Análisis BlackWidow Chroma Tournament Edition

El BlackWidow más portátil hasta la fecha

Análisis BlackWidow Chroma Tournament Edition
 

Tras la última renovación de los periféricos Razer, añadiendo Chroma a todos sus productos, una impresionante iluminación que destaca especiamente en teclados, ya que se caracteriza por poseer iluminación LED individual en cada tecla con la posibilidad de llegar hasta los 16.8 millones de colores.

Razer-BlackWidow-Tournament-Edition-Chroma_w_600

El BlackWidow Tournament Edition Chroma no dispone de pad numérico, ya que está pensado para transportarlo entre eventos. La calidad de construcción del teclado es excelente y las teclas ofrecen una durabilidad de unas 60 millones de pulsaciones, por lo que podremos utilizarlo de manera intensiva durante años, incluso con los juegos más exigentes.

Razer-Green-diagrama

En resumen, este teclado es prácticamente idéntico a su hermano mayor, el BlackWidow Chroma con el único inconveniente de no disponer del keypad numérico; esta característica nos permitesituar el ratón más cerca del teclado y creemos que resulta una posición más cómoda. En la siguiente imagen podéis ver una comparativa entre los distintos teclados del fabricante extraída de la página web oficial.

Razer-BlackWidow-comparativa

Debido a la reducción del espacio físico, el teclado no dispone de hub USB, muy útil para conectar el ratón, unos auriculares o una unidad de memoria USB, sobretodo cuando tenemos el ordenador lejos.

Como es habitual en los productos Razer, la presentación es excelente, con una caja tipo cofre que esconde la “joya” dentro. En este caso, el teclado viene con un maletín para su transporte entre LAN Party y es de un material resistente y con un diseño elegante. Dentro del maletín encontramos una red para poder llevar el cable USB y aún quedaría espacio para alguna documentación etc.A parte de esto, nos encontramos con los folletos informativos del fabricante, la garantía y una pequeña guía.

Razerbox

El cable USB es de tipo trenzado y utiliza el estándar mini USB. Viene protegido con un capuchón y bien presentado con una cinta de velcro para facilitar su almacenaje y ambas puntas son doradas.

El teclado tiene un peso considerable y es muy robusto, completamente macizo, que asegura una buena posición en la mesa.

Conclusiones

Este modelo aporta lo que Razer nos tiene acostumbrados: calidad, pero en esta ocasión también portabilidad sin dejar de lado las características gaming. Su rendimiento es asombroso y da gusto jugar con él, pese a su excesivo ruido. Es un teclado que vale 120 €, pero creemos que están justificados viendo sus acabados y robustez, aunque echamos de menos el hub USB, muy demandado por los gamers.

fran_270296


Contenido relacionado