Top 6 Jugón: Las mejores “intros” de los videojuegos

Top 6 Jugón: Las mejores “intros” de los videojuegos
 

Slider Top6 Intro

Cada uno de nosotros guarda algunos recuerdos especiales sobre ciertos juegos que, al menos, hemos comenzado en algún momento de nuestra vida. No todos los juegos aportan lo mismo al jugador, unos son de acción y permiten soltar adrenalina, otros, no obstante, cuentan con una historia muy profunda y logran conmover al jugador…Cada juego puede ser radicalmente distinto al anterior que hayamos probado.

Otra cosa distinta que tienen los juegos son sus introducciones, algunos juegos, incluso, llegan a olvidarla, y es muy importante para inmiscuir a la persona en el mundo del juego, o para contar algunos primeros hechos de cómo ha llegado todo al estado actual, e incluso para sembrar dudas en el jugador que posteriormente se irán resolviendo.

Hay muchos tipos de introducciones, algunas son más cinematográficas, otras buscan ese toque de acción que se logra con no dejar la cámara quieta, y otras permiten que sea el propio jugador quien descubra los elementos introductorios. A continuación os dejamos nuestro top 6 de las mejores “intros” de los videojuegos, pero ¿cuál es vuestra preferida?

INTRO: Donkey Kong 64 (Carla Ravelo)

Viajamos hasta 1999, más concretamente a una consola muy querida por los fans de Nintendo, Nintendo 64. Los hermanos Stamper estaban al mando de Rarewarela “second party” de Nintendo más venerada del momento, y no dejaban de innovar con sus juegazos para dicha consola, por ejemplo Golden Eye, Perfect Dark, Banjo-Kazooie, Conker’s Bad Fur Day, Diddy Kong Racing, Jet Force Gemini, entre otros…

Esta es la intro de uno de sus juegos insignia, Donkey Kong 64, toda una revelación por aquel entonces porque por fin podíamos mover a Donkey Kong y a los suyos en tercera persona en un mundo semi-abierto al más puro estilo Super Mario 64. Grant Kirkhope, compositor de la mayoría de juegos desarrollados por Rareware y personalmente, uno de mis favoritos en el ámbito videojugabilístico con permiso del gran Koji Kondo, compuso este rap con la intención de darle modernidad al mundo de los “Kongs” y diferenciar el que ya conocíamos en Donkey Kong Country de SNES a este nuevo diseño que Rareware había implementado para el personaje más antiguo de la compañía nipona.

Sin embargo, esta intro obtuvo mucha controversia porque habían opiniones muy dispares. Tanto la crítica como los jugadores tenían sentimientos encontrados ante este rap, opinaban que “es tan malo que al final te acaba gustando” o “es el peor rap que he escuchado en mi vida”. Además que tuvieron que suprimir la palabra “hell” y cambiarla por “heck” en algunas versiones por ser demasiado vulgar.

Personalmente, es una de las mejores intros que he visto porque es una manera muy divertida de presentarte no solo a los personajes y sus características, sino también de mostrar al jugador que, por primera vez, puede elegir al personaje que quiera en el momento que desee. ¿Quién no ha intentado cantar o chapurrear en inglés el rap alguna vez? Pues dicho esto y con orgullo diré que esta es una de mis intros preferidas en la historia de los videojuegos a pesar de la polémica que desató y sigue desatando hoy.

P.D:¡Viva Chunky Kong! D.K. Huh! Donkey Kong!

 

INTRO: Gears of War 2 (Noentiendero)

Mi elección es la escena que abre la épica historia de Gears of War 2. Se abre con la Reina Myrrah narrando la historia conocida hasta ahora, de cómo empezó la guerra entre humanos y Locust. La búsqueda de la imulsión que ejemplificó el egoísmo humano llevó a una guerra entre los dos conglomerados de países que existían antes de la batalla contra los Locust: las Guerras del Péndulo, con una batalla de esa contienda representada en la intro de GoW 2, enfrentaron a la CGO y la URI por el control de la imulsión, un combustible de alto poder que destruiría el planeta más adelante.

Poco después de que la URI se rindiese ante la CGO al contemplar el Martillo del Alba (una poderosa arma disparada desde satélites espaciales contra la superficie terrestre), que el padre de Marcus Fenix consiguió desarrollar hasta lograr su óptimo funcionamiento, comenzó la invasión Locust, en el Día E. La codicia de conseguir más y más impulsión llevó a la destrucción de las cuevas de los Locust, bajo tierra, fuesen destruidas cada vez más. Estos personajes vivían pacíficamente allí, pero finalmente se hartaron y decidieron atacar, ascendiendo hacia la superficie para aniquilar a todo humano que se encontrasen.

Toda esta historia se enseña en la intro, que finalmente termina con una escena más larga mostrando una batalla urbana, similar a la batalla de las Guerras del Péndulo mostrada, pero en la ya actual guerra contra los Locust, en Jacinto. Allí aparecen los protagonistas del pelotón Delta, que parecen ser los únicos que están a cubierto, disparando agachados. Por la ensangrentada calle de Jacinto, soldados CGO y Locust combaten en campo abierto, lanzando granadas y siendo disparados los unos a los otros, aunque con los Locust con superioridad de fuerzas. El pelotón Delta contempla el combate desde su trinchera, y el juego sigue luego, tras el final de la batalla (o la retirada estratégica).

Mi elección de esta intro (aunque no es quizás mi favorita, pero mantengo una lista de varias en la cabeza bastante igualadas) viene condicionada por varios motivos. El primero, el hecho de que la propia Myrrah narre la introducción de cómo se llegó al conflicto de los Locust contra los humanos, lo cual resume los hechos del anterior título de la saga, y la historia general de la propia saga. Por otra parte, las escenas de combate que se muestran son muy épicas, y la escena de la batalla en Jacinto se muestra conectada cronológicamente con la primera misión del juego, que ocurre minutos después del fiero combate y es jugable.

Pese a todo, se puede hacer crítica de esta intro por sus escenas de combate. Como suele pasar en el 95% de los juegos, las cinematográficas no tienen nada que ver con el juego final, sobre todo en lo relacionado con el “chupatirismo“. En Gears of War (en toda la saga), en las cinematográficas TODO el mundo muere de un tirito, y luego, en el juego, a los Locust hay que vaciarles 30 balas (que es más de medio cargador del Lancer) para conseguir abatirlos. Los Gears (controlados por la IA) aguantan miles de disparos, son inmortales y no paran de gemir, lo cual es molesto. Además se cubren vagamente y se levantan para (intentar) lanzar una triste granada de humo, para lo cual se comen 10 nuevos disparos de los Locust. En el tráiler no pasa nada de esto: los Locust caen de un tiro, los Gears caen de un tiro, y los Delta están a cubierto. Pero ni siquiera están cubiertos tras una cobertura, están agachados, algo que en 4 entregas de la saga no se ha implementado todavía. Y disparan agachados, por cierto, sin asomarse demasiado, cuando una vez jugamos las coberturas son bastante curiosas, porque asomamos todo el cuerpo para apuntar y disparar.

Más épica podría ser, si cabe, la escena que aparece tras la primera misión. Aparece el Presidente Prescott (líder de la CGO y, debido a la derrota de la URI, podría considerársele “líder de la humanidad”), dando un discurso epiquísimo motivando a los Gears a continuar en la campaña contra los Locust, que alcanzará un nuevo punto con las incursiones en los territorios enemigos bajo tierra. El discurso tan épico se acompaña de todos los preparativos, miles de efectivos movilizados contra, si cabe, la operación militar más importante contra los Locust, con todo el despliegue, y la pieza más épica de toda la banda sonora de Gears of War 2 (y una de las más épicas que he escuchado).

INTRO: Final Fantasy VIII (Pedro Expósito)

“I’ll be waiting for you so if you come here you’ll find me. I promise.” Así comenzaba la historia que en 1999 a muchos jugadores les marcarían su infancia y adolescencia. Sobre todo, los que hoy día se consideran amantes de la saga, volverán atrás y recordarán todos los momentos que les dio el juego al ver su intro.

Todo empieza en un entorno idílico. Primero la playa y el sonido del mar y poco a poco se adentra en este hasta dejar paso a un paisaje mucho más espectacular: un campo colorido, lleno de flores. En él se encuentra Rinoa, la protagonista femenina del juego, rodeada de pétalos. Uno de ellos, entre las manos de Rinoa, se convierte en una pluma que es arrastrada por el aire dando paso a un entorno mucho más sombrío. El cielo se tiñe de oscuro y la tormenta entra en escena transformando la pluma en el sable pistola de Squall. A partir de aquí comenzaría una batalla mítica. Dos archirrivales, Squall Leonhart y Seifer Almasy, ambos estudiantes de Balamb Garden, se enzarzan en un combate que como resultado deja a los dos personajes con una cicatriz en sus rostros. Todo esto con secuencias de Edea Kramer entrecruzadas, la principal enemiga durante la primera parte del juego y la fantástica Liberi Fatali de Nobuo Uematsu armonizando el vídeo. Las plumas se tiñen de negro y ambos protagonistas, Rinoa y Squall se unen en un abrazo dejando a los jugadores boquiabiertos y una historia espectacular por descubrir.

 INTRO: Metal Gear Solid 2 (Aitor Ledesma)

Volvamos al comienzo del siglo, quince años han pasado, pero los recuerdos de ciertos juegos siguen fluyendo en nuestra memoria. Y al echar la mirada atrás, hay una saga que siempre aparece por delante de todas en la mente de una gran mayoría de jugadores: Metal Gear Solid. Empezamos aquella década entusiasmados por las aventuras que vivimos con Snake, Kojima nos había enamorado con la primera entrega de la saga, y al llegar 2001 y meter Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty en nuestras PlayStation, nos recibió una intro de las que pone los pelos de punta, y en este caso, lo sigue haciendo.

Konami Computer Entertainment Japan… Fluidos y sonidos que parecen venir de otro mundo… Kojima presenta… Y de pronto todo se ilumina y nos envuelve esa melodía, las notas que harán que se nos erice el bello nada más intuirlas. Y con ellas, toda la acción propia los tráiler de las superproducciones de Hollywood para presentarnos eso que tanto esperábamos, el regreso de Snake.

Una sucesión de planos vertiginosa, una acumulación de momentos cumbre de la trama del juego, y unos efectos no vistos anteriormente en una cinemática volcada en un CD de PlayStation, nos hicieron levantarnos de nuestros asientos la primera vez que estas imágenes aparecieron en nuestras pantallas. Y no era para menos, ya que la intro de Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty ha sido considerada por muchos uno de los mayores alardes técnicos de Kojima, así como un disfrute para los sentidos de todos los que tuvieron la oportunidad de vivirla en su época.

Esta intro destaca entre otras por su calidad artística y técnica. Tiene unos colores muy bien escogidos, que nos sumergen en el estilo de juego de infiltración en el que nos adentraremos, la impecable transición entre momentos nos hará que no perdamos la atención ni un segundo durante los 3 minutos y medio que dura (algo inaudito para la época), pero lo que de verdad hace que nos hipnotice es la banda sonora y el volver a ver a los personajes que tanto echábamos de menos. Una melodía intensa, que refleja a la perfección el estilo de la saga y que modula a la par que los acontecimientos que se nos cuenta.

Que Kojima es un gran amante del cine es sabido por todos, pero si alguien tenía duda de ello, esta intro se las despejará todas. Una gran obra que resume el estilo de este gran autor.

 INTRO: BioShock (Jose Antonio Marín)

Ni dioses ni reyes. Solo el hombre“. ¿Quién no conoce la historia creada por Irrational Games en el año 2007? BioShock se ha convertido para muchos en uno de los mejores juegos que ha dado la industria de los videojuegos, y eso quizás pueda quedar como una opinión personal, pero si que es indiscutible que este título encabezado por Ken Levine tiene muchos detalles que lo hacen ser un gran juego, el resto de calificativos queda a criterio personal.

En este caso vamos a echarle un vistazo a lo que nos ocupa, la introducción del juego, uno de los apartados por los que destaca BioShock. Es curioso como en la mayoría de los juegos este apartado se desarrolla de forma automática, sin que el jugador tenga que intervenir en ningún momento, ese no es el caso de este título, donde es el propio jugador quien, tras una secuencia de apenas un minuto, debe comenzar a moverse a su antojo, prestando atención o no a muchos detalles que desde el principio abundan por el escenario. Quizás esta es la magia de BioShock, la libertad que ofrece al jugador de descubrir más y más contenido según desee, o la posibilidad de obviarlo todo e ir hacia delante. Pero centrémonos en la introducción.

Todo comienza con una corta escena de Jack Ryan fumando en un avión, pronunciando algunas palabras sobre sus padres, y lo especial que él era en el mundo. Acto seguido dicho avión cae al océano, no sabemos cómo, ni tampoco donde estamos, pero hemos logrado sobrevivir y tenemos que llegar a algún sitio. Este sitio es un faro que se encuentra en mitad del océano atlántico, aunque también es la entrada a la ciudad sumergida de Rapture, el lugar donde Andrew Ryan había fundado un nuevo mundo, un lugar donde escapar de los conflictos surgidos a raíz de la Segunda Guerra Mundial y la pérdida de valores de la época (años 40).

Nada más acercarnos al faro podemos ver una gran estatua de Andrew Ryan con un mensaje muy interesante para la historia del juego. “Ni dioses ni reyes. Solo el hombre“. Esto ya nos hace pensar bastante sobre la situación que puede estar viviéndose en Rapture, de la ideología con la que este personaje fundó la ciudad sumergida de Rapture. Posteriormente bajaremos una escalera hasta llegar a la primera batisfera que veremos, se trata del medio de transporte habitual en esta ciudad submarina, por el camino podremos ver, si nos fijamos, tres mensajes que dicen lo siguiente “Ciencia”, “Industria”, “Arte”, los tres tienen mucho que ver con lo que era la ideología de Rapture, crecimiento sin límites, sin la intromisión del estado y sin que nadie juzgase el comportamiento de los demás.

Tras este momento de libertad, donde el jugador puede decidir qué quiere ver, escucharemos un mensaje mítico de Andrew Ryan, donde nos cuenta de forma breve qué es Rapture, y al fin podemos ver la ciudad sumergida en todo su esplendor, ciertamente es algo espectacular verlo por primera vez con el discurso de Ryan de fondo. También nos llevamos de regalo una interesante reflexión de este mismo personaje: “¿Acaso un hombre no tiene derecho al sudor de su propia frente?“. Al terminar de hablar Andrew Ryan escucharemos las primeras palabras de Atlas, un personaje muy importante en el transcurso de la historia de BioShock, y posteriormente veremos al primer Splicer, aunque el enfrentamiento llegará un poco más tarde.

En definitiva, creo que esta introducción se merece un puesto aquí dado que es una de las pocas que permiten al usuario descubrir parte del contenido que esta es capaz de ofrecer, además invita a unas reflexiones que, posteriormente en el juego, podremos ir viendo como se cuestionan, o si realmente se están aplicando de la misma forma, por lo que tiene un papel fundamental en el juego, no es una mera presentación de un mundo submarino. Quizás no destaque en el apartado gráfico como podrían hacer otras, pero lo hace en la conexión con el jugador, lo cual es vital en un videojuego. A continuación, y antes del vídeo, podéis leer el discurso completo de Andrew Ryan, puesto que se trata de algo muy interesante, sobre todo para aquellos que ya hayan descubierto la “magia” de BioShock.

Soy Andrew Ryan, y tengo una pregunta que hacerte: ¿Acaso un hombre no tiene derecho al sudor de su propia frente? No, dice el hombre de Washington. Pertenece a los pobres. No, dice el hombre del Vaticano. Pertenece a Dios. No, dice el hombre de Moscú. Pertenece a todos. Yo rechacé esas respuestas. En vez de eso, elegí algo distinto. Elegí lo imposible. Elegí… Rapture. Una ciudad donde el artista no tenía que temer al censor. Donde el científico no estaba limitado por la nímia moral. Donde los grandes no estaban constreñidos por los pequeños. Y con el sudor de tu frente, ¡Rapture también puede ser tu ciudad!

 

INTRO: Kingdom Hearts (Jorge Dante)

Como una gota oyendo el repiqueteo de sus hermanas colisionar ferozmente contra el suelo, Sora nos presenta el juego con un preludio desconcertante y magistral. La intro de una de las sagas más vitoreadas de Square Enix no es más que una presentación de los tres protagonistas que forjan el juego, pero si profundizamos más podemos asombrarnos con las brillantes ideas y pasmos que intenta plantearnos esta breve introducción.

El valor de la amistad, esa virtud tan palpable a lo largo de toda la saga, así como la fuerza devastadora de la oscuridad lidiando contra la disipada luz, son algunos conceptos presentes en la intro. Ese trío inquebrantable que, pese a toda vicisitud, permanece unido por la fuerza de sus corazones puros y arraigados en el fértil terreno de la amistad, se verá alterado por extrañas fuerzas ajenas a ellos.

Sora, nuestro protagonista, se precipita contra la inmensidad oceánica atravesando los umbrales de la cordura y sumergiéndose en la profundidad de la penumbra. Su corazón, bombeante de luz y transmisor de alegría, se ve en una encrucijada que condicionará su futuro y el de todos los mundos existentes.

Toda la intro está acompañada por la magistral banda sonora del juego compuesta por Utada Hikaru. La canción, presente en diferentes compases del juego, se llama Simple and Clean y se ha versionado en un sinfín de géneros para adaptarla a diferentes gustos. Realmente, la música, marchosa y rítmica, desentona un poco de lo que intenta transmitir el vídeo, pero no vamos a negar que la canción se ha convertido en una insignia del juego. Tres minutos, nada más, y quedaréis hechizados para siempre por la magia del juego.

Recordad que la oscuridad forma parte de la luz, es parte de su esencia. Sin la oscuridad no podríamos discernir el valor de la luz y, esta, carecería de naturaleza. Son dos polos opuestos, dos caras de la misma moneda, dos antagonistas que coexisten gracias a su eterna lucha, pero que comparten una misma existencia dentro de su magnífica contienda. Y recordad esto: Cuanto más te acerques a la luz mayor será tu sombra.

Y a vosotros, jugones, ¿qué intro os marcó y por qué?


Contenido relacionado