Análisis Arrow Temporada 3

Arrow

A la espera (Temporada 5)

Análisis Arrow Temporada 3

Análisis Arrow Temporada 3
 
 

Terceras partes nunca fueron buenas. Curiosamente, así comenzábamos hace casi un par de meses el análisis de la tercera temporada de “Banshee”, y creemos conveniente iniciar el de esta tercera temporada de “Arrow” de la misma manera, aunque sea por motivos diferentes.

“Arrow” despidió el miércoles su tercera temporada después de dejarnos una segunda entrega notablemente superior a su temporada de debut. ¿Cómo pretendía superarse este año la serie de The CW? Pues de primeras tiró de un gran villano de DC Comics: el mismísimo Ra’s Al Ghul, que vendría acompañado de la Liga de Asesinos. Pero no todo consiste en buenos elementos de partida, sino que hay que saber emplearlos. ¿Lo habrá logrado “Arrow”? Vamos con nuestro análisis.

arrowbanner

Larga caída al vacío

Como ya hemos dicho, “Arrow” venía de una gran segunda temporada, que nos había traído una historia con un final y un villano épicos. Habiendo salvado a la ciudad de algo tan catastrófico, lo normal era pensar que estábamos ante un inicio de temporada que iba a arrancar algo más tranquilo y que se iba a tomar tiempo para presentarnos la nueva situación de los personajes, especialmente la de un Oliver Queen que se podía permitir el lujo de pensar en tener una vida más allá de la capucha, en parte debido a la aceptación de las fuerzas policiales con respecto a la figura de Arrow.

En ese sentido, la temporada arranca bien y plantea la trama que nos acompañará durante la primera parte de la temporada y que desencadenará lo que veremos en la segunda: la muerte de Sara Lance. Planteada como un caso policial, la muerte de la Black Canary original (en la serie) era un giro totalmente inesperado y que de entrada daba mucho juego, ya que daba pie a la intervención del ya confirmado Ra’s Al Ghul, a la conversión de Laurel en la nueva Black Canary, a cambiar al Team Arrow, y además añadía algo de misterio, que tampoco hacía daño.

arrow2

A partir de ahí, la serie se centra en mostrar las consecuencias de la muerte del personaje poco a poco, ya que no todos los personajes se enteran en el mismo momento de este suceso, al mismo tiempo que se introducen nuevos personajes como Ray Palmer o Ted Grant. Del mismo modo, la resolución del misterio de quién mató a Sara se conjuga bastante bien con ese toque procedimental del que hace gala la serie desde sus inicios (más intensamente en su primera temporada), introduciendo a algún que otro “villano de la semana”, pero siempre sintiéndose la sombra del famoso asesinato. Además, para ser justos, la primera mitad de la segunda temporada también arrancó algo lenta, con un poco de relleno y ya pasó en su segunda mitad a la trama principal. Había la esperanza de que eso sucediera con esta temporada de “Arrow”.

Y así, llegamos al noveno episodio, “The Climb”, el cuál nos revelaba que Thea había sido la encargada de asesinar a Sara, pero siendo manipulada por Merlyn, el cuál tenía la intención de llamar la atención de Ra’s Al Ghul y así obligar a Oliver a batirse en duelo con él, derrotar al líder de la Liga de Asesinos y poder saldar su deuda con Ra’s. Una gran resolución, algo inesperada además y que en ese momento elevaron a Merlyn como villano. Esto desencadenó el primer enfrentamiento entre Oliver Queen y Ra’s Al Ghul, cobrándose la vida del primero y dejándonos un inesperado e impactante final de midseason. Pero por desgracia, ese fue el punto álgido de una temporada que, como el propio protagonista en ese momento, ha caído en picado hasta el último episodio de la temporada.

arrow3

Y es que, quitando esa primera mitad de temporada (la cuál tampoco es una obra de arte), la tercera temporada de “Arrow” ha sido, en general, un completo desastre que además se ha tomado la libertad de insultar a la inteligencia del espectador descaradamente en más de una ocasión. Ha sido tan caótico que cuesta saber por dónde empezar exactamente.




Por un lado, la serie ha tenido un problema bien grave y no ha sido otro que sus personajes, aunque eso es algo que hablaremos más adelante. Pero un problema que tiene que ver con los mismos indirectamente y que ha afectado a la trama es que no se ha sabido establecer un tiempo adecuado para cada trama. Y es que la serie se ha entretenido demasiado en las relaciones románticas y sus triángulos amorosos (marca especial de la cadena), lo que ha dejado poco espacio para otros temas infinitamente más importantes que la necesidad de cubrir el fanservice de cierto sector del público que pedía a gritos la relación entre Oliver y Felicity, aunque esto sucediera de forma totalmente forzada (algo que así ha sido, y no ha parecido importar a todos los que lo pedían).

arrow4

Y es que la serie prefiere perder el tiempo en situaciones redundantes y totalmente predecibles (la parte romántica de la serie nunca ha sido su fuerte, pero era un complemento que no molestaba) en lugar de centrarse en otras cosas como en dar espacio, por ejemplo, a la conversión de Laurel en Black Canary. El personaje partía de cero en esto de ser una vigilante enmascarada, por lo que el proceso debía ser lento pero debía dar sensación de evolución. Esta era la temporada de Laurel, nos gustase o no. O debería haberlo sido. La parte del entrenamiento de Laurel tiene una motivación sólida (la muerte de su hermana) y se desarrolla bien en un inicio, cuando ella es enseñada por Ted Grant (personaje que igual no recordáis porque desapareció a mitad de temporada sin explicación alguna). La evolución sigue llevándose relativamente bien al ver la poca experiencia del personaje, pero lo que definitivamente no se explica es cómo la serie, siendo una temporada tan determinante para el personaje, se puede tomar el lujo de prescindir de Laurel en tantos capítulos o relegarla a un segundo o tercer plano en otros, en pro de esas tramas de relleno que comentamos. Sin ir más lejos, la parte del entrenamiento de Laurel impartida por Nyssa Al Ghul ocurre fuera de los ojos del espectador, y luego nos tenemos que creer que entre ellas se ha generado un vínculo casi de hermanas. Al espectador no hay que darle todo masticado, pero tampoco hay que dejar que lo dé todo por supuesto, principalmente si quieres generar tensión o algún tipo de emoción a partir de un hecho (como es el caso), porque si no directamente es difícil de creer para el que te está viendo.

laurel

Otro aspecto mal llevado es directamente el villano de la temporada y su Liga de Asesinos, formada por los mejores asesinos del mundo (o eso dicen, porque cualquiera los puede derrotar). Ra’s Al Ghul es un personaje que es bien presentado, y del cuál ya oímos hablar la temporada pasada, lo que lo convertía en una especie de mito al que temer bastante. La primera gran intervención del personaje en el final de midseason corroboraba esto, pero a partir de ahí, el villano aparece muy poco a lo largo de la temporada, y pese a que se le intenta dar algún tipo de trasfondo en alguno de sus diálogos, lo cierto es que no hubiera estado de más darle más tiempo al personaje, ya que sin duda alguna daba para muchísimo más, y eso es algo que cualquiera que conozca al personaje de los cómics sabe.

Aunque ya hemos dicho que trataríamos más adelante el tema de los personajes, es inevitable mencionar cómo los guionistas se han olvidado o directamente han decidido ignorar algunas tramas o potenciales tramas para esta temporada que podrían haber dado mucho más juego que las mil escenas románticas o el enésimo llanto de Felicity. Un ejemplo de esto es la culpa de Roy al enterarse de que mató a un policía en la temporada anterior, algo que habría generado la ocasión perfecta de darle un desarrollo y un trasfondo al personaje que le habría dado una vida increíble, y que de paso se podía haber empleado para plantear, por qué no, algún dilema moral sobre las acciones de los que se supone que son los buenos. Del mismo modo, se desaprovecha de forma absurda la resurrección de Thea. Después de vendernos previamente que las Fosas de Lázaro cambian drásticamente a quien las usa, Thea vuelve a la vida tras el chapuzón y no vemos un atisbo de cambio, más allá de los efectos inmediatos. Como el caso de Roy, habría sido una gran excusa para darle un nuevo desarrollo a un personaje que empezó la temporada siendo interesante y, como casi todo esta temporada, se quedó a mitad de camino.

roythea

Si hubiera que resumir lo hecho este año sería definitivamente un trabajo mal hecho. Para ser justos, la temporada tiene ideas muy buenas, como el tema de la muerte de Oliver, el plan de Ra’s Al Ghul, el heroico acto de Roy, el posterior plan de Oliver (Jax Teller style), planes que deberían ser verdaderos “momentazos”, pero que definitivamente están mal ejecutados y son víctimas de una temporada con excesivo relleno y situaciones ridículas. Las buenas ideas no lo son todo; hay que saber llevarlas a cabo.




El poder del frío de Nanda Parbat

Y por supuesto, si hablamos de tomaduras de pelo e insultos a la inteligencia del espectador, no podemos evitar mencionar la “resurrección por frío” de Oliver Queen, por lo que le hemos dado su propio apartado.

Un servidor es fan de los cómics, y cuando pudimos ver el final de midseason, el pensamiento evidente fue “vale, van a resucitar a Oliver mediante las Fosas de Lázaro”. No sabíamos como, pero dábamos por sentado que las Fosas iban a ser la clave del regreso a la vida de Oliver. Pues nada más lejos de la realidad: Oliver Queen no resucita porque realmente nunca llegó a morir. El frío lo mantuvo vivo.

arrow-left-behind-oliver

Aunque no sea necesario explicar lo ridículo e insultante que puede llegar a ser intentar colarnos algo así, vamos a proceder a analizar la situación. Oliver es empalado por la espada de Ra’s Al Ghul, recibe un golpe brutal en la garganta que bien podría haberle hundido la nuez, y posteriormente es arrojado desde lo alto de una montaña que se tira todo un capítulo escalando. ¿Y nos tenemos que creer que sobrevive a todo eso y se mantiene vivo por el frío? Porque aunque hiciéramos un acto de fe y nos creyéramos que las bajas temperaturas le salvaron de la herida moral de la espada (el Capitán América se mantuvo vivo por congelación, podríamos creérnoslo), ¿cómo se explica que el frío salve a nadie de una caída de una montaña? Y lo que es casi más incomprensible aún: si introduces las Fosas de Lázaro, ¿por qué no las usas?

Pero ya la tomadura de pelo final con este tema es cuando los propios implicados de la serie saltan a decirnos que el tema de la resurrección de Oliver se esclarecerá a lo largo de la temporada. Eso nos daba un poco de esperanza de que hubiera sucedido algo más “creíble” fuera de cámara que todavía no conociéramos. Pues la temporada ha concluido y el tema ha quedado exactamente igual. Un insulto a la inteligencia del espectador.

oliverqueendead

Desde Hong Kong con amor

Otro desastre para esta temporada que hay que mencionar es el tema de los flashbacks. Tras ver dos temporadas completas hemos podido darnos cuenta de que los flashbacks en esta serie (y en general si están bien empleados) tenían relación con la historia que se contaba en el presente y que era el eje central del episodio en sí (normalmente). Prueba de ello es ese espectacular combate final entre Arrow y Deathstroke al final de la segunda temporada, que se combina con unos flashbacks en los que se produce una pelea entre Oliver y Slade Wilson en la isla. Pues bien, esta temporada se ha demostrado una dejadez evidente en el tema de los flashbacks.

hongkongDecir que la historia de Hong Kong tarda en arrancar sería mentira, porque directamente nunca arranca, hasta el punto de que llegas casi al final de temporada y ni recuerdas cuál se supone que es la historia central de la historia del pasado, y directamente ni siquiera te importa. Cuando un servidor tiene un sentimiento tan “extremo” hacia un suceso en una serie o película, rápidamente se va a Internet a ver si es él el que se ha vuelto loco o hay más gente que piensa igual, y la verdad es que es un pensamiento generalizado: la historia de Hong Kong no ha sabido atraparnos como la historia de Lian Yu.




Aparte de estar totalmente desincronizado con lo que sucedía en el presente, la historia en sí es excesivamente simple y denota una dejadez clara por parte de unos guionistas que no parecen ni creerse ellos mismos lo que están contando. Prueba de ello es cómo completan la parte de los flashbacks en varias ocasiones con historias pasadas de otros personajes, algo que no está mal en alguna ocasión (como es el caso de Merlyn) pero que en otros sobran drásticamente, como el del “origen secreto de Felicity Smoak” o el de Deadshot, que podría haber sido interesante pero se lleva a cabo con desgana.

My name is… Bruce Wayne?

Otro de los “problemas” que arrastra la serie desde su inicio es el empeño de los guionistas de “batmanizar” a un personaje como Green Arrow. Hablamos de “problema” (entre comillas) porque es algo muy relativo, pero que aun así merece la pena destacar. Por supuesto, esto es algo que podrá molestar más o menos en función de lo seguidor del cómic que se sea.

Para ponernos un poquito en situación, señalaremos que Green Arrow es un personaje que nació en los cómics como, efectivamente, un segundo Batman. El personaje, en sus orígenes, tenía una cueva, un sidekid (Roy Harper) e incluso un Flechamóvil (no es broma). Sin embargo, rápidamente el personaje se desligó totalmente de esta imagen y adquirió, no solo una personalidad propia, sino que además se alejó radicalmente de Batman. Green Arrow es un tipo sarcástico, alegre, cínico y sus historias contenían una enorme carga política. Sin profundizar más en el material original, podréis ver que poco o nada tiene que ver el Green Arrow del que hablamos con el Arrow de la serie.

arrow1

Esto es algo que siempre ha sido así en “Arrow”, y los propios productores dijeron que habían bebido del Batman de Christopher Nolan para la serie, y a lo largo de la serie se pueden apreciar similitudes. Sin embargo, este año se ha llegado al máximo exponente, porque básicamente, los puntos claves de la temporada suceden en cómics de Batman. ¿Ejemplos? En los cómics, Ra’s Al Ghul quiere que Batman sea su sucesor porque lo considera el único capaz de hacerlo, quiere que se case con su hija, tienen un combate de espadas a pecho descubierto, y por si fuera poco, el hecho de que Ra’s Al Ghul quiera destruir Starling City con un arma biológica recuerda muy curiosamente a la trama de “Batman Begins”, donde el personaje (interpretado por el gran Liam Neeson) pretendía utilizar la droga del Espantapájaros para destruir Gotham. A esto hay que sumarle el hecho de que Ra’s Al Ghul es un villano principal de Batman, y no de Green Arrow, y que el propio Arrow no muestra ningún signo de evolución para parecerse a su versión comiquera, sino que sigue en sus trece y sigue siendo un Batman camuflado.

batmanvsras

Como decimos, esto es algo que a muchos no les molestará en absoluto si no conocen al personaje, pero resulta un poco insultante para el personaje original que los propios productores de la serie reconozcan que no confían en el material del cómic (ellos mismos dijeron que no creen que Green Arrow tenga villanos muy explotables), lo que nos hace preguntarnos hasta qué punto tiene sentido adaptar algo si no vas a respetar casi nada de ese material. Sea como sea, lo cierto es que Green Arrow tiene personajes interesantes, como Constantine Drakon, el Conde Vértigo (el de verdad, no esas versiones “realistas” de la serie), China White, el propio Merlyn o Brick, personaje que ha aparecido en esta temporada y prometía dar guerra pero ha acabado reducido a un arco de tres episodios. Personajes con potencial hay. Otra cosa es que sea más fácil tirar de villanos e historias de uno de los tres personajes de cómics más populares de la historia.

Mi nombre es Oliver Queen

Y con este panorama llegamos al final de temporada, ansiado por los que querían ver cómo acababa todo e igual de esperado por los que querían que la temporada terminara de una vez y esperar que se recapacitara un poco de cara al año que viene.

Una vez más, el episodio es víctima del resto de la temporada, y desde luego no logra generar ese tono tan épico que sí supieron lograr las dos primeras temporadas. Esto es fruto de que la serie ha puesto el acelerador en los últimos tres capítulos y ha pretendido contar todo lo que no ha contado durante los veinte capítulos previos. Por eso, el desenlace se siente igual de atropellado.




mynameisoliverqueen

Todo sucede demasiado deprisa y llegamos al enfrentamiento entre Oliver y Ra’s Al Ghul, un enfrentamiento bastante disfrutable pero con una resolución más que simplona. En el combate vemos cómo Oliver sigue siendo inferior a Ra’s hasta el punto de ser casi derrotado de nuevo. Pero en el último momento, Oliver pilla desprevenido a su enemigo y lo elimina. Un final poco épico para un personaje que se merece más en todos los sentidos. Además, se podría haber generado un clima mucho más personal para este combate, ya que supuestamente había un resentimiento de fondo por parte de Oliver, una humillación mencionada tiempo atrás que debía saldarse en este enfrentamiento y el cuál no ha sabido plasmarse bien.

Lo que sí ha estado bien es el planteamiento que queda para la próxima temporada, al menos algunas partes, especialmente la que se da entre Oliver y Diggle. Es totalmente acertado que lo que ha hecho Oliver tenga consecuencias en sus relaciones y afecte a la amistad que tenía con Diggle. Sin embargo, esto sólo parece aplicarse a este personaje, porque Felicity, previamente indignada con Oliver, lo olvida rápidamente para fugarse con Oliver como si el final de un (innecesario) cuento de hadas se tratara.

diggle

Mención aparte al más que predecible e insulso final de la trama de Hong Kong que lo único destacable que nos deja es la brutalidad de un Oliver Queen cada vez más cercano al que conocimos cuando arrancó la serie. La muerte de Akio era algo que sabíamos desde el principio, y dejarlo como “plato fuerte” hasta el final ha sido un error garrafal.

Por último, cabe destacar algo que se agradece y es que el protagonismo de los personajes está relativamente equilibrado, algo que llevaba tiempo sin darse (y que como hemos dicho ya, comentaremos en detalle en el siguiente apartado).

Felicity Smoak: la serie

Y por fin, llegamos al apartado en el que corresponde tratar uno de los fallos más gordos de esta temporada: la imperiosa necesidad de dar protagonismo a Felicity Smoak a costa de otros personajes.

Felicity es ese personaje que empezó como secundario, siendo un perfecto alivio cómico y aportando un toque de humanidad a un grupo formado por un obsesivo Arrow y un ex combatiente como es Diggle, y por tanto, siendo así el personaje más cercano para el público. El problema de esta temporada es que se ha optado por hacer caso a esa parte el público que exigía más Felicity, así como su relación con Oliver, y The CW ha cedido de mala manera, probando que no siempre que un personaje secundario se hace popular puede funcionar como personaje principal.

felicity

Se nota y mucho,y desde luego no juega a su favor, el hecho de que el personaje nunca fue creado para ser principal. Sin embargo, se ha optado por darle un excesivo protagonismo en esta temporada que ha llegado a rozar el ridículo la gran mayoría de las veces, y lo que es peor: ha humillado en ocasiones a otros personajes. Cuando decimos que el protagonismo de Felicity ha alcanzado lo absurdo no lo decimos en vano, ya que hemos visto al personaje hasta en la sopa, pasándose incluso en un par de ocasiones por “The Flash” y dotando al personaje de una relevancia inmerecida y sin la cuál muchas cosas quedaban cojas por ser generadas a su alrededor. ¿Un claro ejemplo? Ray Palmer.

tumblr_inline_nnyhb5mdWg1srhzxs_500Pero ya el remate llega cuando los guionistas quieren que nos creamos que Felicity es capaz de derrotar de un golpe a miembros de la Liga de Asesinos. Sí, esa de la que forman parte los mejores asesinos del mundo; esa de la que supimos la pasada temporada cuando un solo miembro de la Liga consiguió poner en jaque a Arrow y a Black Canary. Momentos como Felicity lanzando una tablet como si fuera un shuriken o momentos como la bochornosa escena del episodios final en la que ella se pone la armadura de Atom hacen que directamente quieras irte a una esquina a llorar un rato, o por el contrario reírte a carcajadas como si estuvieras viendo una parodia de “Arrow” y no su tercera temporada.

Por si fuera poco, Felicity ha pasado de ser ese alivio cómico a ser una amargada de campeonato (sí, eso mismo que se le echaba en cara a Laurel las dos primeras temporadas). El personaje solo ha servido para echarle la bronca a Oliver (incluido en el momento en el que él acaba de volver a la ciudad tras su supuesta muerte), para oponerse a todas y cada una de sus decisiones y para lloriquear constantemente, a lo que hay que sumar que su participación en las tramas amorosas (lo que constituye casi la totalidad de su papel en la serie en este momento) ha sido pésimamente llevada, haciendo que un día esté enamorada de Oliver, al día siguiente esté acostándose con Ray Palmer y al siguiente esté acostándose con Oliver. Pero no sien antes cortar con Ray Palmer, todo de una forma planteada por los guionistas con precisión milimétrica para que la idolatrada Felicity no quede como una mala persona (por no decir otra cosa) después de haber jugado deliberadamente con los sentimientos de Ray y haberse aprovechado de él incluso después de romper con el multimillonario.

felicityintentandollorarputa

Por último, cabe destacar que ha habido episodios en los que el personaje ha tenido más escenas que cualquier otro, incluido el propio Oliver (el supuesto protagonista de “Arrow”), y no nos referimos a esos tres episodios en los que Oliver estuvo “muerto”. Todo esto nos hace preguntarnos si es que los productores querían convertir “Arrow” en el show de Felicity Smoak, y precisamente, este hecho tan alarmante nos ha hecho iniciar el apartado de personajes con ella y no con Oliver Queen. Y como iremos viendo mientras hablamos de otros personajes, el crecimiento de protagonismo de Felicity no ha beneficiado a los demás personajes. Cabe destacar que el penoso trabajo de Emily Bett Rickards no ayuda en absoluto a que el personaje nos caiga mejor. Estamos ante una actriz mediocre, que cumplía perfectamente con su rol pasado y secundario, pero que directamente no está a la altura de un protagonismo mayor que le exija un registro diferente y más complejo.

arrowOliver Queen es un personaje que podría haber tenido una enorme evolución este año si se hubieran empeñado en que así fuera, pero lo cierto es que nuestro protagonista es una víctima más de una temporada hecha a desgana. De hecho, tanto Oliver como Arrow pasan por momentos muy diferentes a los vistos en otras temporadas, y en lugar de profundizar en esos temas, la temporada ha optado por ir por otros derroteros y dejarlo a medio camino. Quizás por eso pille tan de sorpresa el desenlace, cuando Oliver dice no necesitar ser Arrow nunca más. La intención se puede intuir, pero no está bien expuesta, del mismo modo que no lo está su paso por la Liga de Asesinos. Igualmente, esa regla de “no matar” parece olvidarse a conveniencia. La temporada anterior, Oliver se esforzó por detener a Slade sin matarle porque, al fin y al cabo, no es un asesino. Este año, eso se ha olvidado un poco, sin ir más lejos, con el propio Ra’s Al Ghul. Stephen Amell no es un gran actor y desde el inicio hemos podido ver sus limitadas dotes como actor. Sin embargo, Amell crece un poquito cada año como actor y eso es digno de admirar. Denota empeño y cariño por lo que se hace y es algo que hay que valorar. Quizás este año esa evolución se haya notado menos, pero ha sido culpa de un guión en ocasiones muy absurdo. Amell no convence como el malo de la función, pero sí que está algo más acertado como héroe. Le queda un largo camino por recorrer pero estamos seguros de que el año que viene notaremos más mejoras.

canaryLaurel Lance… ay, Laurel… Sentimos mucho lo que te ha pasado esta temporada, esa temporada que debía ser tuya. Que Laurel ha sido uno de los personajes más odiados de la serie es algo más que evidente, debido a la incapacidad de los guionistas de sacarla de su rol de chica enfadada con todo el mundo y que siempre se anteponía a las decisiones de los demás (sí, eso que está haciendo ahora mismo Felicity). A finales de la temporada pasada, la serie ya empezó a relajarse un poco más con Laurel en ese aspecto e ir mostrándola como una aliada más fuerte del Team Arrow en lugar de ser una traba constante. Y este año, por fortuna, Laurel ha dejado ese papel de chica insoportable, lo cuál la ha beneficiado sin lugar a dudas. El problema ha sido que ha sido muy dejada de lado. Se ha optado por dar protagonismo a Felicity y sus incontables llantos y se nos ha olvidado que Laurel tenía esta temporada para dar un cambio radical. Hay cosas bien llevadas, como el hecho de ser inexperta al comienzo de su carrera como vigilante, pero definitivamente no se entiende cómo se puede prescindir del personaje en varios capítulos. Una vez más, buen planteamiento pero mal ejecutado. Katie Cassidy nos suele dar una de cal y otra de arena con su actuación. Normalmente no pasa de ser una actriz que está relativamente correcta en su papel, y en otras ocasiones directamente es forzada hasta decir basta.

A partir de aquí se hace difícil saber por dónde tirar. ¿Diggle? ¿Roy? Lo de Diggle y Roy esta temporada ha sido simplemente de chiste. Dos personajes que han quedado reducidos a elementos de atrezo superados en relevancia por el arco de Oliver Queen. Dos personajes olvidados, desaprovechados al máximo, una vez más, en pro de darle minutos a Felicity. “Arrow” no tiene un número de personajes exagerado como para no ser capaz de llevarlos todos a la vez y desarrollarlos bien a lo largo de 23 episodios por temporada. Otras series lo hacen mejor y en menos tiempo. No hay excusa que valga. Lo curioso de esto es que tanto David Ramsey como Colton Haynes son actores bastante más solventes que Emily Bett Rickards, por lo que también han sido desaprovechados. Haynes, sin ser un actor épico, demuestra estar a la altura de escenas más difíciles si se le requiere, como cuando está en la cárcel y se derrumba. Otro detalle que hay que destacar es que el acto heroico de Roy habría sido mil veces más efectivo y emotivo para el espectador si el personaje hubiera hecho algo el resto de la temporada. Dos personajes y dos actores desperdiciados.

diggle-and-roy-arsenal-have-to-deal-with

Pero desde luego, si hay un personaje que no sabemos para qué sigue en la serie es Quentin Lance. Viendo lo que han hecho con él este año, no sabemos por qué no le dejaron morir al final de la temporada pasada (hecho que además no ha tenido ninguna relevancia). El personaje ha sido abandonado, dejado de lado totalmente y cuando ha salido ha sido mal llevado. Estas cosas no nos las explicamos. Juzgar el trabajo de Paul Blackthorne se hace difícil si apenas le hemos visto. El actor cumple en sus escenas, y no puede hacer más con lo poco que le dan.

lance

Thea, por el contrario, ha pegado un salto este año, cambiando bastante con respecto a lo visto el año pasado. Su relación con Merlyn ha hecho que ella evolucione. Ha pasado de ser un personaje que aportaba poco a ser bastante más interesante que algunos de sus compañeros de reparto. Sin embargo, y como ya hemos dicho antes, es una pena haber pasado por alto los efectos que supuestamente tiene resucitar en las Fosas de Lázaro. Podría haber sido un planteamiento más que interesante para el personaje para la recta final de la temporada. Pero en lugar de eso, se opta por pasar del tema y dejarlo apartado. Willa Holland no hace el papel de su vida, pero no es mala actriz, sin lugar a dudas. Es una pena que no se la aproveche más, porque sin duda, podría dar buenos momentos.

thea

Ray Palmer ha sido una de las nuevas incorporaciones para este año. Personaje existente en los cómics, destinado a convertirse en The Atom, superhéroe de DC Comics. Por eso no se entiende que un personaje con potencial haya quedado reducido a un mero complemento de Felicity. Ray es carismático, es divertido y puede ser interesante, por tanto, convertirlo en el interés romántico de Felicity para crear un triángulo amoroso es realmente insultante. Por suerte, el personaje parece que se va a desligar de la serie y se va a ir a “DC’s Legends of Tomorrow”, donde esperamos verlo brillar todo lo que no hemos visto en esta tercera temporada de “Arrow”, donde además su conversión en héroe ha sido igualmente desaprovechada y mal llevada. Brandon Routh es un actor más que eficiente, y sin duda, uno de los mejores de los que ha dispuesto “Arrow” este año. Es una pena que hayan tratado tan mal a su personaje.

atom

En cuanto a Ra’s Al Ghul, villano de la temporada, poco queda que decir. Como hemos dicho antes, sus intervenciones han sido reducidas, y pese a tener un gran plan, uno de esos que pone en jaque verdaderamente al héroe, nuevamente una temporada irregular se cobra una gran víctima. El villano daba para más sin duda, y además, Matt Nable ha demostrado tener la presencia necesaria para dar un Ra’s Al Ghul intimidante contra todo pronóstico. Mención aparte a la pésima caracterización del personaje con respecto a los cómics.

ras

Por último, llegamos a Merlyn, que ha demostrado ser uno de los mejores personajes de los que goza esta serie. Sin ser el centro de atención, ha sido mejor villano que Ra’s Al Ghul. Desde el principio hasta el final, Merlyn usa al Team Arrow y a quien se ponga de por medio para salvarse y lograr sus planes, y no hay más que ver que acaba convertido en el nuevo Ra’s Al Ghul. Resulta insultante que se hayan esforzado por hacer que Felicity humille a este gran personaje, como ese momento cuando tienen que huir de Nanda Parbat y ella se pone a dar órdenes a Malcolm como si fuera un rotundo inútil. Tras ver toda la temporada completa, la serie este año no se merecía a un actorazo como John Barrowman, que es el mejor actor del reparto principal con el que cuenta la serie, de lejos. Mención aparte a esa frase que su personaje les dice a los demás: “ninguno de vosotros es especialmente buen actor”. No creemos que sea una indiercta, pero desde luego ahí queda eso.

merlyn

Una Liga de Asesinos poco mortífera

Uno de los puentes fuertes de “Arrow” siempre ha sido que lograba realizar unas buenas coreografías de acción que, sin ser de lo mejor de la televisión (ahí está “Banshee”), eran muy entretenidas y estaban bien trabajadas, ejecutadas y rodadas. Este año, esto ha sido un poco peor. Una vez más se nota dejadez, ya que hay escenas en las que incluso se nota que hay dobles en lugar de los actores de verdad, como en la primera pelea entre Oliver y Ra’s, la cuál os dejamos al final del párrafo. También llama la atención lo mal que se han planteado algunas de las escenas, especialmente todo lo que tiene que ver con la Liga de Asesinos, que como ya hemos dicho, ha pasado de ser mortífera a ser increíblemente fácil de derrotar. Y es que una Liga tan peligrosa no casa con tener a personajes inexpertos en el enfrentamiento cuerpo a cuerpo como Laurel o nulos como Felicity. Por tanto, en lugar de trabajar la forma de generar las escenas, se opta por convertir a la Liga en una panda de ineptos a la hora de la lucha.

En cuanto al resto de elementos, como pueden ser la fotografía o la banda sonora, la serie nunca ha destacado pero cumple, que no es poco. A destacar algunas nuevas piezas musicales que incluyen líneas vocales que sin duda le sientan muy bien a la serie, especialmente a momentos dramáticos.

Por tanto, “Arrow” no destaca técnicamente y ha empeorado un poco en el tema de las escenas de acción, con algún pequeño error que otro. Sin embargo, sería injusto decir que sus peleas no son disfrutables y que hay algunas escenas de acción muy variadas y realmente entretenidas.

fight

Conclusiones

Tras una gran segunda temporada, “Arrow” nos ha dejado este año una temporada simplemente decepcionante, con lagunas importantes y una dejadez realmente preocupante. Hay problemas muy graves que necesitan solución urgente, y sabemos que se puede solucionar, porque no se habían visto hasta ahora. La serie necesita replantearse su futuro si quiere darnos temporadas tan buenas como la segunda o mejores aún (que tampoco es algo imposible).

Un servidor es consciente de que ha sido algo duro con la tercera temporada de “Arrow”, pero es necesario destacar que es una serie con la que he disfrutado mucho los años anteriores y le tengo especial cariño. La segunda temporada, especialmente desde la vuelta de midseason, fue un entretenimiento enorme, que te dejaba con ganas de más. Por eso la decepción de una temporada tan mal llevada es más grande. Sin embargo, no perdemos la esperanza de que la cuarta temporada remonte (que difícil no lo tiene). Al fin y al cabo, un resbalón lo tiene cualquiera. Confiamos en ti, “Arrow”. No nos decepciones. ¿Y a vosotros? ¿Os ha decepcionado u os ha encantado esta tercera temporada?

arrow5


Contenido relacionado