Dejar a los niños jugar a videojuegos es beneficioso para ellos

Un estudio revela que los videojuegos forman parte de la cultura y de la enseñanza

Dejar a los niños jugar a videojuegos es beneficioso para ellos
 

Los padres están siendo impulsados a no menospreciar los videojuegos, con un creciente reconocimiento de educadores y experto, consideran que pueden ser potentes herramientas de aprendizaje, útiles para fomentar la creatividad y grandes factores para ayudarles a resolver problemas. Además, mantener a los niños alejados de sus consolas todo el día puede ser agotador, además de contraproductivo.

Escuelas de primaria e institutos a través de New South Wales (Capital Sydney) están incrementando el uso de videojuegos para ayudar a los más jóvenes y perfeccionar ciertos factores de los adolescentes. A algunos de ellos se les induce incluso cuando aún no saben ni andar.

Jen Scott Curwood, conocido por dar conferencias en la Universidad de Sidney, ha observado durante años el cambio  en los niños a los que se les indujo los videojuegos por sus profesores.

Cuando comencé dando clases hace 15 años en Estados Unidos, la opinión de los padres y profesores era que los videojuegos eran única y exclusivamente para el entretenimiento. Eso mismo alentó la participación nula de los videojuegos en el plan escolar.

Pero gracias a la ayuda del comité escolar, los videojuegos tienen un papel activo como herramienta útil en la enseñanza Australiana.

Hemos investigado, y encontramos a los videojuegos algo fundamental para apoyar el aprendizaje práctico, el pensamiento crítico y la colaboración. Además de eso, estos motivan a los niños y jóvenes adultos a explorar nuevos contenidos, desarrollar nuevas habilidades de alfabetización y participar en el aprendizaje auto-dirigido, y esto ocurre de mismo modo tanto en la escuela, como en casa.

El uso de videojuegos en Australia está considerado algo productivo y útil a la hora de hacer el curriculum, ya que estos se reconocen como un camino efectivo y productivo para los estudiantes.

La profesora del Davison High School , Bianca Hewes, ha introducido los videojuegos de forma lectiva en niños de 9 años, y el mes que viene, la escuela celebrará un día en honor a los videojuegos.

Una de las cosas que hacemos es asignar videojuegos que combatan las injusticias, la indigencia, el suicidio y temas como esos.

Nick Patsians, un estudiante de último año de Erina High School, ha sido el responsable de convencer al comité de enseñanza de New South Wales a borrar las restricciones online para acceder a la página Web del conocido videojuego Minecraft. Él dice que a diferencia de la mayoría de videojuegos en el mercado, Minecraft no tienen una narrativa lineal, ni un objetivo que cumplir.

“El juego se basa en la colocación y extracción de bloques, que aun que suena muy simple, no lo es”, dijo el joven estudiante, “Pero no hay nada que te haga terminar el juego, ni llegar a una meta. Por lo tanto, considero que los profesores podrían poner esa meta, lo cual sería muy dinámico,”

Nick ha creado una comunidad online alrededor de todo el estado. Comunidad en la que profesores, alumnos  y padres pueden acceder a modo de taller orientativo a la hora de enseñar. Minecraft ahora es bienvenido en numerosas escuelas de New South Wales como Coffs, Harbour, y South Grafton entre otras. Los directores de dichas escuelas opinan que pueden enseñar a sus alumnos de una forma digital y divertida, sin necesidad de estar todo el día en clase.

La compañía tecnológica de instrucción ha creado dos cursos online de Minecraft, para ayudar a los profesores a integrarse en este videojuego, y ser eficaces a la hora de aplicarlos al mundo de la enseñanza. Durante las primeras cuatro semanas, más de 25 profesores Australianos asistieron a este curso.

El Dr. Jason Fox es un experto en el área de los videojuegos que trabaja para PlayStation, apoya la causa y dice que hay una buena conexión entre el diseño de videojuegos y la enseñanza.

Lo que todos sabemos es que un videojuego es algo increíble, que aunque haya mucha gente que los disfrute, sigue siendo algo para un público todavía limitado. La diversión no tiene límites, y el aprendizaje tampoco. ¿Por qué no combinar ambas cosas?

 niños-videojuegos

 


Contenido relacionado