Un estudio demuestra la inviabilidad de los saltos de fe en la saga Assassin’s Creed

Estos saltos destrozarían a los asesinos

Un estudio demuestra la inviabilidad de los saltos de fe en la saga Assassin’s Creed
 
 

Los saltos de fe son una de las facetas más características de la mítica saga Assassin’s Creed donde cualquier osado, armado de valor, se precipita desde diferentes alturas hacia una pila de paja que amortigua la caída y deja ileso al asesino. Al parecer, según corrobora un estudio reciente realizado por el departamento de física en la universidad de Leicester, esta excentricidad es parcialmente incorrecta. El estudió buscó diferentes alturas y tamaños de la paja apilada para sobrevivir a semejante salto. Los físicos, aplicando el “sentido común” advirtieron que “la cantidad de amortiguación, en este caso, de la altura de una pila de paja está relacionada con la altura de la caída para amortiguarse. Esto es debido a la mayor energía cinética del puente, que tiene que dispersarse lentamente”.

salto de fe

El estudió demostró que, ciñiéndonos a la altura del pajar en el primer Assassin’s Creed, Altaïr debería ser puré humano. El artículo concluyó cifrando la altura máxima a la que una persona puede resultar completamente indemne, siendo ésta de 12,5 metros; y también puntualizó que a 50 metros una persona puede sobrevivir, pero con terribles lesiones irreparables.

¿Os someteríais a uno de estos saltos para demostrar que sois dignos de pertenecer a la orden?


Contenido relacionado