Explorando el universo de Star Wars – Episodio IV

Star Wars – Episodio VII: El Despertar de la Fuerza

Explorando el universo de Star Wars – Episodio IV

Repasamos los orígenes de la galáctica saga

Explorando el universo de Star Wars – Episodio IV
 
 
Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana…

Con estas palabras daba comienzo una nueva era del cine de ciencia ficción y de los efectos visuales que ha condicionado el desarrollo de multitud de películas y de universos ficticios posteriores. Y así empezaban los títulos iniciales de una película que bien pudo haber sido autoconclusiva de no ser por la conocida ambición de su creador – George Lucas –,  y que es ahora tan solo una pequeña parte de ese grandioso universo que todavía está por concluir. Con los efectos digitales todavía sin existir, el equipo que seleccionó Lucas trabajó sin descanso hasta lograr un aspecto sonoro y visual que no podía haber hecho que la película envejeciera de mejor manera. Hablemos del nacimiento de Star Wars – La Guerra de las Galaxias.

Star Wars Logo


La historia detrás de la leyenda

En 1973, y tras estrenar American Graffiti, George Lucas se puso a trabajar en el guión de su tercer largometraje, titulada provisionalmente como The Star Wars. Sin embargo, Universal Pictures no aceptó el proyecto a la hora de producirlo, por lo que Lucas se quedó sin posibilidad de financiar la película. Sin embargo, continuó trabajando en el guión durante los dos años posteriores sin darse por vencido. Durante ese tiempo, el argumento tuvo innumerables cambios. En un principio, el protagonista sería un joven llamado Annikin Starkiller. Al tiempo, un adolescente Luke Starkiller le sustituyó dejando a Annikin como su padre, un personaje que aparecería al final de la película y acabaría enseñándole a convertirse en un caballero Jedi y a controlar la Fuerza, elementos en los cuales Lucas ya había pensado. Al final, el mentor de Luke fue sustituido por el definitivo Ben Kenobi, mientras que la película se iba a titular Adventures of Luke Starkiller, as taken from the Journal of the Whills, Saga I: The Star Wars, ya que iba a tratarse de la primera entrega de una serie de películas dividida en varios arcos argumentales. Mientras Lucas se encontraba buscando financiación, acabó cambiándole el apellido a Luke por Skywalker y el proyecto pasaría a llamarse Star Wars.

Sin embargo, Lucas no tardó en darse cuenta de que había creado su propia gallina de los huevos de oro. Tan pronto como vio su guión terminado, pensó que esa historia podría darle para escribir no una, ni dos, sino hasta por lo menos tres trilogías, siendo la que estaba a punto de comenzar la central, seguida de una precuela y una secuela. Tras conseguir el visto bueno de 20th Century Fox – sobre lo que hablamos más adelante – y tras el inesperado éxito de recepción y taquilla, Lucas dispuso a los mejores guionistas que conocía para la realización de unas novelas que terminarían por adaptarse como secuelas. Su idea era que cada una de las entregas estuviera dirigida por algún amigo suyo para darle gran variedad de tonos y estilos a la saga, cosa que resultó acabar con éxito en la trilogía original.


Revolución cinematográfica

Ben Burtt. Ralph McQuarrie. John Dykstra. John Williams.
Tal vez alguno de estos nombres no te diga nada, pero sin ellos no existiría el universo de Star Wars tal y como lo conocemos ahora. Son los responsables de los efectos visuales, artísticos y sonoros de la trilogía original. En este primer número de nuestro especial de Star Wars vamos a hablar un poco del nacimiento de esos efectos especiales que fueron utilizados en la trilogía original y que supusieron un cambio radical en el cine.

Tras haber sido rechazado por Universal, George Lucas necesitaba recursos para sacar adelante su proyecto. Fue a las puertas de 20th Century Fox, pero no le vieron futuro a la producción, así que decidieron no financiar la película. Pero Lucas estaba convencido de que su guión y sus ideas iban a suponer un gran cambio en la historia del cine, así que buscó como pudo la atención de la millonaria productora. Contactó con Ralph McQuarrie, un ilustrador que había conocido por un amigo común de ambos, para que le hiciera algunos diseños que representaran los momentos más interesantes de su guion. La presentación de los diseños ante 20th Century Fox fue un éxito, por lo que McQuarrie tuvo que ponerse a trabajar en las representaciones conceptuales de la película para dar apoyo al equipo de dirección artística, de maquillaje y de efectos especiales. George Lucas por fin había conseguido la luz verde para su ambicioso proyecto.

mcquarrie star wars areajugones

El diseño de Darth Vader es obra de McQuarrie, inspirado en la máscara y armadura de un guerrero japonés

Lo habían conseguido. Tenían el permiso y la ayuda necesaria para hacer la película. Tras años esperando, a George Lucas no le apetecía perder el tiempo, así que rápidamente se puso a buscar a un técnico de sonido que pudiera hacer sus sueños realidad. Gracias a un golpe de suerte, Lucas encontró a Ben Burtt, un universitario que estaba buscando trabajo. En cuanto Burtt vio las ilustraciones de McQuarrie, quedó enamorado del proyecto, así que puso todo su empeño en hacer que esa película alcanzara la perfección. Lo primero que hizo fue buscar los efectos de sonido adecuados para los sables láser, ya que era su elemento favorito de la película. Por aquel entonces, Burtt era trabajaba en un cine manejando unos proyectores Simplex. Funcionaban gracias a un motor Synchrone que hacía un zumbido que acabó convirtiéndose en el sonido de las espadas al moverse. Pero todavía faltaba una especie de chisporroteo que acompañara al zumbido. Y la solución la encontró de casualidad. Micrófono en mano, pasó cerca de un televisor, que causó en los altavoces unas interferencias que coincidían con el sonido que estaba buscando. El sable láser había nacido.

Burtt se convirtió en el responsable de los sonidos de la saga; creó los pitidos de R2-D2, la respiración de Darth Vader, los rugidos de Chewbacca, el sonido de los disparos de las armas láser…  Desde entonces ha sido un gran referente a la hora de hablar de los efectos de sonido del cine. Sin ir más lejos, es responsable del éxito del Grito Wilhelm, un efecto sonoro que podemos encontrar en multitud de películas y que seguro que todos hemos oído cientos de veces.

Toda gran película de acción tiene que tener detrás una buena banda sonora que acompañe a la historia, y con Star Wars la cosa no podía ser distinta. George Lucas ya era amigo de Steven Spielberg por aquel entonces, así que fue en su ayuda. Spielberg le recomendó al compositor que había ganado un Oscar por haber hecho la banda sonora de su exitosa Tiburón; John Williams, el hombre que está detrás de las bandas sonoras más reconocidas del cine. Si todo el proyecto de Star Wars era ambicioso, con la banda sonora no podía ser menos; Williams manejó a la gran Orquesta Sinfónica de Londres para grabar la banda sonora de la película, la cual se tardó en grabar tan solo 20 días. Gracias a esta composición, John Williams logró otro Oscar más que añadir a su estantería. Esto le valió a Williams el éxito necesario para poder dedicarse el resto de su vida a componer las bandas sonoras de las películas más enérgicas.




star wars banda sonora areajugones

La de Star Wars se ha convertido en la banda sonora sinfónica más vendida de la historia

Tenían al diseñador conceptual y el apartado sonoro estaba cubierto, pero ahora necesitaban a alguien que hiciera realidad las ilustraciones que McQuarrie dibujaba. George Lucas no vaciló ni un momento y fue a donde sabía que iba a encontrar a maestros de los efectos especiales; fue a por el equipo de 2001: Una Odisea del Espacio. Allí consiguió contactar con John Dykstra, uno de los asistentes que habían trabajado en la película de Kubrick, y le propuso dirigir el “departamento de miniaturas y trucos ópticos”, que más tarde pasaría a llamarse Industrial Light & Magic (ILM). De esta manera nació la compañía más importante del mundo en lo referente a efectos especiales para películas, que actualmente cuenta con 15 Oscars de 38 nominaciones a los mejores efectos visuales. De todos modos, los inicios nunca son fáciles. La primera edición de la película fue calificada por Lucas como “desastrosa”. Tras reemplazar al responsable de la edición, se recortó el plazo de terminar la película de un año a seis meses, por lo que el equipo tenía que trabajar día y noche para terminar en fecha. De vez en cuando, Lucas les echaba un cable con la edición, y les puso escenas de películas bélicas para motivarles e inspirarles a la hora de montar las escenas de los combates estelares. Como curiosidad, años más tarde, el departamento de informática gráfica de ILM fue comprado por Steve Jobs, y desde entonces se le ha conocido como Pixar.

ILM areajugones

ILM ha desarrollado los efectos especiales de las películas más exitosas de los últimos años, como Avatar, la saga de Jurassic Park o las del Universo Cinematográfico de Marvel


Yo he venido aquí a hablar de mi libro

Pero dejemos los temas técnicos. Ya es hora de centrarnos en la propia película, y no en sus elementos externos. Ha llegado el momento de hablar de Star Wars – Episodio IV: Una Nueva Esperanza.

poster EpisodioIV areajugonesMuchos de los actuales seguidores de la saga (entre los que me incluyo) hemos crecido con la trilogía precuela; con esas espectaculares batallas espaciales, esos trabajados combates entre Jedi y Sith, esos mundos tan originales y distintos, y esa abrumadora cantidad de CGI. Cuando somos pequeños, y tras haber conocido únicamente los tres primeros episodios, nos ponemos a ver la trilogía original y todo nos resulta muy distinto. Las escenas de acción nos parecen más sosas, notamos que hay algo que falta, que hay pocos momentos épicos, las escenas de diálogo pueden parecernos hasta aburridas…. Y no nos gusta. Nos quedamos con las precuelas, nos gustan más, nos parecen mejores. Y, cuando crecemos, maduramos, y vemos al cine como algo más allá de los blockbusters con explosiones, disparos y animación por ordenador por doquier, empezamos a comprender el auténtico encanto que radica en estos episodios originales. Empezamos a comprender sus largas escenas de conversaciones, a apreciar sus efectos especiales caseros, a disfrutar la acción inigualable que nos otorga; empezamos a cogerle un cariño incomparable.

Esta película inició una ola de fanatismo que atraería a millones de personas de prácticamente todas las futuras generaciones hasta la fecha (y las que quedan). Elementos tan pintorescos como espadas láser, alienígenas que conviven con los humanos o un asmático enmascarado con el pecho lleno de botones y lucecitas como uno de los villanos principales fueron algunas de las cosas que más llamaron la atención del público. Nada de esto se había visto con anterioridad en el cine, y a día de hoy siguen pareciéndonos estupendos recursos que han hecho posible el cariño que le tenemos. Esto no ha sido solo gracias a elementos de la historia; las combinaciones entre la música de John Williams junto con algunos de los planos hacen de algunas secuencias momentos únicos que se nos quedarán en la memoria para siempre, como el momento de Luke mirando a los soles gemelos de Tatooine, o el del Halcón Milenario fulminando a unos cazas TIE mientras huye de la Estrella de la Muerte. Podemos asegurar que momentos como esos no se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia.

Star Wars IV Luke Areajugones

Y hasta aquí nuestro primer especial de Star Wars. Los próximos no podrán ser tan completitos como este, ya que ya está casi todo dicho en lo referente al apartado técnico, pero seguro que encontramos alguna manera de sorprenderos. Esperamos que te haya gustado, así que te agradeceríamos que nos lo hicieras saber mediante un comentario. Que la Fuerza te acompañe.




 


Contenido relacionado