hecho, ya que todo está colocado para que se puedan realizar combos enormes de saltos, grindeos, volteretas, virguerías, carreras por paredes, etc. En ese sentido, nos dejó muy buen sabor de boca. Además, las luchas con los enemigos eran divertidas, pero también duras. Según Brandon, el juego tiene una dificultad bien medida, siempre y cuando juegues subiendo de nivel las armas. Él jugo con las armas en el primer nivel y según sus propias palabras, el jugador en ese punto ya tendría que tener las armas a un nivel bastante alto.

En esa partida se nos presentaron varias clases de enemigos, uno en concreto era capaz de crear cristales y lanzarlos a los obstáculos en los que saltamos y grindamos, haciendo que nuestra movilidad se vea reducida, un concepto original. También vimos un guiño a Portal, cuando se caía de un sitio muy alto, un portal naranja aparecía bajo su personaje y luego aparecía en otro azul, justo donde estaba antes de caerse. Nos hizo reír a todos los presentes. Toda la aventura acabo con una espada forjada en una central nuclear que, además de golpear, lanzaba bolas de fuego (que le hacen especial daño a los mutantes) y que al mismo tiempo lanzaba rayos (que hacen mucho daño a los robots), obteniendo un arma tremendamente poderosa.

sunsetoverdrive

La demo terminó con un viaje rápido bastante cachondo, en el cual el protagonista llegaba a una máquina de bebidas, se emborrachaba con licores y luego se despertaba en el sitio al que quería llegar sin tener ni idea de cómo había llegado allí, fue realmente divertido.

Por último, hay que decir que gráficamente es muy colorido y divertido de ver, tal vez no sea puntero, pero todo se movía con mucha estabilidad y podemos asegurar que había muchas explosiones, luces y líquidos en pantalla.

Parece que Sunset Overdrive quiere recoger el testigo de los antiguos juegos arcade que tan enganchados a la pantalla nos tenían. Es un juego sin complicaciones, hecho para divertir y hacer locuras. Como un Saint’s Row, pero sin que sea exclusivamente para mayores de 25 tacos. Es un juego en el que cualquiera se puede divertir y, al fin y al cabo, eso es lo que importa en un juego. Sunset Overdrive saldrá en exclusiva para Xbox One el 31 de octubre. Estamos locos por ver que camino vana a tomar los exclusivos de Microsoft.





Contenido relacionado