Juego en mesa: Reseña #11 Warlock

Warlock nos desafía con la construcción de un imperio formado por ciudades a partir de nuestras cartas

Juego en mesa: Reseña #11 Warlock
 
 

Una maldición te transporta a la mágica tierra de Norkobia gobernada por Lord Maldorf, quien no te dejará regresar a tu hogar a menos que cumplas sus exigencias y construyas para él un gran imperio.

Introducción

Warlock es un juego ambientado en un mundo de fantasía basado en una mecánica de gestión y emplazamiento con cartas de criaturas de 6 razas diferentes, las cuales tienen, a su vez, sus propias utilidades que estratégicamente deberemos usar para ir construyendo ciudades y conformar así nuestro imperio.

Ficha

Nombre: Warlock
Creador: Fabrice Vandebogaerde
Edita
: Quined Games
Año: 2013
Número de jugadores: 3 – 5
Perfil BGG: puesto en ranking 3611

 

Descripción

La partida tiene una duración de 1 hora y se desarrolla en 3 días, cada día con 3 rondas y cada ronda con 3 vueltas. Al comienzo de cada ronda los jugadores reciben 5 cartas entre las que deberán escoger una para mandar a la mina o a la mazmorra y otra para el bar de Hubba, quedándose las 3 restantes en su mano.

En su turno, el jugador podrá jugar una carta de su mano según una de estas 4 opciones: situarla en la mina, en la mazmorra, en el castillo o en nuestro imperio. Una criatura en la mina servirá para aportarnos oro en una futura subasta; una criatura en la mazmorra nos ofrecerá su recurso a la hora de pagar el coste de construcción de una ciudad; en el castillo podremos activar el poder de una criatura; y para construir una ciudad sitúa la criatura en tu imperio pagando su coste.

img1Hay algunas reglas para la construcción de nuestro imperio: solo podemos empezarlo a un lado de nuestro tablero y luego continuar por los lados adyacentes de cada ciudad, no se puede cambiar de sitio ninguna ciudad una vez edificada, la extensión máxima es de 16 ciudades dispuestas en una matriz de 4×4

Al finalizar el día tendrá lugar la subasta del bar de Hubba. Comenzando el que más puje, permitirá a cada jugador construir sin coste una carta a su elección y descartar otra del bar para que nadie la pueda usar.

La partida terminará cuando finalice el último día o cuando un jugador complete su imperio. Será entonces cuando se haga el recuento de puntos de victoria, existiendo diversos sistemas de puntuación.

Cada tipo de criatura tiene un poder que se activa al mandar la carta al castillo y una habilidad que puede ser pasiva o bien activarse al realizar una acción determinada.




gigantes

Gigantes
Poder: coloca un dragón en tu imperio (los dragones protegen las ciudades adyacentes en sentido horizontal y vertical).
Habilidad: al construir una ciudad de gigante puedes cambiar una carta por otra situadas en tu imperio.

 

 

humanosHumanos
Poder: roba 3 cartas de la pila de robo y/o descarte.
Habilidad: los humanos aportan 0.5 ó 2 de oro según tu elección.

 

 

duendesDuendes
Poder: coloca en tu imperio una carta del bar de Hubba pagando su coste.
Habilidad: al estar en la mazmorra, cada duende aporta la criatura extra que le acompaña en su ilustración.




 

 

gnomosGnomos
Poder: coloca una carta de tu mano en tu imperio gratuitamente (máx. 2 puntos de victoria o humanos).
Habilidad: las ciudades de gnomo se construyen sin coste.

 

 

orcosOrcos
Poder: destruye la ciudad de otro jugador si no está protegida por un dragón o por un imperio de 16 cartas.
Habilidad: las ciudades de orcos tienen más puntos de valor que otras razas.

 

 




magos

Magos
Poder: intercambia una de tus ciudades por la de otro jugador si no están protegidas por un dragón o un imperio completo.
Habilidad: al construir una ciudad, se puede usar un máximo de 1 mago para pagar como si fuese otra criatura.

 

 

Valoración jugona

Warlock aporta mucho con poco. En cada turno nos vemos ante la decisión de múltiples opciones que podemos realizar y que, a pesar de ser sencillas, bien combinadas le dan un toque lo suficientemente profundo al juego. Es por ello que resulta abrumador para jugadores noveles y en cuyas dos primeras partidas andarán desorientados. Pero tras ello acaba siendo sencillo al mismo tiempo que hay una buena rejugabilidad y diferentes estrategias.

Con unos componentes de pequeños tableros y cartas de 60×60 nos vemos envueltos en un juego de mecánica bien diseñada y un trabajo artístico de la vieja escuela propio de los años 80, que le viene como anillo al dedo, con escaneadas ilustraciones al óleo para transportarnos así a un mundo de fantasía.

Vídeo

Por si te has quedado con ganas de ver más detalles y observar de cerca los componentes y desarrollo del juego aquí tienes un vídeo (en inglés) realizado por The Dice Tower:

Agradecemos la colaboración de Carlos López Rodríguez para traernos esta reseña de Warlock, juego importado que puedes adquirir en Zacatrus.





Contenido relacionado