Fallece Ralph Baer, el padre de los videojuegos

Diseñó la primera videoconsola de la historia

Fallece Ralph Baer, el padre de los videojuegos
 
 

Una de las figuras más importantes en la historia de los videojuegos, y para mucha gente, el padre de los videojuegos, nos ha dejado hoy a sus 92 años de edad. Ralph Henry Baer, el creador de la primera consola de videojuegos, falleció la pasada noche del 6 de diciembre en su residencia de New Hampsire, según informó un amigo suyo, Leonard Herman.

Ralph Baer nació en Alemania en el año 1922. Él y su familia se exiliaron escasos meses antes de la noche de los cristales rotos (1938), primero a Holanda y más tarde a Estados Unidos, donde se licenció en varios institutos profesionales relacionados con su campo, la tecnología. Trabajó en importantes compañías del campo tecnológico (como compañías de radiocomunicaciones, pequeños electrodomésticos, equipos quirúrjicos…), hasta que en 1959 fundó su negocio, Sanders Associates.

Su gran hito fue cuando creó lo que vendría siendo la primera consola de la historia, Odyssey (comúnmente conocida como “la caja marrón”), cuya licencia de fabricación fue más adelante cedida a Magnavox, pasando a la historia como Magnavox Odyssey.

Ralph Baer con, posiblemente, su creación más importante: la Magnavox Odyssey.

Ralph Baer, uno de los grandes pioneros del mundo de los videojuegos, junto a Nolan Bushnell, creador del PONG.

La consola guardaba un aspecto bastante trivial, y su funcionamiento lo era todavía más: funcionaba con unos pequeños cartuchos, y sus juegos venían acompañados de unas láminas que debían pegarse a la pantalla del televisor, mostrando una imagen estática. La parte dinámica, que se movía en la pantalla y se controlaba con el mando, no eran más que puntos en forma de cuadrado que se movían por la pantalla. Esta idea tan sencilla fue uno de los momentos en los que los videojuegos nacieron, creciendo progresivamente hasta lo que conocemos hoy día.

La consola Magnavox Odyssey, con un cartucho y un mando conectados.

Después del lanzamiento de la consola, Baer también creó otros productos de ocio, incluyendo el que fue el primer periférico para consola de la historia (la primera pistola de luz), además de crear el conocido juego Simon, junto a Howard Morrison. Ralph Baer recibió algunas condecoraciones por su trabajo y sus obras, como la Medalla Nacional de Tecnología estadounidense en el año 2006, coincidiendo con el momento en el que decidió donar sus prototipos y documentos a Smithsonian.


Contenido relacionado