Presentación de The Order: 1886

The Order 1886

Mejores exclusivos 2015
PlayStation 4
8

Muy bueno

Presentación de The Order: 1886

Antes de la presentación: ni fu, ni fa. Después: Menudo juegazo pueden sacar

Presentación de The Order: 1886
 
 

¿Alguna vez os ha ocurrido que no tenéis ningunas expectativas hacia algo y luego os ha encantado? Más tarde os hacéis la pregunta de si os ha gustado por las pocas expectativas o si ha sido porque estáis ante algo realmente bueno. La respuesta a esa pregunta a veces es dificil, pero otras veces, tienes a otras personas que han estado contigo y que afirman que realmente habéis asistido a algo genial. Pues eso, sin más, ha sido la presentación de The Order:1886.

Entrada

El lugar y la fecha indicados

Hemos podido asistir a la presentación del próximo juego exclusivo de Playstation 4, pero aunque el juego es importante, las formas también lo son y, en este caso, los chicos de Playstation se han portado muy bien. La presentación tuvo lugar en el bar Galahad (nombre del protagonista del juego), que está cerca del teatro de La Latina. Nada más llegar vimos el escaparate del establecimiento con el enorme símbolo de The Order:1886, la cosa prometía.

Ya dentro, pudimos ver un generoso (y sabroso) catering y un local muy bien acondicionado y ambientado en el juego, con un photocall en el que había una figura a escala real de Sir Galahad, el protagonista de este juego. Además, las paredes estaban cubiertas por manos pintadas, como si fuesen los restos de un incendio y había varios carteles en las paredes que ampliaban un poco lo que sabemos del juego. Uno de estos carteles nos hablaba del cántico de Bobby Paige, que narraba en cuatro versos la historia de un chico que tenía la maldición de ser un licántropo. Otro cartel era publicidad sobre el gran invento que son los zepelines (estamos seguros de que parte del juego se desarrollará en un zepelín) y otro era una especie de folleto enorme de la presentación de una nueva arma que revolucionaría el combate a distancia. Todo esto sirvió para meternos de lleno en un mundo lúgubre pero realmente rico en cuanto a ambientación se refiere.

Poco después llegaron a la presentación los dos grandes protagonistas del juego. El primero de ellos, Andrea Pessino, el CEO de Ready At Dawn (compañía desarrolladora del juego), que estuvo posando para los reporteros y más tarde ofreció entrevistas. El otro protagonista fue Álex de la Iglesia, que se encargó de la localización a nuestro idioma, dirigiendo a los actores de doblaje. Por desgracia, no estabamos acreditados para entrevistar a estos dos grandes personajes, pero sí que pudimos jugar al juego y vamos a contaros enseguida lo que nos pareció.

Photocall1

Álex de la Iglesia y Andrea Pessino posando en el photocall

El juego

En cuanto nos pusimos a los mandos de las consolas de Sony pudimos ver que los dueños de una Playstation 4 podrán babear a gusto. Gráficamente el juego es muy bueno. Se podría comparar a lo visto en Ryse por lo bien hechos que están los escenarios, los tejidos y los personajes. En el tema de los gráficos nos gustaría recalcar lo tremendamente bien hechas que están las explosiones, pero no solo por el estallido, que es genial, sino también por como el humo que se desprende tras el bombazo y se empieza a desvanecer en el aire. El juego es una bestia parda que hará las delicias de todos aquellos que tengan los gráficos como un parámetro importante.

Además, los gráficos también permiten detallar una ambientación incluso más cuidada que la del glorioso bar Galahad. Pudimos jugar a una escena conocida como la Secuencia del Puente, donde debíamos abrirnos paso a tiros a lo largo de un puente de piedra. En el puente, vimos carruajes destrozados, humo en el aire por los continuos disparos e ingentes cantidades de enemigos. También había un tranvía destrozado y cajas que se esparcían por el camino, caídas de un carruaje volcado en uno de los lados del puente. Además, los enemigos iban vestidos con unas gabardinas y unos chalecos dignos del mismísimo Sherlock Holmes. También hay que destacar que nuestros compañeros Lord Percival, un agente de la orden como nosotros, pero más viejo; y la joven Lady Igraine, una belleza que disparaba a nuestro lado (que suponemos que tendrá algún interés romántico en la historia), también tenían sus propias armas y su diseño bien diferenciado, con ropajes muy bien definidos y, en cierta medida, únicos. Hay mucho mimo en todo lo que se refiere a la ambientación.

Prueba

Nuestro redactor Gonzalo disfrutando de The Order: 1886

También pudimos asistir a toda una ensalada de tiros con armas fabricadas por el mismísimo Nikola Tesla. En el principio de la demo nos dejaban un revólver bestial, tiro que daba, familia de luto; y una especie de rifle de rayos, en el cual había que mantener pulsado el botón de disparo para poder lanzar un rayo que si impactaba, acababa automáticamente con un contrincante. Ambas armas tenían un sonido genial y propio, pero además podíamos coger las armas de los enemigos, que aunque eran más normalitas, también tenían su buen uso. Hay que decir que el rayo de la muerte era muy potente, pero tenía poca munición y en un tiroteo rápido como el que se nos presentaba necesitábamos armas enemigas. En este punto hay que destacar que aunque la ambientación es genial y muy realista, tiene su toque fantástico. Los enemigos llevaban metralletas, cosa que en 1886 no existía. Obviamente no eran como las metralletas que nosotros conocemos, ya que tenían un aspecto algo más steampunk pero realizaban la función de disparar ráfagas de tiros que podían ser mortales si daban a un enemigo de lleno. Además, en un par d momentos, nuestros compañeros nos gritaban “Cuidado, un escopetero” y en seguida veíamos a un enemigo, que era un hombre normal, pero que llevaba un casco plateado liso que le protegía de nuestros disparos en la cabeza. Su escopeta también era temible, ya que sus disparos hacían muchísimo daño. No era un Terminator, porque se podía acabar con él con unas cuantas ráfagas de ametralladora o con el rayo de la muerte, pero su constante e impasible caminar hacia tu personaje y sus poderosos disparos podían hacerte retroceder más de una vez.




En un solo párrafo os hemos hablado de unas cinco armas y seguramente habrá más, tanto normales como de la orden a la que pertenecemos. Aunque el devenir de la partida nos hizo sospechar que algunos enemigos tenían armas de la orden, por ejemplo, la metralleta que hemos mencionado anteriormente. Esto podría ser una parte del argumento, ya que no vimos ni a un solo hombre lobo (aunque en la presentación se referían a los monstruos como híbridos o licanos), pero vimos muchos hombres con armas que parecían dignas de estar en nuestras manos. Por lo tanto, podría haber una especie de fuga en la orden o algo por el estilo.

presentacion3

Andrea Pessino, Álex de la Iglesia y Santiago Camacho en la presentación del juego

Continuando con la jugabilidad, en este juego no somos inmortales, hecho que nos hizo ver el famoso escopetero. Unas cuantas balas pueden acabar con nuestra vida, con lo que ir realizando coberturas por el escenario era especialmente necesario. En este punto nos recordó a otro gran juego como Gears of War, ya que la mecánica de cobertura era rápida, simple y muy efectiva. Podíamos disparar sin apuntar desde la cobertura e incluso teníamos la opción de cambiar la cámara de apuntado de ángulo, pudiendo asomarnos desde diferentes puntos en la misma cobertura. Además, el cambio de armas también era el d Gears of War, escogiendo con los cuatro lados de la cruceta si queríamos pistola, a la izquierda; arma principal, a la derecha; granada, abajo, o granada de humo (con efecto realista de humo), arriba. También había coberturas destruibles que nos obligaban a no parar de movernos, en este sentido el juego es bastante activo. No es de esos third person-shooter que nos dejan disparar tranquilamente desde un sitio, este videojuego quiere que nos movamos por los detallados escenarios, huyendo de las balas y escogiendo diferentes ángulos para masacrar a nuestros enemigos.

Cabe decir que los enemigos eran bastante espabilados e ir a saco nos deparaba una muerte cierta, aunque cuando nos dañaban mucho nuestro personaje caía al suelo y podía arrastrarse hasta resguardarse en algún sitio, donde sacaba un frasquito pequeño y tras beber un poco se levantaba de vuelta a la acción. Ese frasquito lo pudimos ver en un tráiler anteriormente y parece que es una bebida mágica que les cura las heridas. Tendremos que ver como explican este tema en el juego.

Las últimas novedades jugables las encontramos en momentos especialmente espectaculares del juego. Por un lado, teníamos lo qu ese llamaba la visión negra, que ralentizaba el tiempo y nos obligaba a salir de nuestra cobertura, apuntando automáticamente a los enemigos, convirtiéndolos en coladores a base de disparos sin que se pudieran defender. Esta opción estaba limitada, pero la sensación era bastante buena gracias al filtro grisáceo que aparecía en pantalla y la cercanía de la cámara con el personaje al disparar, casi como si disparásemos nosotros mismos. La otra novedad tenía que ver con el cuerpo a cuerpo. Sí, en este juego, al acercarnos a un enemigo en pleno tiroteo, aparece un botón sobre su cuerpo (triángulo, para ser más exactos) y si lo presionábamos, Sir Galahad realizaba un movimiento rápido y muy cinematográfico (las referencias a Jason Bourne nos salieron de la boca enseguida) en el que eliminaba al contrincante. Este movimiento espectacular se puede hacer incluso si el enemigo está cubierto o si lo estamos nosotros, realizando diferentes tipos de eliminaciones según la posición en la que estemos.

Para terminar con la jugabilidad, hay que remarcar que el control era especialmente fino. Todo era muy intuitivo y cómodo. Se podía elegir la disposición de algunos botones y la sensibilidad de la cámara. En este sentido Ready At Dawn ha acertado porque todo el mundo podrá jugar como más le guste.

En el ámbito sonoro, ya os hemos contado que las armas tenían un toque único y especial, pero la banda sonora también estaba bastante lograda, con un tono algo triste pero también muy activo durante las escenas de acción tan dinámica que pudimos experimentar. Además, también hay que hacer mención especial al doblaje que estaba muy bien hecho con voces reconocibles (sobre todo para los fans de The Walking Dead) y muy buenas actuaciones.

Conclusiones

Poco más hay que decir de este juego. Antes de llegar a la presentación, tanto Aitor Ledesma (el genio fotógrafo) como un servidor, Gonzalo Gómez (inquisitivo reportero), pensábamos que iba a ser un juego de disparos más. En cambio, ambos salimos de la presentación pensando que este juego puede ser una muy buena franquicia para Sony y Playstation 4, por sus gráficos, su jugabilidad, su ambientación y su sonido. Lo tiene todo para triunfar. No inventa la rueda (de hecho, las mecánicas de tiroteos y eliminaciones cuerpo a cuerpo se parecen muchísimo al videojuego 007 Bloodstone de Playstation 3 y Xbox 360), pero innovan en historia y armamento, además de ser un espectáculo jugable y gráfico. En breve tendremos el análisis del juego que todos los dueños de una Playstation 4 podrán disfrutar a partir del 20 de febrero. Si sois fans de los juegos de tiros con coberturas y os van un poquito las conspiraciones, The Order: 1886 es juego que tendréis que vigilar de cerca.




Presentación1


Contenido relacionado