Análisis Bates Motel Temporada 3

Bates Motel

A espera de Temporada 4

Análisis Bates Motel Temporada 3

La serie nos deja con su temporada más Psycho a la par que irregular

Análisis Bates Motel Temporada 3
 
 

Se nota en qué época del año estamos porque, aunque muchas series dan comienzo ahora, muchas otras se despiden hasta el año que viene (si han tenido suerte). Este es más o menos el caso de “Bates Motel”, que despidió su tercera temporada hace menos de una semana, aunque por ahora, no sabemos si regresará en 2016 o no, ya que el canal A&E todavía no ha hecho oficial ninguna decisión con respecto a la serie.

Pero mientras nos mantenemos a la espera de conocer la decisión del canal con respecto a la serie, a nosotros nos toca pasar a analizar la tercera entrega de “Bates Motel”. ¿Ha estado a la altura? ¿Ha decepcionado? Vamos a verlo.

Bates Motel - Season 3 - Promotional Poster header

Una de cal y otra de arena

“Bates Motel” consiguió el año pasado superar su temporada inicial con una segunda temporada muy bien construida, con una historia y unos personajes que iban evolucionando lentamente pero de manera lógica y bien llevada. Y lo cierto es que, desde el principio, la serie ha optado por no apretar el acelerador en cuanto a la trama del joven Norman Bates y su proceso para convertirse en lo que todos sabemos que acabará convirtiéndose. Y, por supuesto, ha seguido este mismo planteamiento para la nueva temporada de este 2015, aunque con algunos matices importantes.

Lo que es la historia de Norman, su conversión en el personaje que vemos en “Psycho”, se ha dejado caer progresivamente y de forma, como decimos, pausada, pero siempre manteniendo un buen ritmo y sin olvidar que Norman Bates es uno de los protagonistas de la serie. Y tristemente, esta temporada no ha sido así. La tercera temporada de la serie se ha enredado demasiado en tramas que antes eran complementos (y que aun así a algunos ya les chirríaban), pero que este año se han convertido en plato principal. Quizás eso no molestaría tanto si no se hubiera sacrificado tanto la aparición de Norman, que es básicamente el reclamo principal de esta serie. Uno se sienta a ver “Bates Motel” porque quiere ver al asesino de “Psycho”, quiere ver a Norman Bates principalmente, aunque luego influyan otros factores como sus dos actores principales, que también son un gran reclamo, sin duda alguna.

batesmotel3

Mientras que casi todos los personajes principales gozan de tramas importantes e incluso subtramas para ellos mismos, Norman desaparece en muchísimas ocasiones y sus tramas quedan reducidas a muy poco tiempo en comparación con el resto de personajes. No podemos olvidarnos de que personajes como Dylan o el sheriff Romero no dejan de ser personajes secundarios en pro de Norma y Norman Bates. No nos caen mal, ni mucho menos, y por supuesto, han de ser tratados como todo personaje se merece. Pero sin descuidar en absoluto a tu personaje principal.

Sin embargo, ese es el principal “defecto” que se le puede echar en cara a la temporada, y aunque sea uno importante, no podemos ignorar el hecho de que se ha seguido siendo muy fiel a la esencia de la serie. Además, irónicamente, la tercera temporada de “Bates Motel” nos ha dejado los mejores momentos de Norman en lo que llevamos de serie. Norman finalmente se ha vuelto loco del todo, finalmente lo hemos contemplado actuar como su madre pero también vestido como su madre… y lo mejor de todo es que también le hemos visto matar como Norma Bates. Por lo tanto, una de cal y otra de arena en ese sentido.

batesmotel2

Más allá de eso, “Bates Motel” sigue siendo una serie que, sin excesivas pretensiones, consigue hacer las cosas bastante bien. Desde un punto de vista relativamente objetivo, la serie construye bien todas sus tramas, nos gusten éstas más o nos gusten menos. De forma simple pero eficaz, “Bates Motel” nos cuenta historias alrededor de sus personajes que como poco son naturales y avanzan de forma coherente.




Sin embargo, hay algunas cosas que chirrían un poco o que no terminan de convencer. La relación entre Dylan y Emma, pese a que no es algo que surge de la noche a la mañana, ¿era realmente necesaria? Aunque ya hablaremos detenidamente de cada personaje, la relación con el hermano de Norman no hace absolutamente ningún bien a Emma como personaje, y menos si tenemos en cuenta que recientemente estuvo con Norman. Ese tipo de cosas son las que hacen que un personaje empiece a caer un poco mal a algún que otro espectador.

batesmotel4

Por otro lado, cabe destacar los guiños a la cinta de Alfred Hitchcock que se han colocado tan acertadamente en esta temporada. Sin duda, y pese al desequilibrio de Norman con respecto a los demás personajes, esta ha sido la temporada más cercana a la obra original a la que pretende llegar la serie, ya que poco a poco hemos ido viendo cómo Norman queda atrapado más y más por la compleja relación con su madre (chapó para el canal, que se ha atrevido a mostrar la parte más controvertida de dicha relación, dicho sea de paso). Por tanto, parece más adecuado que nunca colocar claros guiños a la película, como ese momento en el que vemos la silueta de Norma en la ventana de la casa de los Bates o cuando Norman hunde el coche con el cadáver de Bradley en el último episodio. Son detalles que se aprecian y que demuestran mimo por los productos previos de los que se procede.

Por lo tanto, esta temporada de “Bates Motel” comete el error de dejar un poco de lado al personaje de Norman, aunque para ser justos nos regala muchos momentos que van a ser memorables para los fans de la serie. Además, la serie sigue siendo fiel a sí misma y trata lo que cuenta de forma simple pero eficaz, demostrando que es perfectamente consciente de sí misma.

batesmotel5

Inconsciente

batesmotel“Bates Motel” sigue demostrando que, pase lo que pase a lo largo del resto de sus temporadas, sus finales ponen mucha carne en el asador. Pasó en la primera, pasó definitivamente en el episodio final de la segunda con esa gran escena del polígrafo y que nos dio la pista de por dónde iría esta temporada, y por supuesto ha pasado en esta tercera temporada, que ha culminado con ese tipo de cosas que definitivamente queremos ver.

Aunque la figura de Norman haya desaparecido un poco esta temporada, parece que tenían muy claro que el final debía ser para él, y así ha sido. Finalmente se nos muestra cómo Norma se plantea y decide ingresar a su hijo en un hospital especial para tratar sus problemas de personalidad, y a raíz de esto, Norman termina sucumbiendo a la presencia de su propia madre y aceptando en cierto modo su locura en esa genial escena final del capítulo.

El episodio final cierra prácticamente todas las tramas que había iniciado al principio de la temporada, como el tema de Bob Paris, el segundo paso de Caleb por White Pine Bay y lo del dinero para la operación de Emma. A la vez, quedan cosas muy pendientes de cara al futuro, como la confirmación para Alex Romero de que Norman mató a su propio padre, lo que reafirmará sus sospechas sobre él. Y teniendo en cuenta que Norman se ha vuelto más loco que nunca, todo podría resultar en una mezcla explosiva si la serie renueva para una cuarta temporada.




En definitiva, no es un episodio con muchísimos aspectos que comentar, siendo lo más relevante lo referente a Norman, que es básicamente lo que queremos ver. La serie está más cerca de ser “Psycho” y eso se va notando en el ambiente. Con Norman aparentemente desatado finalmente, todo puede pasar.

batesmotel6

White Pine Bay: un pueblo agradable

Probablemente, a estas alturas podamos considerar White Pine Bay como uno de esos pueblos ficticios de la televisión que son de todo menos halagüeños. Y es que el pueblo no solo puede presumir de tener a un futuro famoso psicópata entre sus habitantes, sino que a lo largo de las tres temporadas que llevamos de “Bates Motel” hemos podido ver a todo tipo de personajes poco “amables”. Drogas, asesinatos, violaciones, corrupción,extorsiones… Todo esto se lo debemos a una selección de variopintos personajes.

normanbatesSin ir más lejos, nuestro protagonista Norman Bates es una prueba de ello. Norman es un personaje que ha evolucionado mucho desde la primera temporada. Poco a poco lo hemos ido viendo volverse loco, sí, pero no solo eso. Hemos visto cómo su obsesión por su madre crecía, del mismo modo que lo hemos ido viendo pasar de un chico con aspiraciones sociales a aislarse cada vez más, y acercándose por tanto a la versión del personaje que interpretó Anthony Perkins en “Psycho”. Norman ya ni siquiera va a clase, estudia desde casa y se pasa la mayor parte del tiempo encerrado en el motel o en casa practicando la taxidermia. Como ya hemos dicho, molesta un poco que haya aparecido tan poco con respecto a otros personajes, especialmente otros más secundarios, pero es innegable que los momentos que ha tenido han sido enormes. Por supuesto, parte del mérito de crear a este gran personaje lo tiene Freddie Highmore, que borda su papel, simple y llanamente. Con ese rostro y esa mirada que son mezcla de inocencia y locura, Highmore consigue captar a la perfección un personaje complejo de interpretar. El joven está a la altura de todas y cada una de las escenas, incluidas las más complejas. Sin duda, este chico, si sabe elegir bien sus papeles, tiene un gran futuro por delante.

normabatesPasando a otro personaje, desde luego, lo de Norma Bates es curioso cuanto menos. Es un personaje neurótico, intenso como poco, y sin duda, es capaz de sacar al espectador de sus casillas o ponerle de los nervios en más de una ocasión. Sin embargo, no podemos no quererla. Norma se ha llevado prácticamente todo el peso de esta tercera temporada, siendo partícipe de muchas tramas, ya sea en mayor o menor medida. Hay muchos personajes que tienen un rol en la historia sólo por ella, como el caso del profesor Finnigan. Norma sigue siendo en esencia el mismo personaje que conocimos hace ya tres años, pero ha pasado lo que tenía que pasar: ha llegado a un límite en el que es propensa a explotar, a verse superada por las circunstancias (y no es para menos). En ese sentido, los guionistas aciertan en la forma de llevar el personaje, aunque no estaría de más que tuvieran cuidado en no convertirla en un personaje que pueda resultar terminando odioso para el espectador. De momento, no hay problemas con eso. Vera Farmiga completa un dúo dinámico con Highmore, clavando un personaje que le permite darlo todo como actriz, y Farmiga aprovecha la ocasión. Da puro gusto ver a Farmiga y a Highmore en pantalla juntos llevando la tan atípica y en ocasiones perturbadora relación madre/hijo de Norma y Norman Bates.

dylanDylan Massett ha adquirido bastante más protagonismo este año con respecto a temporadas anteriores. El personaje ha tenido un par de tramas propias importantes e incluso un enlace romántico con Emma, mientras que en años anteriores sus tramas solían ser secundarias, a excepción de los episodios que se centraban más en las mismas. Dylan esta temporada ha estado más involucrado con la familia, algo que no ha sentado siempre bien a Norman y lo que hacía que muchos pensáramos que no iba a pasar de esta temporada. Pero nos equivocamos. Aunque un servidor no descarta esa opción para el futuro, por el momento hay Dylan para rato, ya que se ha convertido en un pilar clave para la familia Bates, siendo un gran apoyo para Norma cuando se trata de los problemas de Norman. El personaje en sí no está mal, pero definitivamente no queremos que cobre más protagonismo del que debería, como ha pasado esta temporada. Max Thieriot mejora cada año en su papel de Dylan, pero sigue sin destacar demasiado, en parte porque su personaje tampoco lo requiere mucho la mayoría de las veces. Sin embargo, cumple.

Emma es, por el contrario, un personaje que peligra bastante de cara al espectador. Aunque su evolución desde la primera temporada hasta aquí ha sido acentuada, están corriendo un riesgo que ya hemos comentado anteriormente llevándola de un chico a otro, especialmente de hermano a hermano. En otras temporadas, Emma tenía sus intereses amorosos pero no era su único rol en la serie. Este año, prácticamente así ha sido y creemos que el personaje da para algo más que ser un simple recurso amoroso. Habrá que ver cómo sigue la cosa, aunque el hecho de dejar a Norman e irse con Dylan también la hacen escalar puestos en la lista de posibles víctimas del joven Bates. Olivia Cooke cumple en su papel, aunque sin destacar tampoco. Normalmente está adecuada, aunque en ocasiones no logra estar a la altura, especialmente en las escenas más emotivas o dramáticas. Por suerte, es un detalle que se da pocas veces y que no entorpece para nada la serie.

emma




El último puesto de nuestro elenco principal lo llena el sheriff Alex Romero, un tipo que se debate entre ser el héroe de la función o uno de los chicos malos, pero que definitivamente se ha ganado un hueco en el corazón del público. Es un personaje que gusta, y cuya dualidad entre el bien y el mal da bastante juego, además de hacerlo relativamente impredecible. Bien puede parecer que quiere empezar a ir por el camino correcto que de pronto asesina a sangre fría a su posible sustituto en el puesto de sheriff. Aunque si hay algo que lo define es que está dispuesto a dar la cara siempre por Norma, independientemente de que ésta se porte mejor o peor con él. Por eso se nos hace la boca agua pensando en cuánto juego puede dar esa devoción del sheriff por la madre Bates ahora que Norman está oficialmente desatado. Su personaje ha gozado, al igual que Dylan, de más protagonismo del habitual, aunque se le perdona algo más por ser un recuerdo del peligro que corre el secreto de Norman. Alex Romero, siempre acechando. Sin ser un enorme actor, Nestor Carbonell da una interpretación sólida y convincente en un papel que tampoco es exageradamente complejo.

sheriffromero

En cuanto al resto de personajes secundarios, podemos mencionar al más importante de todos, Caleb, que fue introducido en la temporada anterior y que ha vuelto para redimirse por sus actos pasados. La serie consigue que empatices con él e incluso que sientas pena, algo que no fue así la temporada anterior. Tiene mérito. La serie acierta también en incluir a los nuevos personajes poco a poco y no de golpe. De entrada, conocemos a Annika Johnson, interpretada por una Tracy Spiridakos que, al igual que en “Revolution”, deja mucho que desear. Otros personajes como Bob Paris, interpretado por Kevin Rahm, al que recordamos por “Mad Men” y el cuál realiza nuevamente un trabajo realmente convincente como uno de los malos de la función. Pero para los más nostálgicos, el fichaje de Ryan Hurst, nuestro Opie de “Sons of Anarchy”, como Chick ha sido realmente enriquecedor. Es una lástima que Hurst no haya tenido un papel mejor.

caleb

Por último, cabe destacar el regreso de Bradley Martin, personaje que vimos en la primera temporada, volvimos a ver brevemente en la segunda para verla marchar y que ha vuelto para los dos últimos episodios de esta temporada para marcharse definitivamente. Lejos de ser uno de los mejores personajes que ha pasado por la serie, lo cierto es que la participación de Bradley esta temporada es muy simbólica, porque es una forma de “cerrar el círculo”. Bradley fue la primera novia de Norman y la primera con la que tuvo relaciones sexuales, y en cierto modo, ha sido también la primera víctima en su oficialmente iniciada y asumida locura. Nichola Peltz tiene un registro muy limitado, pero cumple con el personaje.

bradley

Más “Psycho” que nunca

Como ya hemos dicho anteriormente, esta ha sido la temporada más cercana a la película de Alfred Hitchcock, debido a algunos puntos clave de la historia y de la evolución de Norman Bates, pero esto se ha apreciado más gracias a la forma de realizar los capítulos.

Sin ser un alarde de originalidad ni nada revolucionario, “Bates Motel” sabe evocar al tipo de terror que empleaba “Psycho”, aunque trasladado a unos tiempos en los cuáles es más difícil generar esa sensación de horror. La serie tira de escenas envueltas en oscuridad, ángulos de cámara curiosos y movimientos de cámara que saben retratar tensión a la perfección, lo cuál se conjuga perfectamente a su vez con el porte de inquietud que emana Freddie Highmore y con una banda sonora que normalmente está muy acertada y que también recuerda al cine de terror más clásico en ocasiones.

batesmotel7




Sin duda, “Bates Motel” no será nada especial en el apartado técnico, pero desde luego sabe aprovechar la esencia de la película de la que viene sin temor alguno y adaptarla a nuestros tiempos, haciendo de esto uno de sus principales atractivos, además de lograr atrapar al espectador incluso en una temporada algo más floja.

Conclusiones

Sentimientos encontrados con esta tercera temporada de “Bates Motel”. No podemos decir que sea mala ni mucho menos, pero la ha lastrado bastante el hecho de entretenerse en tramas que interesan menos al espectador en una serie en la que buscamos ver a Norman Bates. Sin embargo, los mejores momentos del personaje se encuentran en esta temporada, sin duda alguna.

Ahora, el siguiente paso es ver si A&E decide renovar a “Bates Motel” para una cuarta temporada o si nos quedaremos con ganas de más y tirándonos de los pelos ante ese final de temporada tan acertado. Sea como sea, esto ha sido la tercera temporada de “Bates Motel”. Ahora es vuestro turno, lectores. ¿Os ha convencido esta temporada?

batesmotel8


Contenido relacionado