Mad Men

Análisis Mad Men Temporada 7B

Viaje a la felicidad: homenaje y despedida a una de las series más influyentes de los últimos años

Análisis Mad Men Temporada 7B
 

Encarar un final de temporada siempre es difícil para el espectador porque supone decir adiós durante un tiempo a esa serie que tanto te gusta. Pero siempre queda el consuelo de que no es un adiós, sino un “hasta la próxima”. Pero si hay algo que causa toda clase de sentimientos mezclados, sin duda es decir adiós definitivamente a una serie.

Este ha sido el caso de “Mad Men”, que comenzó a emitir la segunda mitad de su séptima temporada el pasado 5 de abril, y el domingo dijo adiós para siempre. Para nosotros, los espectadores, es difícil enfrentarnos a un final de serie, en parte por el miedo de que no esté a la altura, pero precisamente por dichas expectativas es un reto también para la propia serie. ¿Se ha despedido “Mad Men” poniendo el broche de oro? Es momento de dar un último adiós a la serie protagonizada por Jon Hamm. Vamos allá.

madmenfinale

Larga carrera hacia la felicidad

Darle un final adecuado a una serie como “Mad Men” es un trabajo nada fácil. Aquí no hay mafias, no hay cocineros de metanfetamina ni asesinos en serie perseguidos por las autoridades. No hay un punto tan lógico al que llegar, porque bien podría ser cualquiera. Del mismo modo, analizar “Mad Men” es, ya no solo difícil, sino tremendamente relativo. Los que hayáis llegado hasta el final, sabréis que “Mad Men” es una serie con muchos simbolismos, que muchas veces juega a la ambigüedad, dándonos la oportunidad de sacar conclusiones e interpretaciones de lo más dispares.

Hablar de “Mad Men” es hablar de personas. La serie, como ya hemos dicho, no tiene un hilo conductor tan definido, y la trama se sustenta en unos personajes que lo son absolutamente todo. Si sois asiduos a nuestros análisis de series sabréis que normalmente tratamos las tramas y los personajes por separado, pero en esta ocasión hemos de cambiar esto.

madmen2

Reducir a una simple descripción a todos los personajes principales de “Mad Men” sería, además de difícil, algo injusto probablemente. Todos son diferentes, han pasado por cosas distintas a la vez que por otras que han tenido que superar juntos, pero sí hay algo que tienen en común: todos y cada uno de ellos estaban buscando la felicidad. ¿No lo hacemos todos?

Analizándolo globalmente, “Mad Men” se ha encargado de dibujarnos desde su primer capítulo a unos personajes complejos, con defectos y virtudes, totalmente imperfectos y, en definitiva, humanos. ¿Quién no se ha visto reflejado en alguna de las acciones o sentimientos de Don Draper, Peggy Olson o Roger Sterling? En esta serie nos hemos reído, hemos llorado, hemos analizado el sentido de la vida, el amor y la muerte, y todo a través de unos personajes perfectamente desarrollados, que han servido también para llevarnos a través de algunos acontecimientos importantes a lo largo de una parte de la historia. Pero además, la serie se ha permitido introducirnos arcos argumentales más centrados en temas empresariales o en la supervivencia de las agencias de publicidad por las que han pasado nuestros protagonistas. “Mad Men” ha sido una serie en la que ha habido hueco para muchísimas cosas.

madmen3

¿Todos quieren ser Don Draper?

Don Draper ha sido el gran protagonista de la función, el único personaje en aparecer en todos y cada uno de los episodios. Desde el primer capítulo, nos dejaron claro que Don no era el hombre que creíamos haber conocido. Nos dieron una imagen de él que se trastocó en el momento en el que le vimos entrar en su verdadera casa, con su verdadera esposa y sus verdaderos hijos en esa escena que cerró el primer episodio. Porque una cosa es lo que Don Draper muestra al mundo y otra es lo que él tiene por dentro. Nada más y nada menos que 92 episodios después, podemos decir que conocemos mucho al carismático Don, pero a la vez seguimos sin conocerle verdaderamente, haciendo honor a la fama que se ha ganado de ser uno de lo personajes más intrigantes y enigmáticos que hemos llegado a conocer.

"Lo que tú llamas amor fue inventado por tipos como yo. Para vender medias." - Don Draper

“Lo que tú llamas amor fue inventado por tipos como yo. Para vender medias.” – Don Draper

Hombre de éxito, hecho a sí mismo, conquistador, con una gran capacidad de persuasión capaz de enamorar a cualquier espectador (incluso a los que no aprueban muchos de sus actos), mujeriego, adinerado… Como bien dijo Roger Sterling hace años, todas las mujeres quieren estar con un tipo como Don, mientras que todos los hombres quieren ser como él. Porque sí, nuestro publicista favorito, de cara a la galería podría ser un modelo a desear o envidiar pero, ¿de verdad queremos ser Don Draper? Más allá de todo lo mencionado, no podemos olvidar que Don Draper ha sido un personaje realmente atormentado, ya no solo por una infancia difícil, sino por una vida que no lograba satisfacerlo plenamente. Y esta temporada hemos asistido al máximo exponente de esto: Don ha caído a su punto más bajo, le hemos visto derrotado, perdido y golpeado (tanto metafórica como literalmente). Todo esto para llegar a una resolución final que comentaremos en el próximo apartado. Sobra decir que el trabajo de Jon Hamm es apoteósico. No es nada fácil interpretar a un personaje como Don Draper, tan sumamente complejo. Sin embargo, Hamm ha estado perfecto desde el inicio de la serie hasta el mismísimo final. Convincente cuando conquista y convincente cuando llora. Lo dicho: nada fácil estar a la altura de un personaje como este, y Hamm sencillamente lo está.

"Las personas nos dicen quiénes son, pero lo ignoramos porque queremos que sean lo que nosotros queremos que sean" - Don Draper

“Las personas nos dicen quiénes son, pero lo ignoramos porque queremos que sean lo que nosotros queremos que sean” – Don Draper

Peggy Olson ha sido, probablemente, el mejor personaje femenino del que ha gozado la serie. Da verdadera nostalgia pensar en sus comienzos, allá por 2007, cuando la vimos entrar al mundo de la publicidad como secretaria de Don y totalmente intimidada con un mundo que le venía grande, o eso creía ella. Peggy ha contado con una evolución impresionante desde el comienzo hasta el final. Como decimos, poco queda de esa Peggy que entraba al despacho de Don con insinuaciones para poder ganarse un hueco en Sterling-Cooper. No, ahora se vale totalmente por sí misma y ha llegado muy alto, y probablemente llegue mucho más lejos en el futuro, aunque tristemente no vayamos a poder verlo. Elizabeth Moss ha conseguido hacer totalmente suyo al personaje desde el principio y sabiendo adaptarse perfectamente a todos los cambios y situaciones de su personaje pero manteniendo su esencia. Gran actuación.

“Un día estás ahí y de pronto hay un poco menos de ti. Y te preguntas dónde ha ido esa parte, si está en algún lugar fuera de ti, y sigues pensando que quizás la recuperarás. Y entonces te das cuenta de que simplemente se ha ido.” – Peggy Olson

Pero si tuviéramos que escoger al mayor infeliz de la serie, o al menos el que más claramente lo ha demostrado siempre, ese es Pete Campbell. Durante toda la serie lo hemos visto pasar por diversos puntos y por diversas personas que a mucha gente les habrían dado la felicidad. Pero no a él. Pete siempre ha sido un ejemplo de cómo la ambición desmedida puede causar una enorme angustia existencial. Fue necesario que perdiera a su familia y vivir un tiempo sin ellos para darse cuenta de que tuvo la razón perfecta para ser feliz delante de él durante todo el tiempo. Afortunadamente, Pete logra recuperar lo que perdió, obteniendo así una segunda oportunidad que no todo el mundo tiene la suerte de recibir. De esta manera, Pete recupera a Trudy y, por tanto, a su familia, y todos juntos se marchan hacia su nuevo destino, donde esperamos que sean verdaderamente felices. Vincent Kartheiser, si no se le conocía de antes de la serie, resultó todo un gran descubrimiento. Encargado de interpretar a uno de los personajes más repelentes de la serie (pero que a un servidor siempre le ha encantado), Kartheiser ha conseguido una actuación en todos los capítulos que ha aparecido que nada tiene que envidiar a la de otros pesos pesados como el propio Jon Hamm.

“A veces pienso que morí y que estoy en una especie de… no sé si es el cielo, el infierno o el limbo. No sé lo que es pero parece que no existo. Nadie nota mi existencia.” – Pete Campbell

Si Peggy ha sido la chica con problemas para mantener una vida fuera del trabajo, lo de Joan Harris debe ser algo opuesto. Al contrario que Peggy, Joan lleva postrada en una vida marital y volcada en lo personal desde hace muchos años, muy al principio de la serie. Sin embargo, fue algo que nunca terminó de pegar a una mujer como ella que, pese a tener la convicción de que había que saber satisfacer a los hombres, había demostrado ser fuerte y no dejarse mangonear por nadie. Por tanto, esta temporada finalmente logra desprenderse de la imagen de la mujer de la época, obligada a una vida familiar, con un marido perfecto, hijos a los que cuidar y una casa que preservar. Joan opta por dar un paso en su vida profesional, aunque tenga que hacerlo sin ningún hombre a su lado. Ella sola se vale, no necesita a nadie. Christina Hendricks demuestra seguir siendo tan poderosa como delicada al mismo tiempo, en un personaje que indiscutiblemente es suyo, y sin duda, será uno de los más recordados de la serie.

"Un minuto estás en la cima del mundo, y al siguiente una secretaria te rebana el pie con un cortacésped" - Joan Harris

“Un minuto estás en la cima del mundo, y al siguiente una secretaria te rebana el pie con un cortacésped” – Joan Harris

Continuando con personajes femeninos llegamos a Betty Francis (nunca más Betty Draper), un personaje que desde hace ya tiempo consiguió ganarse el puesto de personaje más odiado de la serie. Pasamos de comprender y estar del lado de Betty al comienzo de la serie a verla convertirse en una niña malcriada dentro de un envoltorio de mujer adulta. Eso hizo que causara mucho rechazo en gran parte del público. Sin embargo, la evolución del personaje es innegable, y es prácticamente inhumano no sentir nada cuando nos enteramos de su terrible final. Ahí es donde te das cuenta de que los personajes han sido bien tratados, independientemente de que te caigan mejor o peor. Betty no nos gusta, pero es un ser humano al que hemos conocido durante mucho tiempo y saber que la queda poco de vida nos rompe el corazón. Sin embargo, Betty terminará sus días siendo más fuerte que nunca. Nada que ver con la Betty Draper que conocimos al inicio de la serie. January Jones está increíble en su papel, siempre lo ha estado, por mucho que haya sido un personaje odioso. La actriz es tremendamente expresiva y es capaz de decir muchísimas cosas sin decir nada, del mismo modo que es capaz de ser convincente hasta en las escenas más difíciles.

betty

“Pobre chica. No sabe que amarte es la peor forma de llegar a ti” – Betty Draper Francis

Por último, para completar nuestro grupo de personajes estrella, tenemos que llegar a Roger Sterling, cómo no. Ese personaje que nos confundió al principio, al que tomábamos por el jefe que practicaba la tiranía desde su torre de marfil, el “malo” de la historia que buscaba solo su propio bien. Y puede que en cierto modo, Roger sea todo esto, pero es algo más. Poco a poco, el imperfectísimo Roger Sterling se fue ganando un hueco en nuestro corazón, y mentiríamos si dijéramos que no es uno de los personajes más entrañables que nos ha dejado “Mad Men”. No siempre ha tenido una participación muy activa a lo largo de la serie, pero desde luego que ha sido un pilar tremendamente importante en la serie, aun sin aparecer en algunos capítulos y apareciendo poco en otros. Esta segunda mitad de temporada es la prueba de ello, y eso no ha impedido que lleven al personaje a un final adecuado. Siempre nos quedará ese “nosequé” de que podría haber habido final feliz con Joan, pero parece que la cosa no estaba destinada a ser. John Slattery hace un trabajo soberbio. Es tremendamente carismático, intimidante, divertido, fuerte… Todo al mismo nivel. Slattery hace que no solo queramos ser Don Draper, sino que en algunas ocasiones también queramos ser un poco Roger Sterling.

roger

“Ten cuidado con lo que deseas, porque puedes conseguirlo, y entonces la gente se pone celosa y te lo intentará quitar.” – Roger Sterling

A partir de aquí son muchos los personajes que podríamos analizar. Al fin y al cabo, “Mad Men” es una serie de personajes, pero hacerlo supondría realizar un análisis kilométrico. Aunque nos dejemos muchos en el tintero, siempre vamos a recordar a personajes que crecieron (literalmente) con nosotros, como el caso de Sally Draper, (que debe ser de los pocos personajes infantiles que no consiguen ser odiados en masa), del mismo modo que no olvidaremos tampoco a otros personajes que nos hicieron vivir grandes momentos, como Ken Cosgrove o Harry Crane, especialmente cuando formaban grupo con Pete, Paul Kinsey y Salvatore Romano hace tantas temporadas que parece que ha pasado toda una vida. Os recordaremos a todos, de formas distintas, como hacemos con todas las personas que conocemos a lo largo de nuestra vida.

Persona a persona: el fin de una era

Así nos vendieron siempre esta conclusión: “el fin de una era”. Y, efectivamente, así ha sido. Había dudas acerca de por dónde irían los tiros, ya que, al fin y al cabo, podían ir por cualquier lado, como ya hemos comentado antes. Pero por suerte para nosotros, Matthew Weiner, el hombre al que debemos la existencia de “Mad Men”, tenía las cosas bastante claras.

madmen7b

El final de “Mad Men” es, en cierto modo, contradictorio. Si bien se ha optado por dar un relativo final feliz a muchos de sus personajes, lo cierto es que ha habido momentos bastante tristes. No ha sido el final emotivo y lacrimógeno que seguro muchos esperaban, pero eso no ha impedido que haya momentos que realmente nos tocan la fibra sensible. Sin embargo, la sensación final que queda es la de estar ante una conclusión principalmente feliz.

madmen2

Pasando a comentar el episodio en sí, podríamos ponerle la etiqueta de “el capítulo de las conversaciones telefónicas”. No sabemos si hecho a propósito o no, pero lo cierto es que esto simboliza la distancia que hay entre los personajes, unos personajes que hemos acostumbrado a verlos juntos. Pero finalmente, sus caminos se han separado. Don habla con Betty por teléfono, en una de las escenas más emotivas y poderosas de toda la serie. Por otro lado, Don también llama a Peggy para despedirse de ella definitivamente, del mismo modo que Peggy y Stan hablan por teléfono sobre sus sentimientos estando a escasos metros de distancia. La distancia entre la persona y sus amigos, su trabajo y su familia. La distancia entre una persona y el mundo real y la idea de la felicidad. Una distancia que solo Peggy y Stan consiguen romper en este episodio de conversaciones por teléfono.

madmen4

El final no juega a deshacerse de personajes, no tira de accidentes de coche ni ataques fortuitos para matar a nuestros personajes con el fin de generar impacto. Eso habría sido traicionar la naturaleza de la serie. De hecho, Betty, siendo un personaje oficialmente condenado a morir en poco tiempo, tampoco llega a morir para nosotros. “Mad Men” aprovecha todos los puntos fuertes de los que ha hecho gala desde sus inicios para darnos un relativo final para sus personajes. Decimos que es relativo porque todo lo presentado aquí podría cambiar en un futuro que no conoceremos. Sus vidas no acaban aquí. Pero sin duda, se llega a un punto clave y determinante para ellos. Podría ser el final o no, pero nosotros queremos creer que sí.

madmen5

Don Draper es el protagonista indiscutible de un episodio que aun así se toma tiempo para darle una merecida despedida a sus demás personajes. Resulta curioso que un tipo como él, que conoce tan bien a las personas (como él mismo dice en este capítulo) sea tan incapaz de conectar con nadie realmente sin destrozarlo todo. El retiro espiritual del personaje solo resulta forzado para el propio Don, que llega a ello sin pretenderlo, pero que resulta totalmente natural en la historia que nos cuentan. Don consigue encontrar la forma de poder ser feliz y es aceptándose a sí mismo de una vez por todas. La sonrisa final del personaje denota una libertad que no habíamos visto en él nunca antes.

madmen6

En cuanto a los demás personajes, en cierto modo también obtienen su final feliz. Roger se marcha a París con Marie, en la que parece la primera relación que de verdad le pega al entrañable Sterling; Peggy, como ya hemos dicho, consigue algo más allá de la satisfacción del trabajo, algo que siempre ha tenido, y da paso a la satisfacción sentimental y personal entablando una relación con Stan; opuestamente, Joan, que llevaba condenada mucho tiempo por la convicción de que tenía que tener la vida típica de una mujer de la época, consigue lanzarse con su propio negocio, en busca de una satisfacción profesional que, debido a cómo empezó y cómo llegó allí, nunca habría logrado en su antiguo puesto; por otro lado, Pete, como ya hemos dicho, se marcha a un nuevo trabajo con su recuperada familia, en lo que parece un viaje seguro hacia la ansiada felicidad y comodidad existencial buscada por el personaje; Betty, por otro lado, consigue otro tipo de felicidad consistente en afrontar sus últimos días a su manera, sin miedo al final y demostrando ser más fuerte de lo que nunca habríamos pensado.

madmen7

Broche de oro, perfectamente adecuado para una serie que ha rozado la perfección en muchos aspectos desde siempre. Weiner juega con nosotros y nos hace despedirnos de unos personajes que prácticamente ya consideramos familia, generando las lógicas reacciones y emociones en el espectador. Al más puro estilo de Don Draper.

madmen3

Comprarle al mundo una Coca-Cola

Si habéis asistido a varios finales de serie, probablemente sepáis la importancia que se le da a esa canción escogida para cerrar definitivamente la función: el “Breathe Me” de Sia para “Six Feet Under”, el “Baby Blue” de Badfinger con el que cerró para siempre “Breaking Bad” o más recientemente el “Come Join The Murder” que empleó “Sons of Anarchy” para sus últimos minutos. Pero sea como sea, si prestamos atención a sus letras y a lo que transmiten sus melodías, podremos comprobar si son o no son buenas elecciones de cara a un final de serie.

Optando por algo menos “convencional”, en lugar de escoger una canción y ponerla como acompañamiento de una sucesión final de escenas, “Mad Men” ha optado por añadir uno de los anuncios publicitarios más famosos de todos los tiempos, “Hilltop” de Coca-Cola, en el que suena el jingle “I’d Like to Buy The World a Coke”. Dicho anuncio data de 1971, y fue realizado a través de la agencia de publicidad McCann-Erickson. ¿Os suena? Exacto, dicha agencia ha hecho acto de presencia en la última tanda de episodios de “Mad Men”. Antes de pasar a comentar esta curiosa elección para poner cierre a la serie, os dejamos con el anuncio en cuestión, por si queréis volver a verlo.

La elección de este anuncio para finalizar la serie, unido a esa sonrisa final del personaje protagonista, ha generado una interpretación bastante generalizada de que Don, como hombre de publicidad que es, en ese momento es cuando idea uno de los anuncios más importantes de la historia, pese a que en la realidad dicho anuncio corrió a cargo de Bill Backer. Incluso el propio Jon Hamm ha dicho que es posible que, en la serie, ese momento simbolice que Don ha creado el “Hilltop” de Coca-Cola.

Sin embargo, siendo “Mad Men” una serie de simbolismos, no podemos evitar pensar que, aun suponiendo que la interpretación mencionada anteriormente resulte acertada, hay algo más encerrado en todo esto. El anuncio de Coca-Cola tiene una fuerte y evidente inspiración del movimiento hippie, con la intención de lanzar un mensaje de paz, libertad, unificación y, en definitiva, felicidad. Como ya hemos comentado, el episodio final ha servido, en cierto modo, para que Don Draper pueda renacer de sus cenizas. Por fin sentimos que el personaje conecta con el mundo, y lo que es más importante: Don Draper acepta a Don Draper. Si asumimos que el personaje finalmente logra dar con la clave para su felicidad personal, y que esto le lleva a ser libre por primera vez en toda la serie, quizás este anuncio y su correspondiente canción estén perfectamente escogidos, tanto por ser representativos del punto final de la historia como por hacer homenaje al mundo de la publicidad al que nos ha acercado la serie durante estos años. ¿Qué opináis vosotros?

madmenhippies

El poder de la publicidad

Haciendo honor a su propio mundo, “Mad Men” sabe sin duda cómo venderse, cómo atraparnos, cómo conquistarnos. Puede que sean paranoias, o puede que todo esté pensado al milímetro, como si de un anuncio se tratara.

Sea como sea, “Mad Men” hace gala no solo de un guión perfectamente trabajado, lleno de dobles sentidos, simbolismos, ambigüedad y libres interpretaciones donde sus personajes han sido el eje de nada más y nada menos que siete temporadas (además de servir de perfecto retrato para la sociedad de la época), sino que cuida cada detalle, desde su poderosa y pegadiza secuencia de títulos de apertura hasta los interiores retro con un perfecto aire moderno que hacen que cada escenario sea una delicida visual. Por si fuera poco, a lo largo de la serie se han empleado todo tipo de canciones conocidas como el “(I can’t Get No) Satisfaction” de The Rolling Stones o el “Don’t Think Twice, It’s All Right” de Bob Dylan.

Todo esto hace que “Mad Men” llegue a la cumbre y sea más de lo que otras series y películas del mismo estilo pretenden ser y, sin duda, es lo que ha hecho que para muchos sea una de las mejores series de este siglo.

Conclusiones

Puede haber sido lenta, puede que al principio no le pilláramos la gracia o puede que no nos hayan gustado todos los momentos vividos con sus personajes, pero para los que hemos sabido disfrutar de “Mad Men”, ha sido una serie que definitivamente nos ha marcado, nos ha enamorado, nos ha atrapado, y por consiguiente, es duro decir adiós, aunque es agradable que la despedida no haya sido amarga.

De esta forma, cerrando este análisis llega el momento de la despedida definitiva, de dar las gracias a “Mad Men” y de echar de menos a unos personajes que no volveremos a ver nunca pero a los que les deseamos lo mejor. Esperamos que hayáis disfrutado tanto de la serie como nosotros, así como de este análisis homenaje a la serie. ¿Y vosotros? ¿Habéis despedido “Mad Men” con una sonrisa de satisfacción en la cara?

donsmiles

Mad Men (2007-2015)


Contenido relacionado